Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

viernes, 28 de febrero de 2014

Recorro el departamento alumbrado solo por las luces del ocaso. Es hermoso. Las ventanas vestidas de blanco hacen  parecer un minarete y solo filtra las últimos rayos del sol que nos abrazó durante la tarde. Estoy en paz , esperando para ganar fuerzas precisamente en estas horas para la batalla de mañana. La enfermedad llega y se instala sin aviso por las mañanas. Rezaré para dormir la noche entera y que mañana sea yo, la mujer alegre de siempre.
Esperanzas que debo incorporar a mi mente .
Vamos Patricia, guárdate en casa y no permitas que nadie invada tu intimidad.
Ya bastante aguantaste , se aprovecharon de tu nobleza, deja de ser idiota.
Sí , estoy pensando en ese chico, que se viene acercando de a pocos.
Pasito a pasito hasta entrar directo a por dinero que no le daré.
Las deudas del banco me enloquecen, a pesar de haber pagado la principal.
Ahora entro a las páginas web de los bancos a chequear mi estado de cuenta.
Y no son noticias gratas ni fáciles de digerir.
Perdónenme fieles lectores de este blog pero la depresión, enfermedad cruel ha poseído mi alma y no tengo cosas interesantes que contar. Ni imaginación menos inspiración.
Por las tardes, cuando el sol cae, mi estado de ánimo mejora.
Espero poder ir mañana sin hacerme problemas al gimnasio.
Solo yo puedo ayudarme a mí misma.
Pero el cangrejo muerde duro, los riñones, el hígado y especialmente
el alma. Me invade por su culpa una tristeza honda sin razón.
Cuento mis bendiciones y soy mucho más afortunada que tantas amigas.
Tengo un esposo que amo y me ama, Me entiende. Nunca esperé casarme y soy feliz.
Pero la depresión es cruel, ataca al primer descuido.
Por lo pronto, he dominado mi ansiedad por comer, una batalla importante.
El sol muere en esta sala con  un brillo amarillo que me recuerda a la infancia.
A mi padre, lo más amado.
Debo seguir las instrucciones del médico pero no tengo mucha fe en sus cambios de medicinas.
Valor, que aún me falta mucho trecho por caminar y llegar a la sanidad.
Cayó en forma de aluvión, de un gran desastre sobre la laguna mansa , que era mi vida. La depresión invade mis venas, entristece mi mente, me quita el valor de luchar.
Es un cangrejo inmenso que succiona mis ganas de hacer y de ser. Y reconocerlo es peor Ser consciente es peor.
Hace tiempo no me embargaba una tristeza tan profunda , un desgano tan hondo y lo peor ,la falta de coraje para luchar contra ella. No puedo ir al gimnasio, no le encuentro el sentido a hacer las cosas que me apasionaban. Mi barriga crece, se hincha, engordo. L me lo recuerda y yo sufro al punto que no quiero vivir más. Si alguien me dijera , si algo aliviara esta pesadez, estas ganas intensas, repentinas de llorar, de comer a todo momento, sin auto estima, sin ganas de nada. Solo dormir y olvidar este dolor, se lo agradecería profundamente. Camino hacia el suicidio inexorablemente.
Vamos, que tienes todo a tu favor, coraje para batallar. Ninguna depresión terminará con esta buena racha, que ayer me satisfacía tanto, el amor de mi esposo, la felicidad hallada luego de tanto buscar y no hallar, una vida serena y la literatura. Enumero mis puntos buenos para darme fuerza.
Ahora viene el doctor , le contaré con seriedad lo que me ocurre y quizás me de ayuda farmacológica . Que me tome en serio pues yo soy también su paciente y la persona que lo ha conectado con la mina de oro.
Primera meta, cumplida. Satisfacción , y bríos nuevos corren por mi sangre. No quisiera que esta página se convierta en el diario de una depresión, ya tengo planes para salir más tarde a Magdalena,y si se puede a Basadre a comprar el vestido largo que tanto le gusta a Leoncio.
El pobre se cayó hace un ratito en la calle. Por no saber ver el semáforo y cruzar como un loco. Estoy muy bien peinada, mi autoestima ha subido y mi cartera no ha sufrido. La señorita Judith que me atiende es dulce, gentil y me hace sentir bonita porque ella es guapa. Me anima mucho, doy gracias a Dios por ello. Más tarde espero escribir algo intenso , suculento para mis lectores. Por ahora , solo les digo  que no caí en el túnel profundo  de la depresión. Por lo menos, hoy luché.
Leo mis textos de ayer y doy gracias a la amada vida por la felicidad , que creía nunca llegaría.
Llegó pero hoy, al día siguiente soy un pequeño pericotito que huye. Fugo de las clases, me escondo en huecos para que así no me encuentre la tristeza crónica que me habita.
Esa tristeza que tizna mi piel de gris y soledad , cuando es mi mente la que me juega mal.
Hoy haré un esfuerzo supremo por hacer lo que me he propuesto . Y quizás saldré a la calle a dar un paseo con L. Mala idea, L no camina, le duelen las rodillas. Cumplir con mis pequeñas metas de esta mañana será engañar a la mente ,  mi peor enemiga.
Hago un esfuerzo inmenso. Me arrastro hasta la ducha y me baño tan rápido que casi no me lavo todo el cuerpo. Pero algo hice a mi favor. Ahora debo ir a la peluquería, no puedo permitir abandonarme cuando el domingo vienen mi hijo y Mariana. El alma llora, no sé por qué. Qué motivos ocultos , que herida no cicatrizada se abre para manar pus. Si no son las deudas, es esta falta de ganas, este día incoloro, amorfo que me tortura.
Tengo todo para ser  feliz, menos unos cuantos kilos menos, Acaso será esa estupidez lo que me hace rechazar las invitaciones de mis  amigas? Debe ser, O quiero aparentar una juventud eterna en un cuerpo soñado y admirado. Es mi eterna lucha. Es mi punto débil. Y ahora no  me acompañan las fuerzas, ni las ganas de combatir. Esperaré al doctor más tarde y le contaré de mis pesares. Ojalá él escuche con atención y tome mi caso con seriedad . Hace tanto que no lo hace. Hace tanto que solo soy su informante. Claro, yo no le pago. No me siente paciente. El se ha monetizado pero creo que aún siente algo  de pena por su paciente más destacada.
El cangrejo que vive dentro de mi mente, despertó otra vez y mordió mis entrañas.
Abandoné como un alma que corre del demonio , mis clases o la verdad es que no asistí.
No tengo más ganas de hacer estúpidos ejercicios para que me crezca el culo. Pareciera que es la única zona que responde.
Me invade la tristeza por la sangre, corre por mis venas, recorre desde los pies hasta la cabeza y solo pienso en morir. O comer.
No debía de sentirme deprimida, tomo mis antidepresivos carísimos, llevo una vida disciplinada y quizás sea eso la rutina que amo , la que ha llegado a herir mi alma.
Mis noches son tormentosas y mis despertares son angustiosas miradas al reloj.
Espero hacer algo nuevo hoy que me permita volver a cantar a la vida, no odiarla como un enemigo sin cara. Un enemigo feroz que ataca a mansalva, en cualquier esquina de  mi cama.

