Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

lunes, 30 de septiembre de 2013

Una mujer huye del amor a la hora parda.
En su corazón , un grito
en el puño , apretada el alma.

Una mujer huye del amor a la hora parda.
Zurce los ojos , para no llorar
En el pecho oculta silenciosa la tristeza.

Una mujer huye del amor a la hora parda.
Corre , fuga ágil ,  recorre incesante las calles.
Lo evita . no  debe encontrarlo.
Flaquearía el cuerpo, se derretiría el  alma.

No se debe  amar  quien no se debe.
Aún me condene a vivir en pena.
no debo amar a quien no se debe.
Te sugiero  , Poeta
aprende a tratar a una mujer,
por más que no la ames.
Ella te bendijo.
dibujó tu cuerpo a besos
y cantó salmos al ardor 
de la   pasión.



Esfuma amores,
enfría pasiones
en  la nebulosa de tus propias historias.

No me pierdas,
estás a tiempo.
Aprende.

Sello mis labios 
así no 

domingo, 29 de septiembre de 2013

He clamado. 
Grité al cielo 
desesperada
por olvidar  tu rostro.


Un domingo sin tu voz,
es un lamento largo que  se queda   en la garganta,
y mueren las palabras  sin llegar a decir ,
aquello que el alma grita.


Mis labios sellados, 
aprietan un salmo en tu nombre.
Amado.

Era tan dulce envolverme entre tus brazos,
como si  me quisieras apartar solo para ti.
Jamás te interesó leer sobre mi mal.
Querías, eso sí, abrumarme de tus penas,
disfrutar de lo bueno que te ofrecía.
Yo accedía solo por mirarme en tus ojos,
hechizada por tu sonrisa.
Era feliz.

Nunca entendiste, poeta.
El amor se cultiva, se lucha, se muere por él .
Nunca peleaste por nada.
Menos por mi.
Tus misterios me angustiaban,

Y sabes , yo tengo un hombre que quiero,
y me ama como nadie me amó jamás.
Sus ojos, sus manos son claras,
me espera con ardor y yo lo espero.
Viviremos juntos el resto de la vida
riendo hasta el fin.


Adiós, poeta, niño mío .
Aún mi cuerpo, mi alma  latan por ti,
arrojaré este poema al mar,
las olas  alejaran  tu recuerdo,
o será el tiempo,
Quien sabe.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Será el hechizo de tus