jueves, 27 de febrero de 2014

Eras tan dulce e indefenso que confundí esas sensaciones con pasión.
Yo estaba tan sola, y al acecho de un mundo horrible, tu mirada me encandiló.
Felizmente que solo fue por un tiempo breve, el suficiente para mandarme casi a la quiebra.
Fui tu amante luego tu madre, tu protectora, la dadora de bienes que cubrían tus necesidades de autoestima, financieras y  frescura. No te recuerdo como amante, no quiero recordarlo pues no fue agradable para mí.
Creo que me sirvió para entender que el camino recto es el correcto . No por nada vararme resultó terrible fuee como si las 7 plagas de Egipto me atacaran a la vez. Por hacerte caso y darte gusto para que no siguieras con la cantaleta. Nunca recibí un gracias. No sabías , venías de otro mundo.
Y lo digo con sencillez: amo la vida . Leoncio me enseñó día a día a amarla como a él. Hoy me  jacto de ser una mujer feliz , satisfecha , ilusionada y con el orgullo en su sitio. Ni mucho ni menos.
Hemos construido un estilo de vida acorde nuestras necesidades y yo vivo para escribir y él es libre, sin censuras , como las muchas que sufrió. La censura era de mi madre, mi hermana y mi hija, además de Gerarda. Claro, ellas no podían entender un comportamiento tan poco usual para una chica de clase bien, como se solía decir. Yo odio esa palabra y es la primera vez que la uso para describir a una chica burguesa de clase alta destinada a los estudios y a casarse con uno o con uno mucho mejor.
A mi nunca me interesaron los buenos partidos. No existía nada más aburrido que un chico de buena familia. A mi me fascinaba el olor a cemento fresco, aquél donde los chicos malos estacionaban sus motos y bebían.
 Cometí el error  de suponer que por ser poeta entenderías mi enfermedad.
Aún eres joven y lo más grave, nada  te interesa menos que tratar mujeres trastornadas. Tú , cobarde y sensible, no puedes con tu propia vida , menos con la de una mujer de la edad de tu madre.
No sabes la experiencia alucinante, fascinante  que te has perdido , muchachito.
Yo te tomaría de la mano y juntos accederíamos a los distintos pasadizos de colores, en diferentes atmósferas . En fin, no entenderías jamás aquello que mi mente crea. Y a borbotones.
 Algunos son pasajes preciosos, ideas coloridas, extremas, de ritmo incesante, rápido como el mercurio . Otros te resultarían inexplicables  , en su mayoría, tenebrosas . Pero cualquiera con algo de curiosidad e imaginación y arrojo hubiera  quedado hechizado al conocer un mundo distinto , sin blancos ni negros, sin grises monótonos, amorfos, ,   colorido intenso. sexual, salvaje y sorpresivo, en mis cambios de humor a  callada , apagada, casi muerta. Es difícil pero te  perdiste el carrousel de emociones que son mis días y que ahora amo.
Mi esposo asumió el reto fascinante de involucrarse conmigo.
Nada resultó común pero él mismo no era un hombre simple, tonto ni del montón.
Ambos teníamos un bagaje de historias vividas, sufridas en su gran mayoría y pudimos armonizar mi alegría burbujeante con sus silencios largos, mis inviernos atada a una cama y sus desvelos.
Nosotros compatibilizamos la locura, como en el amor, cediendo. El era muy inquieto y amiguero , ansioso , no podía resistir más de 15 minutos sentado.. Yo, de una timidez patológica le seguía el paso al principio de nuestra relación.
Al final del día,  nos abrazábamos como dos sobrevivientes de un cataclismo.
Nuestra vida ,cada una era una suma de mala decisiones que derivaron en catástrofes personales . Al final acertamos la última desición.
Dos naufragos de la vida, dos apestados que por amor cobraron forma en cisnes bellos, pues el terror a la soledad y el desamparo era una cimitarra sobre nuestras cabezas. Aprendí por instinto a paliar  sus miedos y sus angustias. El doblegó con dulzura superlativa mi genio salvaje. Y en el camino surgió primero la pasión , luego un amor inmenso, supremo, tierno.El más importante . No podíamos ya separarnos pues ya éramos una sola cabeza, dos brazos, cuatro piernas y una sola  alma inmensa.
Sería bueno, tomar impulso, sacarnos este sudor pegajoso de la piel salada y correr.
Huir hasta que el sol pinte de amarillo mis calles ,
 la brisa mueva la cabellera , acaricie la piel salada.
Antes habremos llegado hasta el malecón.
A la punta más alta y desde allí, mirar el mar
 como quien se reencuentra con su amor de siempre,
hincharemos los pulmones
y valoraría más el color de mi barrio al caer la tarde.
El calor de hoy me derrota, me  tumba literalmente
Vamos pues , al malecón a reencontrarnos con nuestra esencia
mientras me cuentas historias de cuando eras un maldito.
Vuelvo a mi Peter Punk para sentir bajar ese calor entre mis piernas,, como cuando tú eras mi Peter Punk.
Por esos tiempos, recién se lanzaba ese disco y yo lo tenía y me encantaba , me lleva , vuelo con su energía y te recuerdo, desgraciado, dandome placer. Por qué  los delgados tienen una polla grande , desproporcionada con su cuerpo. Te la vi, y me derrotaste , desgraciado. Me acariciabas los senos tanto como yo quería, los pezones porque yo era la que te pagaba, y te gustaba verme llegar al climax porque entonces me penetrabas y gozabas mirando mi cara de dolor y placer en ambos casos y en simultáneo, 
Hablaremos de sexo, placeres y mucho más, en la tarde, cuando el sol ilumine mi sala y esté fresca.
Excitada no puedo escribir , menos pensar. O viceversa.
Esperemos a la tarde, cuando por  las calles sopla la brisa
de un mar no tan cercano.
Hablaremos de ese misterioso privilegio de disfrutar del olor a mar por las auroras y los atardeceres,. Así  de la mano terminaremos el día en el café de la esquina, tú, con un tomando capucchino yo con una coca bien fría y seguros ser la pareja más semejante del mundo.
Cada uno es un demente y tiene su locura particular, juntos somos unos locos felices, que armonizan  su  propia enfermedad al otro, en un microcosmos solo nuestro.
Eso es lo más valioso que la vida nos regaló al final de tantas penurias y soledad. Yo había perdido la esperanza. Mi vida era tan penosa que dejo a la imaginación muchos pasajes triste.
No cuento más porque tengo capítulos por delante para narrar la más  increíble y hermosa historia de amor.
Ayer noche no pude dormir bien. Me acosaban los pensamientos de las múltiples deudas con los bancos. Bueno, hice muy temprano unas cuantas jugadas a mi favor. Ataqué a mi primer enemigo , pierna alzada y la funcionaria no le dio la menor importancia a mi deuda . Me tranquilizó con un " La volverán a llamar " porque es un servicio contratado por el banco , ´pero que no es  Banco  quien me llama y de pronto sentí una serenidad que invadía desde mi alma hasta bajar deliciosamente hasta mis pies y llenarme de valentía y coraje. Son ellas unas cualquiera que como función , asustar a incautas como yo. La funcionaria quedó hasta un poco avergonzada por ese juego sucio del banco más sólido y ya digna me dirigí luego al Scotianbank. Hice la prueba y yupiiiiii ya tenía nuevamente  crédito para retirar dinero en efectivo que me causa un placer casi sexual a  pesar de enterarme de  estar sobregirada.....que fea palabra. Haciéndome la humilde, dejé mis últimos billetes  en ventanilla. Ufff, dije a viva voz. Ya debo menos...... con una voz de ingenua o estúpida....que solo yo me lo creo.  Pero  antes de ir a Wong volví a atacar y de dí cuenta que yo no era Nadie, no significaba sino un código que puedo repetir varias veces y luego mi DNI y fui  La loba de Wall Street por unas horas, aquella que se refocila sobre billetes nuevos que salen sin cesar de los cajeros.  Ahora tocaba hacer el bien y usé una cantidad  para Edwin, quien al enterarse de que le adelantaba el dinero que necesitaba tanto , se alegró y espero me haya bendecido . Pasa por portería y yo, en estos mismos momentos  espero con un billete de 100 soles  en la mano a la farmacia. h No vaya a ser que el próximo mes me caiga una deuda bestia como ésta. Ahora pasaré a revisar por qué cobraron tanto a una mujer como yo, que solo saca efectivo y no compra casi nada , solo medicamentos siquiátricos.
Hoy no hay música, ni recuerdos cálidos por recordar.
Me preparo para aguantar unas largas horas antes de ir al banco a expresar mi malestar.
Eso y nada de pobrecita yo. Angurriento ente que ves que deposito cada mes una mayor cantidad , pero tú, pulpo , quieres todo. Y eso es imposible. Tendré que reconocer mis faltas con un manto dorado  para que no resaltan tanto. Quejarme . Por las molestas llamadas de cobradoras que no saben tratar, no vocalizan, no entiendo lo que dicen . Eso se llama acoso. Ese será mi caballito de batalla para impedir que me sigan cobrando la totalidad de mi deuda. La renegociaré como se hace en un banco, con frialdad empresarial y palabras correctas. Lograré un respiro cada mes . Conseguiré que no me llamen como su deudora frecuente.  Soy una señora, bien casada e iré con Leoncio a obtener el refinanciamiento, el peso mínimo. La paz.
La aurora de esta mañana revienta con todos sus colores en el hígado, en mi hipotálamo ,en los frágiles nervios, estalla.
Luces de fuegos artificiales impiden mi sueño, alertan el miedo, la angustia a esta vida mía.
He querido morir , desaparecer pero aún quedan muchos libros por escribir. Muchas batallas que ganar como la de hoy más tarde. Enfrentaré al banco y a su burocracia insaciable de dinero.
Arreglaré un acuerdo como la mujer que soy, y podré dormir, reanudar mi vida normal como siempre. No podrán robarme el descanso ni los sueños.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Y quiero ahora escuchar la canción de Peter Punk, y los placeres que llegan como una corriente cálida entre mis piernas cuando vienes a visitarme en recuerdos. Quien pensaría que un estilista, un peluquero no  es gay?.
No imagino a mi papi, a mi marido, haciendo peinados a señoritas y señoras, pero sí, existen, me consta, y lo disfruté intensamente.
El era un flaquito que peinaba bien en una peluquería nueva . Estaba gorda por esos tiempos y que algún hombre se fijara en mí era una verdadera caricia a mi maltratada autoestima. 
Y fue así, como caí en sus manos que cortaban y cuidaban mis cabellos como   el mejor hasta que llegó el día. Hacía tiempo  que me sugería hacerme un masaje. Entonces un día me animé y entré al recinto con velas aromáticas. Desnuda, él acariciaba lentamente con maestría mi cuerpo.La  excitación invadía cada poro de mi piel , desarmada y hambrienta. Y se sucedieron los días de masaje y llegué a sentir la explosión de todo mi cuerpo. 
Me volví asidua y entanblé una relación secreta con su enamorada porque además era casado. En fin, el tipo, joven y flaquito tenía un miembro que lo hacía merecedor de todas las mujeres que lo perseguían.
Qué poesía escribiría en un tiempo como éste, como una mar mansa. Nada me afecta tanto como los asuntos bancarios, los mismos que desconozco en absoluto. Me dan una tarjeta de crédito.Me endeúdo en demasía y vendo mi deuda a otro banco . Luego me entregan una hermosa tarjeta dorada que brilla en mis manos y pum, tomo la disposición de dinero en efectivo que me ofrecen y claro lo gasto tan rápido como me lo entregan un día cerca a Navidad , pruebo y zas ya no hay deuda y me aplico en abusar de esa tarjeta de un banco tan sólido y serio que me está ya reclamando que cumpla. 
A mi favor digo, que tengo el extraño talento de explotar en lágrimas para sacar dinero en efectivo con una mentira que sin proponerlo me entran unos temblores y las lágrimas ruedan por ese rostro mío  y quien podría dudar de esta señora que el hijo la mete en cada problema , pobre de ella.  
La semana entrante, apenas reciba el pago de departamento , voy cabeza alta y dinero completo en mano a pagar mi deuda con ese banco tan amable y gentil que además compró mi deuda y creo en en algunos meses más le podría vender nuevamente la deuda de ese banco como un señor serio sin sentimientos.
Luego cambiaré mi zona de operaciones, pues soy muy vista en el barrio y me pregunto cúanto podré gastar en mis medicinas ahora.

No se hable más del maldito, que podemos maldecirnos.
Cómo  amé yo, a otros guitarrista bellos, como Alfredo, El Gallo. Fui su gruppie, no me avergüenza reconocerlo , y fui con mini faldas, haciendo rugir a multitudes. Fuimos los más hermosos y nos amábamos como nadie. Cómplices, socios, compañeros y amantes , la historia con el Gallo había empezado  muchos años antes.  Nos habíamos visto años  , yo con otro , para variar  y quedé prendada de tu apostura en un barrio que no era de gente como tú. Al  reencontrarnos, en aquél bosquecito de Letras de San Marcos, la suerte estaba echada. No  hubo fuerza humana que nos separara. Yo dejé al actor, con el que vivía y él me pidió humilde como no lo era nunca, que solo fuera suya. Y lo fui por 6 largos años, que aprendí a amar a su familia y a su gente de Matute.
El Gallo era rubio de una familia blanca pobre de ese barrio de negros quimbosos. Y sabía que las chicas lo seguían y era una especie de galán, que bien disfrutaba. Cómo te quise Gallo, qué lindos paseos y viajes hicimos pues a ambos teníamos la debilidad de los trenes y de Chosica Y solos, eras tierno y silencioso , te adoré Gallo, te  quise hasta que tuve que enmendar mis rutas, obligatoriamente. Me casé con otro.
Repito, primero fue Santiaguito , flor de guitarrista en esa tierra hermosa de Cuba, dormido.
Te llevaste hoy a Paco, el hijo de Lucía, joven y en pleno uso de sus manos maravillosas.
Qué guitarreadas  habrá esta noche en el cielo,  los luceros  brillaran contentas al ritmo de la trova ,  del  flamenco gitano. No lloren , hermanos, que ellos están tocando sus guitarras en la luna, aquella bella y luminosa  luna, a quienes ustedes han cantado. Y ahora serán dos , Uy dejen dormir a los ángeles y a Dios Padre.!!!
Se fue Paco, el hijo de la Lucía, solo tenía 66 años y toda la vida , la guitarra , al cielo subiste y no te lloramos, hacemos palmas para armar el jaleo.
Primero fue Santiaguito en tu Cuba hermosa y libre,
se fue de noche, mientras dormía,
y se jaló a Paco, el hijo de la Lucía,
a formar un jaleo en el cielo.
Como tú , mago de la guitarra,
no habrá más.
Dios te tenga en su gloria .
Y ahora me entero que has muerto,
tú, inmortal guitarrista te fuiste
con la luna y el fuego subiste
a cantar y rasgar  tu guitarra
con los ángeles.
De un infarto fue.
En un invierno imposible,
un rayo te partió el corazón.
Tu alma sigue cantando,
y cantará toda la eternidad,
donde estés, se escuchará
el duende de tu guitarra,
el flamenco, tu figura larga
en el cielo, junto a Santiaguito
vive ya.

martes, 25 de febrero de 2014

Ya no tocaré más tu tema.
Esta es la última vez,
pero si incumples con lo pactado,
caerá sobre ti
maldiciones ancestrales
y un juicio, maldito
que te hará llorar sangre,
como lloré yo,
noches enteras.
Hasta perder la razón.
 Yo te admiraba tanto,
como a un superhombre,
un héroe que había posado
sus venerados ojos
en esta humilde aprendiz.
El hombre, el gran poeta
que me llevaría al parnaso
Pobrecita, qué dolencia
me hiso verte tan alto, tan virtuoso
como preciado.
No , poeta
nos equivocamos ambos.
No soy yo más,  la tonta que
soltaba el dinero para tus borracheras,
ni tú, el hombre que admiro.
Ahora desprecio es lo único que inspiras
Y tu inmensa cobardía,
sabiéndome enferma,
  aprovechaste
esa fragilidad irresistible
para estafarme,
sí, esa es la palabra.
Eres un truhán,
un rufián dedicado
a la más bella de las artes.
La poesía.
Vamos , confiesa, di la verdad.
Nunca esperaste una confrontación tan cruda
de mi dulce ser.
Tremenda ingenua ,deslumbrada,
por el inmenso poeta de la capital del mundo.
Te mantuve por  largos meses,
pagué mis últimos centavos
y aún no veo ni el color de la página
que me debes.
Sabes, tú no te diste cuenta
pero el tiempo pasó,
y la niña ingenua ,
a punta de golpes,
creció y llegó el momento
de escupirte la verdad
a la cara pelada.
Te dolió?
Narcisista
A mi me evita desde ayer
escribir estúpidas loas a tu poesía
besar el suelo que pisas
con tal  de ganar el efímero gusto tuyo
para sacar mi libro.
No, las cosas, por su nombre
Así fue.
así SERÁ A PARTIR DE HOY
Y 20 KG MENOS DE VERGUENZA
SOBRE MI SER.
Tenías una cara de recién levantado, pero por sobre todo un gesto tosco, vulgar que me chocó.
Ese fue el principio.
Querías que yo, me había acercado al hotel a dejar mi libro,
subiera a tu suite. Tamaño despropósito me mostró algo de lo que viviría después.
Poco faltó y bajas en bata, o como si lo hubieras hecho , pues me desagradaron tus modales de gringo chusco y hombre alto. No me gustaste nada y menos cuando te volví a ver,
Yo sufría porque estaba muy gorda y qué, tú estabas borracho y achispado.
Cumplimos con asistir a la  presentación con desagrado por la cantidad de gente de medio pelo .
En fin, ya no nos une nada  , solo un libro que espero no demores ni un día más en enviar, tremendo timador , quererme venderme mis propios libros, pero que habrás pensado de mi.
Felizmente que obré bien enviando tu propia carta.
Ahora me preparo para la próxima triquiñuela, estoy lista para matarte en los medios de prensa, entre las feministas, quienes no perdonaran tamaño engaño a una escritora. No quisiera estar en tu lugar cuando ayer leíste mi mensaje. Pero respondiste,  y esas mismas líneas escritas por ti, te perseguirán hasta la muerte. Te lo juro.

Bien sabes que  ganaré en el juicio,
ante el público,
entre tú y yo,
triunfará la verdad,
y la inmensa mentira
que mi mente inventó,
de eso nada quedará.
Solo tu mentira,
tu inmensa , gran falasia
quedará tendida y  desnuda
ante el público.
Eso te preocupa,
que se sepa lo malo de ti.
No me quieras rebajar,
cobarde
que cuento todo,
como jugaste conmigo enferma,
Y pagarás, claro que sí.
La vida te cobra
y muy caro
cuando abusas de una ilusión.
 20 kilos menos sobre mi espalda,
la  sangre, clara,
y los pulmones  llenos
de aire puro.
Lista para iniciar un tiempo nuevo.
Uno verdadero,
sin engaños ni promesas
que nunca cumpliremos.
Que miedo te da enfrentar la realidad, no?
yo saboree cada día,
con un sabor mentiroso.
Se acabó y lo celebro.
Como un Año Nuevo
Una fiesta de bengalas.
Como todo en este mundo
la verdad estalló.
Como una bomba,
un carro contra una vidriera,
y te caí cuando menos lo esperabas.
Así son las sorpresas,
o las malas noticias.
Me subestimaste
atacaste con sonrisas
y galanteos a una mujer enferma.
Te lo dije,
fuiste advertido.
Cometiste el error .
No se me engaña,
no se abusa de la ingenuidad
de una pobre enferma.
Ahora tú, pobre diablo,

patán con aires de caballero.
Cumple.
Si es que tienes palabra.
Si no es así.
Paga.
Eras el humo negro
que corroía mis riñones,
el bazo,
aquello que provocaba
 nauseas,
un malestar infinito,
hasta ayer.
No me tembló la mano,
escribí lo que sentía,
reclamé con agudeza
sin ofender
presentando  ante tus ojos
la verdad purulenta
de una  mentira
compartida.
Eras un sueño
que quise soñar
hasta que mi orgullo
pataleó hasta los rascacielos.
No temas.
Ni un escrito más,
al menos de mi parte.
De los doctores de la ley
es probable.
Aquello fue como el buen vino,
que se deja macerar,
envejecer hasta que se derrama
pero esta vez
fui vinagre.
Esperé temblando,
´mis noches en blanco,
solo por confiar en el tiburón
que me captó una noche desesperada.
Lo que siguió fue muy fácil.
Tu amistad nunca la tuve,
solo viste dinero que ya se extinguió
como mi paciencia.
Estoy dispuesta a cumplir con cada
una de mis promesas.
Ten cuidado, tiburón,
Te estoy siguiendo la pista.
Mucha gente miserable pulula por la red
gente sin alma y con ambición
son como tiburones en pos de la presa.
Son aquellos que sirven de paños de lágrimas ,
ganan tu confianza,
y te conviertes en su adoradora.
Esperé demasiado,
gasté en excesos dinero y lisonjas,
hasta darme cuenta
que tú me creías tonta,
solo por ser enferma.
Ahora, maldito  coecha lo sembrado,
mi desprecio,
mi ingratitud.
El odio a  mí mismo
por ser frágil y tú por saberme
indefensa.
Atacase y qué buen bocado
te llevaste.
Pero a todos les llega el día.
A todos.
Ayer desenmascaré a aquel que raleaba mi rancho,
desde la sonrisa
atormentaba mi noche
y cebaba de mi trigo.
Como una pantera salté,
mis dientes  a la yugular
a exigirle ,
mis prebendas.
Ay Dios, e me diste la fuerza y templanza
pues no me tembló el pulso,
ni las  manos para escribir,
describir y exigir
los años de martirio,
a los que me tuvo preso
cuando apareció una noche
como un fantasma
a susurrar promesas,
que beneficiaban solo a él.
Mercader sin alma
prometiste la gloria
por una gran cantidad de dinero, 
Ay mi Dios, demoré en hablar
de mostrarle que conocía
sus triquiñuelas,
cada una de ellas.
cada una de sus mañas.
Y no lo permitiría más.
por que ahora lo veía como el hombre malo
que era.

lunes, 24 de febrero de 2014

Y al fin vomité las verguenzas que te adornan, maricón. Eres una mierda ,escritor sin escrúpulos, borracho y tú lo sabes, bien que lo sabes . Qué placer  infinito placer siento en imaginar tu cara de asustado, maricón. Tantos años, hasta pensé que te admiraba pero solo era para sacar la publicación de los libros.
Si te la creíste, bien jugado.
Pasadas las horas, no siento más dolor por la incomprensión. Si nadie nunca ha comprendido nada de lo que yo escribo, digo, hablo y menos les has importado mi fortuna y desventuras , Que no seamos trágicos y que cada uno diga y piense lo que le de la gana. Pero eso sí, con respeto y  bien ganado, por cierto.
Cuantos de ustedes tuvieron a bien salir de sus elegantes casas para ver la calle, el mundo por sí mismo.
Quien se comió las caras malas  o las volteadas de cara para no saludarme por juntarme con gente hiper talentosa, como se demostró años después, pero que no eran de sociedad?
El día que ustedes prueben el sabor de una aurora , sola , en la calle, sin un real en el bolsillo y traicionada por el hombre amado, a ver que pensarán.
Sí, fui ingenua pero valiente, antes que nada justa y creía en los sueños. Tanto he creído que la mayoría los he cumplido, sí, cursi, con lágrimas en los ojos, dando gracias a Dios por la alegría inenarrable de comprobar que yo tenía razón. Me enfrenté a muros, a mareas humanas , lo hice y salió bien. No quiero repasar estas líneas después y encontrarme  nuevamente con esa bajeza de propaganda de una chata computadora, de un sistema de m.
Yo crecí para ser princesa y ahora luego de haber sido coronado en las calles , soy por derecho propio la dueña y señora de mis días de escritora, la reina de mi hogar, que no es poca cosa.
Saben acaso las veces que comí cal de las paredes pues el hambre hacía estragos, no , no tengan pena.
Venía de gastarme mis últimos centavos en el Wony con los poetas, los teatreros de beber vida verdadera, y qué importa el estómago cuando colmas el espíritu.
Acaso esos despreciados marginados, cuyo talento brillaba bajo la mugre, no son hoy por hoy los grandes escritores y poetas que triunfan en el mundo? Yo sentía la sensibilidad, la pobreza material que emanaba de sus cuerpos, y quería protegerlos. Quería cuidarlos de sí mismos, pues no sabían aún el tesoro que guardaban en sus cabezas.
Sentí un profundo dolor , al ver la propaganda en mi blog. Este es mi espacio íntimo y si mi vida dura, difícil pero no escabrosa la describo sin prejuicios , no son ustedes nadie para juzgarme . Soy escritora y  quise únicamente  expulsar mis demonios  contando hechos puntuales ocurridos en un tiempo de confusión . Inmediatamente me deshonran con sus publicidades porno.
No, señores de google , no soy una cualquiera. Soy tan solo una mujer  sincera y descarnada que quiere recordar hechos insólitos , normales para encontrar una respuesta.  Por aquellos tiempos yo estaba muy confundida. Salía de un matrimonio tormentoso y violento que me mandó a una clínica siquiátrica a curar heridas, que la ciencia no pueden curar.
 Y quien así lo entienda, será bienvenido . Yo tuve deseos , experiencias que quizás todos sintieron pero nunca lo confesaron ni a sí mismos Yo tuve el poco tino,  la audacia, el arresto, la valentía de decir lo que pasé. Ahora bien, si escribo sobre mi permanencia en las Casas de Salud, colocarán propagandas de manicomios? Eso si sería el fin del mundo. Pues lo conozco a todos, por cada uno de ellos pasé, amé e hice los mejores amigos que alguien pueda tener. Soy bipolar , entiendan , no tengo censura a la hora de hablar o de escribir sobre mí y reto. Soy un gallo de pelea que da la más dura de las luchas cuando cree en algo. Y yo creo en mí, en el talento para vivir una vida diferente como si fuera normal. Está bien?. Quedamos de acuerdo? Yo no tengo intenciones de luchar contra una computadora pero sí exijo que retiren esas propagandas de prostitutas de mi blog literario.

domingo, 23 de febrero de 2014

En otra ocasión,el deseo me asaltó feroz por una antropóloga , que llegó a trabajar por días al museo. Yo no lo sabía . Pensaba que esas caderas apretadas en sus pantalones ´serían mi motivación, mi alegría de vivir en el cementerio de cemento del museo. 
Recuerdo con mayor  nitidez sus caderas anchas . Que si hubiera podido medirlas con las manos,  la cadencia de su voz, hablando con total desenfado de sus borracheras con otros muchachos. Si hubiera podido, la hubiera tumbado, allí mismo. Necesitaba beber de su sexo, sentía que moriría si no lo tomaba y la poseía en el acto. Yo olía a sexo húmedo , ella debió sentirlo también.
Lamentablemente no la vi más . Partió a otros rumbos como todos los antropólogos pero estoy segura que ella  leyó mis  ganas en los ojos, notó mis pezones erectos, grandes hasta el dolor . Me sonreía como sonríen las charapas, con picardía. Era coqueta a pesar de  querer  parecer masculina, pero  sus  formas anchas de indígena y esos ojos rasgados los hubiera lamido enterita, con las ganas que le tenía.
Me la hubiera llevado al monte y la hubiera hecho gritar de puro gozo. Quería su concha, su sexo, su vulva en mi boca, las caderas danzando de placer. Sus pechos en mis manos, rozando los pezones negros. Qué rico. Quién mierda dijo que las mujeres éramos  suaves en el amor? Yo al menos ,  soy una fiera descontrolada, obsesiva , carnal, con la piel abierta a sensaciones nuevas. Pero por ella sentí pasión, verdadera pasión.
No sé la razón porque estos ataques sexuales  son en mi tan poderosos, podrían tumbarme, pero no ocurre con todas las mujeres, es con aquella que sienta el sexo dispuesto.
Los hombres me atraen pero como objeto de conquista.
Solo con uno tuve sesiones continúas  de sexo virtual . El contaba sus experiencias y yo me excitaba al punto que en la décima palabra , ya estaba desnuda. Con él aprendí el placer anal, el orgasmo anal y llegó a ser tan intenso el poder de sus letras sobre mi, que despertaba por las noches a masturbarme para aliviar la tensión sexual que me causaba.
Desde aquella mañana me declaro bisexual, con clara tendencia hacia las mujeres.
Mis pajas , me masturbo con la imagen de las tetas bellas de mi amiga, Si hubiera sabido, la hubiera cubierto de besos, hubiera succionado cada uno de sus pezones y habría bajado a mojarme la cara en su sexo húmedo, Le hubiera dado el máximo placer de su vida, de eso estoy segura.
Luego hubo otras mujeres por las que sentí atracción. Mi problema era que ni bien las veía me excitaba tanto que no decía, no hacía nada. Una españolita en la universidad, las playmate de cada mes pero definitivamente mi punto débil es y serán las tetas grandes.
Entré a su cuarto de baño, como acostumbraba a hacerlo desde niñas y me encontré con una violenta emoción ante su soberbio par de senos,  duros y redondos , insolentes y retadoras, que me excitaron como nunca  como nunca antes con un hombre. blancas y .
Debí hacer algo, tocarla, acariciarla pero me faltó el valor y además mi propia excitación sexual había nublado mi mente. Han pasado 20 años y aún me mojo con el recuerdo de esas tetas inmensas, redondas y hechas para ser besadas, lamidas, por su mejor amiga.
Quienes leen mis escritos dulces, destilando amor, deben pensar o creer que esto no es más que una versión cursi de una novelita rosa.
Nada más alejado. L y yo, cada uno en su tiempo y juntos hemos atravesado las ardientes tierras áridas de la soledad y la desesperanza, hemos sucumbido a la locura, pozo negro del cual pocos se salvan y nos hemos matado día a día a punta de químicos, drogas y alcohol  pues odiábamos la vida, nos odiábamos por no saber disfrutar de ella, no la entendíamos y nunca nos entendieron.
Tuvimos que recorrer los recovecos surrealistas  de la maldad y el egoísmo para aflorar como muertos en vida y redimidos por el amor. Que esto les quede bien claro, cuando alabo la paz de un hombre que dormía entre muertos, y yo era una mujer que cambiaba su cuerpo por droga. Entonces lean esto, primero, y sonrían amablemente ante nuestro estado consiente de felicidad puro.
Está mal contar historias de amor . Personas como nosotros, como Leoncio y yo que fuimos presos de la droga , la soledad y la desesperanza , sentirnos felices es lo menos esperamos. Todo nos parece un sueño, por esa grave incapacidad de ser felices , lo actual es casi imposible pero es real. Concreto, demoledor y real . Así es el amor que nos ata. Que nos muestra la lección de vida que si uno cambia , si uno se arrepiente, el mundo te sonríe armoniosamente.
Los domingos somos más felices , los dos  solos y juntos.  Es raro que a los años, nos amemos de modo tal que inventamos nuevas formas de querernos. L. es bueno, su egoísmo ha disminuido y lo ha trastocado en una preocupación desmedida por mi. Yo trato de hacerlo feliz, de adivinar sus deseos para sorprenderlo. Y siempre elevamos una oración al cielo por nuestra relación de pareja.
Contemplo el sueño de L, y creo que nada hay tan hermoso que comprobar su paz.
El dolor que torturó sus noches y días ha dado paso a una nueva etapa. Su carácter es  risueño y ahora muestra preocupación sincera por mi problema de intoxicación medicamentosa. Sé, que él se siente culpable de no haber presenciado tantos problemas de salud que me llevaron a las clínicas y sé también que le angustia que me pase algo. O tenga yo que gastar mucho dinero.
Su sueño es un bálsamo para mí. Yo leo el diario mientras y trato de aguantar las nauseas de este problemas biliar con galletas de soda- Pobre Marianita, ella quería invitarme a la calle Capón a almorzar y no se puede imaginar que como tan solo galletas de soda.

sábado, 22 de febrero de 2014

De las depresiones, no quiero ni mencionar nada pues son sinónimos de sueño, ansiedad por la comidad, gordura consecuente y verguenza de salir. Esa era la rueda del hamster que rodaba. No quiero hablar de depresión por miedo a que se presente ese fantasma blanco que apreta el cuello con angustia férrea y no puedo ni respirar. Ya sé que por allí me leerá alguien, un hombre probablemente que opinará que soy una cojuda. Dímelo en mi cara , huevón a ver si te paso la enfermedad y si sobrevives, me cuentas,
ya? O que tanta importancia le das a tu aspecto personal. Muchísimo, casi o más importancia que al plano espiritual. Sabes que ? soy una chica o una mujer bella que debe alimentar su vanidad y no abandonarse jamás. Que soy frívola , ´posiblemente,
pero también es una enfermedad, Y que bueno que tú seas sano y tus inseguridades te den por otro lado.
 A mi no.
He tenido episodios de manía, recién puedo darles ese nombre, en que me queria tirar a todo hombre que pasara por mi costado. Claro que venía de una relación terrible , torturada sicológicamente y era una manera de vengarme . Pero si repites conductas que no son placenteras, sino que te dejan más vacías , busca ayuda 
antes que te cojas un aids o simplemente la frigidez te haga su presa. 
Y eso era lo que me pasaba. No sentía ninguna exitación con nadie, y así uno trás otro buscaba y no encontraba, e iba cambiando de grupos, de barrios, de sectores , llegué al marginal , y nada todos los hombres eran igualmente inútiles.
Entonces fui a buscar mujeres de senos grandes. Las subía en mi carro, como cualquier hombre levanta a una prostituta, y les daba placer . Me excitaba realmente las tetas grandes, las mujeres anónimas , maduritas, les pagaba hasta más, las trataba como amigas, 
las tocaba con ternura y se excitaban hasta regalarles el orgasmo merecido. Contemplar su placer era gratificante y cuando ellas me proponían hacerlo, estaba colmada y sin ganas, igual que los hombres después de hacer el amor. Y me gustaba mucho escucharlas contar de sus experiencias placenteras con clientes, cómo ellas también sentian el deseo en el trabajo, y las ametrallaba de preguntas y solo saber que sí tenían orgasmos con sus clientes, con algunos al menos, me permitía una masturbación nocturna muy satisfactoria. Y hasta ahora es así.
Yo volví porque no me tocaba aún internarme por siempre en la locura. Y la sicósis es un estado permanente de alerta, de dolor, de soledad insondable, un misterio de ideas que la mente crea para torturar.
Lo cuento para que se sepa , se deje de sacrilizar la locura, se tome como una enfermedad común a hombres y mujeres. Debemos reunir una serie de requisitos para el ataque, de esos solo recuerdo angustia y miedo animal. Más no. Yo era un animalito perseguido, corría de un lado a otro con mis papeles pegados al cuerpo para que nadie los robe. No podía sentarme en mi propia computadora porque veía cosas aterradoras y no podía confiar en nadie porque nadie escucha la voz de una enferma.
Ahora se dan cuenta el motivo de mi regreso?
Te pregunté si querías conocer el mundo desolado de la demencia.
Sé de gente cercana que sí ha vivido de cerca la experiencia como testigos y otros
que como yo descendierona a las catacumbas y no volvieron más.
A veces pienso que el suicidio sí es un método, una puerta de salida al sufrimiento,
que la mente crea para torturarte. Los suicidas merecen todo mi respeto. He pensado en hacerlo innumerables veces pero soy religiosa, criada con principios sólidos y soy muy cobarde para pasar el resto de la eternidad castigada en los fuegos.
Algún día, si gustas, te haré descender por los laberintos del submundo, del mundo paralelo, que existe a nuestro lado. Si yo tengo ganas de recordar y si tú tienes el valor de sentir la angustia del desesperado, 
la ansiedad insaciable, juntémonos para visitar juntos el infierno de la locura.
Quizás no llegues a experimentar lo que yo vea o escuche , pues a mí me apresa la sicósis, pero eres un ser humano y tu sensibilidad captará los niveles del tormento, la soledad de un grito que no se escucha en la noche o la mano que no sostiene tu mano.
Y sentí por ese muchacho moche
una pasión tan desbordada 
que no resultaba normal.
Despertaba por las noches
clamando por una caricia tuya.
Orando a Dios por tu amor.
Algo me había hecho,
un amarre, una fumada,
pero yo te hice mis hechicerías
 mil candados,
para asegurarme tu cuerpo
 de melaza encima de mi piel desnuda.
Y siempre me pregunto
por qué eras racistas si tu eras un hermoso cholo fornido
dueño de unas piernas gruesas,
como tu pecho ancho,
bueno para descansar después del amor.
Bueno como ninguno
 para incitar a hacer el amor.
Ese pecho tuyo era privilegiado,
pertenecía a los chancas, a esos seres gigantescos
que construyeron pueblos, levantaron gigantescos monumentos,
con solo sus brazos fuertes.
Había algo en tu olor,
una fragancia a melaza
que me alocaba,
me excitaba,
como una perra.
Y como una perra desnuda
te esperaba fumandote
clamando por el ardor
de mi pubis.
Te gustaba acariciar mi piel porque era blanca 
como la leche, me decías, 
 era como la de tu madre.
Tu padre quiso ser médico ,
 terminó de dueño de un hostal.
A ambos les gustaba emborracharse 
allá en Trujillo y llenarse de helados. 
Y me amaste como amabas a la virgen de la Puerta,
con reverencia y veneración.
Ay amor fuiste el más jóven de mis amores,
y así y todo el cuerpo eñgañaba.
Parecías mayor a tus 21 años.
Yo, menor a mis casi 40.
Cómo olvidar tu espalda ,
a tu lado, yo era un ave,
el olor a melaza de tu cuerpo,
la pasión de una señora 
por su servidor.
Hubiera dado mi vida
por ser tan joven como tú,
hubiera dado el alma
pero te la llevaste 
sin previo aviso.
Ahora tanteo las noches, desesperada
en pos de tus brazos moches.
Eramos dos corazones solitarios que aullabamos a la luna por un amor limpio.
Viviamos en parajes alejados, terrenos eriazos que fueron el sitio donde nació nuestra relación,
Y supe que eras tú, cuando acariciaste con dos dedos mi nuca e ibas a mi casa a soportar a mi mamá.
Otras veces tomabas pastillas y yo, terca, hacía como que no me daba cuenta, y te dejaba en tu solar.
Conocía demás la enfermedad que te azotaba. Yo la sufrí  y quedé libre de ella cuando el mundo de emociones se fue organizando en mi mente y alma. No hubo conflicto que me hiciera sentir rechazada del mundo. Por ello creía en tí, como alguna vez anteriormente creyeron en mi.
Nadie se imagina, nadie cree que nosotros rechazamos las galas sociales para gozar en silencio de la paz del otro. Puede existir algo más maravilloso que disfrutar del brillo de tu alma. Eres un guerrero que ha colgado la armadura por amor. Soy una princesa que encontró su felicidad en un paraje lejano, alejado de  la mano de Dios. Era la Princesa de los terrales perdidos de la memoria. hasta de su propia familia. Encontré a Dios en la soledad de esos caminos eriazos y le pedí me mandara un idóneo, un hombre justo para desposaar.
La imaginación humana es tan limitada. El Señor me premió dandome un caballero, un Señor, un Caballero en toda la expresión de la palabra.
Ellos me envidian, ellos creen que tu apellido abre puertas, derriba muros ,y es cierto.
Tu familia sale en las páginas sociales brillando de belleza y riqueza.
La gente los ve y me envidia.
Esas tontas deberían envidiar al gran hombre que tengo a mi lado, al único capaz de llenar mi vida,
de domarme como una yegua mansa
Solo quiero recibir briznas de hierbas de tu mano, señor mío, pues eres el único que como todo un rey pisoteó un estado para tenerme. Y me enamoró su ternura infinita, la dulzura de sus gestos, su inocencia y su viveza a la par.
Qué pueden entender ellos de un amor entre dos locos, que se huelen los malos o buenos tiempos.
O se curan en soledad , se lamen las heridas entre sí.
Amor , que afortunada soy de tenerte, amor quiero remediar el egoísmo que a veces me movió para hacerte la más grata de las vidas, libres, como nos gusta, como queremos y juramos ser.
Yo era la princesa, caída en desgracia y tú, el caballero.
Me recogiste en las andas de tu caballo blanco para llevarme a los pastos más ricos y verdes que jamás conocí. No preguntaste lo que quise responder, lo que era pasado y no era más tuyo. Demostraste así tu inmenso caudal de nobleza y señorío que jamás conocí.
Te amo, Niño mío, dedicaré mis días a hacerte feliz y vivir con la serenidad que no has conocido nunca. Te regalo mi paz, el reventar de las olas contra la playa, el encaje de la espuma. Todo es tuyo, porque tú eres el amor de mi vida.
Despareció el deseo animal y fue reemplazado por el  manto dulce de ternura de mi amor por ti.
Ahora quiero que tu felicidad sea posible. Que yo pueda comprender tus dolores, anticiparme a ellos  y no me desprenda emocionalmente de tus padecer.  Te amo, Niño, en todas las dimensiones del amor , te adoro. Por qué fuiste el caballero andante que recogió a la princesa a su caballo blanco y la  llevaste a una casa de muñecas, donde vivimos desde entonces.
Nunca preguntaste por el infierno de mi pasado, aún sabiendo que yo había corrido maratones a través del mundo por conocer. Por sentir su sabor a tierra, a mierda, por ser y estar donde mis impulsos que llevaran . Yo te agradezco eso , por sobretodo, y bendigo el día que llegaste a mi vida.

viernes, 21 de febrero de 2014

Hoy me envuelve la fiebre del deseo y cuando me pasa eso , busco  mirar senos grandes en youtube
para admirarlos, besarlos, y recuerdo cómo suple darle placer como  esa puta a mi carro y la gozar como una perra y yo disfrutaba de su inquietud por tocarme  en serio, pues sus senos eran suaves y lechosos. mmmmmmmmmm qué rico es recordar momentos placenteros.
La pasión invade mi cuerpo. Mis senos crecen, los pezones buscan alivio.
Estoy sola imaginando tu cuerpo de titán, soñando con tu espalda ancha, 
sobando mi piel suave contra la tuya gruesa.
Estoy consumida por la fiebre, y me asaltan pensamientos deliciosos. Quisiera mojar mis labios en tu piel salada, lamer entera esa espalda ancha y bajar a tu sexo. Hacerte delirar de un placer jamás conocido,
con los ojos vendados me rogarás por más , y lameré tu ano profundamente hasta que me confieses que te gusta. Luego besarás uno por uno los vellos de mi sexo, lo rozarás con los labios, hasta que sientas que se abre el caudal del humedal para recibirte por ambos lados, intercaladamente.
Ayer de tanta excitación,  amanecí inquieta.
Un dolor de cabeza taladraba mis sienes ,
un pequeño malestar general con fiebre,
me impidieron contemplar hoy al espécimen,
al titán que enloquece mis noches,
las consume y me llevan al  paroxismo del deseo ,
ya casi olvidado.
Vuelvo a ser la  hembra viva, de piel sedienta
 con sexo palpitando , gobernando mis días.
Noches consumida de deseos por un desconocido.
Un macho , como a mi me gustan, callados y misteriosos.
Y sobretodo, grandes de espaldas y deliciosos pectorales
para morderlos despacito.
Me harté de esos muchachitos flacos, que solo de verlos te provocan llevarlos a comer un buen sándwich.
Ellos son mis amores platónicos, mis almas gemelas.
Los titanes me tienen agarrada por el clítoris que crece a medida ,
que pienso y repienso en esos músculos, las zapatillas blancas impecables.
 Ay mi amor,  no te salvas.
De esta mujer no te salvas.
Titán, macho mío.
Eres tierno a la vez, despiado y maquiavélico. No me puedo quejar, siempre me gustaron los chicos malos.
Ojalá hoy pueda darte una buena noticia. Si lees esto, que espero leas , como yo leo lo que tú escribes, arréglate, báñate pues nos vamos de tiendas. O mejor, voy primero al banco. Soy la única mujer que se deja explotar sin amor y así soy feliz haciendote feliz. Y cómo ? Con dinero , no existe otra manera de complacerte . Y es extraño pues ya me acostumbré a tus ruegos. Y aún si no tengo , saco de bajo las alfombras. Te adoro y quiero verte feliz. Es parte de mi locura, de un autoestima baja pero eres ya como un hijo, un sobrino, un ahijado, algo hermoso que por verte feliz hago locuras.

jueves, 20 de febrero de 2014

Mido tu espalda ancha como una puerta. Deduzco el poder de tu pecho, tus pectorales redondos  y crece mi sexo. Te miro en silencio, te observo e imagino las mil maneras de tenerte bajo mi cuerpo, o mejor yo sobre el tuyo, inmenso titán,  tímido y misterioso .. Al llegar al camarín ya estoy húmeda de deseo. Me encierro en el baño para frotarme un poco y hacer que mis caderas se contoneen llamando al macho. Olerás mi sexo ardiente y húmedo a la distancia ? Lo sentirán los demás ?
Llegas a la misma hora que yo. Esperas algo temeroso el cambio del semáforo para cruzar la pista, difícil y peligrosa por cierto. Yo también he sufrido el mismo problema. Pareces asustado o esperando algo. También coincido contigo a la salida. Tienes unos ojos hermosos cafés. Y serás mío, tarde o temprano oleré de cerca tu piel de macho grande. Tu piel sudorosa, que beberé salada en pleno acto sexual.
Quería contarte que te vi retratado en una muy buena película que acabo de ver.
La soledad y desesperanza nos ataca a ambos, pero no podemos estar juntos.
Me pregunto si acaso lees estos textos. Muchos hablan de ti, de mi necesidad de protegerte, cuidarte pero las cosas están difíciles-. 
Nos gustan las mismas cosas, colores, libros, películas, solo que tú no me amas y yo podría ser tu madre. Creo que buscaré a alguien más que muera por mi, bueno tengo a mi esposo , pero él no comparte conmigo muchos intereses intelectuales. Tú, mi muchachito sí. Lamentablemente es frustrante que me ruegues por dinero y no por sexo. Eso me hace sentir tan vieja y deplorable.
Ah te cuento que he vuelto a excitarme con un macho nuevo. Eso me alegra porque me hace sentir viva. Una piel abierta a la piel de cualquier hombre que sea grande y poderoso de aspecto.
Tímido para abordarlo y seducirlo , rompiendo las barreras de tímida cortesía con la que no me mira.
Debo hablar con mi entrenador para que me cuente, cómo tenerlo musculoso y desnudo rogando por mi piel arrecha. Cómo me gustan esos hombres callados y grandes. Silenciosos pero con el poder de excitarme hasta la lujuria completa. Esos hombres grandes son mansos y yo soy una leona hambrienta. Quiero sentir su olor en mi piel, tocar sus enormes pectorales que tanto me gustan. Los hombros de titán, sacarle la ropa sin protestar  y tomarlo para mi, cuando yo quiera. Como un esclavo sexual.
Amor, sabes que yo escribo para que tú me leas.
En el fondo de mi alma te siento cerca mío . Y espero algún día por aburrimiento accedas a estos textos y sepas que mi amor es verdadero y transparente. No te lo digo directamente a la cara porque tú aprovechas para sacar más y cada vez más dinero. Y el amor no se compra. Tienes la suerte de tener una mujer leal que te quiere bien pero por favor comprende mi situación, Si yo pudiera, créeme te daría todos los gustos, como cuando te compré el terno . Pero las deudas aprietan y me debo a ellas.
Qué triste mi posición, escribir sin saber que me leerás. Pero como tú dices siempre: se esperar.
Amor, hoy casi me muero, en serio. Sentí que el corazón me palpitaba a mil, que no podía pararlo y me faltaba el oxígeno. Hice una muy buena clase de spinning, demasiado exigente ahora me doy cuenta, pero como yo soy de las valientes , las que no claudican, seguí pedaleando , trepando colinas sin bajar el ritmo.
Bajé de la bicicleta y todo me daba vueltas. Vi un hoyo negro, todo daba vueltas alrededor mío  y ya en el  camarín no daba un paso más.
Hacerme la valiente, casi me cuesta la vida.
Si me hubiera pasado algo grave, sé que tú muchachito mío estarías regañando por los motivos que tú y yo escondemos. Mi esposo, inconsolable. Nunca más me exigiré de modo tal que sienta tocar la muerte con las dos manos.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Ya mañana pensaré en mi muchachito, aquél que pide demasiado.
Yo estoy gratamente acompañada de mi esposo y no hay sitio para nadie más en este momento.
Es una gran suerte habernos hecho el uno al otro, serenos, sin andar pensando en idiotas que se conocen en el internet, y sacan  de ti el lado más animal, los orgasmos más intensos, que son agradables, misteriosos , placenteros hasta los gritos. Ese vasco me volvió loca con sus enseñanzas, me introdujo a la lujuria oscura , que ahora no requiero,
Cae la tarde , el sol muere en la sala y todo es sereno. Escuchamos música , le pongo las canciones que le gustan y somos sinceramente felices. Espero en Dios que esta paz dure, el tiempo que ya nos merecemos gozar uno del otro.
El regreso de Leoncio ha sido soñado. Ahora somos una pareja que se preocupa uno por el otro. Yo estoy feliz desde su vuelta. Ha mejorado de sus dolores y su carácter es como antes risueño y tierno.
Es lo que me ata a él, su ternura de río sin par, su dulzura. Juntos somos como dos pajaritos en nuestro nido. No nos falta nada si estamos juntos en casa, cálidos y cariñosos como recién casados.
Como quisiera eternizar este tiempo glorioso , cómo evitar que caiga nuevamente en el consumo de pastillas. Ahora duerme bien y repito, somos delicados uno con el otro, no nos habíamos amado tanto desde que estuvimos juntos por primera vez.
Hace unos meses, me excitaba con solo ver a un profesor . Una vez, era sábado y no tenía turno y lo vi correr sobre la faja. Todos los músculos se le marcaban y especialmente los que más me excitan,  los pectorales.  Recuerdo todos los planes que hice para estar a solas con él. Hasta ahora lo odio por ser cristiano y tener su enamoradita joven. El debe tener 40 años pero sus músculos en su cuerpo magro se marcan para tenerlo desnudo encima de mi cuerpo. Soñaba y lo lamía en la  soledad de mi cuarto cuando L estaba internado. Es la ausencia de mi esposo lo que me hace desear otros hombres. Ahora que hace tiempo estamos juntos , no se me pasan esas ideas por la cabeza. Todo lo contrario cuento el tiempo para pásalo junto a él, mi niño hermoso.
No es el desánimo lo que me  tiene apática. Es la maldita dieta, que no escribo bien. Me equivoco en las palabras . Tengo una corriente de frío atravesando mi espinazo. Ya otra vez a escribir la palabra pues la sangre , la glucosa no me llega a la cabeza. Solo quiero estar tendida y arropada . Sin ganas de aventuras, sin sangre en  las venas, sin ganas de amar, como solo yo sé, amar extrañamente a ese chiquillo mío que ayer me comprometió en un préstamo . Yo sin un cobre, pero sus sus peticiones son tan desesperadas , que digo que si, al fin. Eso me preocupa, claro que me preocupa . No se si podré pagar mis deudas, si esta vez Dios me volverá a hacer el milagro. Por lo pronto estoy ahorrando . Me voy y regreso caminando del gimnasio. Bueno  hoy me personan pero creo que ayer me corrí la paja en exceso e hice mucho ejercicio. Mañana espero sentirme bien y narrarle muchas cosas picantes que deleite sus paladares mañosos. Adiós , hasta mañana y perdón pero me siento morir.
Sé que este desánimo es temporal , que luego que me paguen volveré a ser la de siempre. Hace tanto no soy apasionada, perturbada que añoro hasta la época de la sicosis paranoide. Cuando veía lenguas obscenas amenazantes en la pantalla, y creía que me espiaban desde la casa del frente. Qué emoción tan intensa cuando me fugué a la casa de Diana, al hostal cerca, era libre y locamente obsesionada con ese poeta En qué cabeza ,se me ocurrió pensar en él, en qué mundo ingenuo y libre por imaginario pude pensar que el se comunicaba conmigo a las 3 am, hora que el aparato sonaba ronco y yo iba rápido a la computadora a sentir los orgasmos que ya no siento ahora. Bueno, por todo ello, me llevaron cargada a internar a la clínica siquiátrica. Estaba zafada , muy loca.
Quisiera volver a escribir esos poemas , eróticos y con aroma a bosque salvaje, como antes cuando  quedé impactada con ese moreno corredor, que no vi más. Ahora trato de bajar de peso a diario en el gimnasio que no me apasionada como antes.
Sé que apenas recobre la esbeltez perdida en ese mes, volveré a ser adicta al ejercicio.
Por el momento mi rutina se ha variado con el regreso a pie, que de  verdad es muy fácil y ahorro.
Puedo pensar, reflexionar , rezar y pedirle a Jeovah Gira me ayude con mis deudas, aquellas que me comen viva. Ayer sí tuve una sesión somera de autocomplacencia , una masturbación con bikini frente a Leoncio. Tan tibia como el ánimo que me domina hoy, indiferente como si los días hubieran perdido su color intenso. Debe ser este verano caluroso que adormece los sentidos.

martes, 18 de febrero de 2014




Tus ojos me hablan
Es una  mirada nueva
Confías  en mí
Me dejas enseñarte.
Aprender la ternura
Caricias sutiles
Sobre tu piel áspera
Te enseño a sonreír
Una sonrisa ancha 
Alumbra el bosque.
Rodeo tu cintura
Emprendes la carrera  
A tu madriguera.
Depositas  mi cuerpo
Suavemente 
Lo envuelves con el tuyo.
Somos uno
Permanecemos camuflados
Lejos de la gente
Del ruido
Amando

Sin prisa,
Bebes de mi boca
La ternura aprendida  y
La sonrisa  iluminan tu rostro.
Encendidos, trepo a tu cintura
Emprendemos la fuga.
A amarnos sin tapujos
Entre el follaje y las ramas del bosque.

O, 16 DE DICIEMBRE DE 2012


O, 16 DE DICIEMBRE DE 2012


Sin prisa
deshojas mi blusa
como quien 
pela una cebolla
Bebes de mi boca
mientras yo arranco 
de un cuajo
tu camiseta 
de corredor.
Enrollo mis piernas
a tu cintura
Emprendemos la fuga
Colmados de amor.

Sin prisa,
Bebes de mi boca
La ternura aprendida  y
La sonrisa  iluminan tu rostro.
Encendidos, trepo a tu cintura
Emprendemos la fuga.
A amarnos sin tapujos
Entre el follaje y las ramas del bosque.


SÁBADO, 15 DE DICIEMBRE DE 2012


Tus ojos me hablan
Es una  mirada nueva
Confías ya en mí
Me dejas enseñarte.
Aprender la ternura
Caricias sutiles
Sobre tu piel áspera
Te enseño a sonreír
Una sonrisa ancha 
Alumbra el bosque.
Rodeo tu cintura
Emprendes la carrera  
A tu madriguera.
Depositas  mi cuerpo
Suavemente 
Lo envuelves con el tuyo.
Somos uno
Permanecemos camuflados
Lejos de la gente
Del ruido
Amando


Tus ojos hablan
Una  mirada nueva
Confías ya
Me dejas enseñarte.
Aprendes la ternura
Caricias sutiles
Sobre tu piel áspera
Te enseño a sonreír
Una sonrisa ancha 
Alumbra el bosque.
Rodeo tu cintura
Emprendes la carrera  
A tu madriguera.
Depositas  mi cuerpo
Suavemente 
Lo envuelves con el tuyo.
Somos uno
Permanecemos camuflados
Lejos de la gente
Del ruido
Amando.

Cara a cara
Te conmino
A no temer la ternura 
No apartes mi mano 
De  tu pecho
Sin preguntas
Ni nombres
Sobre tu espalda.
Fugaremos
Nos amaremos
Dulce 
Furiosamente
.

Sostén la  mirada
Quiero leer tu alma
Eres un niño en un 
Cuerpo poderoso 
No temas
A partir de hoy
Seré una felina
Correré a tu lado
Lejos de la gente
El bosque nos cobijará
Camuflados 
Amaremos
Lenta
Furiosamente.

VIERNES, 14 DE DICIEMBRE DE 2012


Cara a cara
Te conmino
A no temer la ternura 
Y no apartar mi mano 
De  tu pecho
Sin preguntas
Ni nombres
Sobre tu espalda.
Fugaremos
A amarnos
Lenta 
Furiosamente.




Sin prisa,
Bebes de mi boca
La ternura aprendida  y
La sonrisa  iluminan tu rostro.
Encendidos, trepo a tu cintura
Emprendemos la fuga.
A amarnos sin tapujos
Entre el follaje y las ramas del bosque.




SÁBADO, 15 DE DICIEMBRE DE 2012


Tus ojos me hablan
Es una  mirada nueva
Confías ya en mí
Me dejas enseñarte.
Aprender la ternura
Caricias sutiles
Sobre tu piel áspera
Te enseño a sonreír
Una sonrisa ancha 
Alumbra el bosque.
Rodeo tu cintura
Emprendes la carrera  
A tu madriguera.
Depositas  mi cuerpo
Suavemente 
Lo envuelves con el tuyo.
Somos uno
Permanecemos camuflados
Lejos de la gente
Del ruido
Amando


Tus ojos hablan
Una  mirada nueva
Confías ya
Me dejas enseñarte.
Aprendes la ternura
Caricias sutiles
Sobre tu piel áspera
Te enseño a sonreír
Una sonrisa ancha 
Alumbra el bosque.
Rodeo tu cintura
Emprendes la carrera  
A tu madriguera.
Depositas  mi cuerpo
Suavemente 
Lo envuelves con el tuyo.
Somos uno
Permanecemos camuflados
Lejos de la gente
Del ruido
Amando.

Cara a cara
Te conmino
A no temer la ternura 
No apartes mi mano 
De  tu pecho
Sin preguntas
Ni nombres
Sobre tu espalda.
Fugaremos
Nos amaremos
Dulce 
Furiosamente
.

Sostén la  mirada
Quiero leer tu alma
Eres un niño en un 
Cuerpo poderoso 
No temas
A partir de hoy
Seré una felina
Correré a tu lado
Lejos de la gente
El bosque nos cobijará
Camuflados 
Amaremos
Lenta
Furiosamente.

VIERNES, 14 DE DICIEMBRE DE 2012


Cara a cara
Te conmino
A no temer la ternura 
Y no apartar mi mano 
De  tu pecho
Sin preguntas
Ni nombres
Sobre tu espalda.
Fugaremos
A amarnos
Lenta 
Furiosamente.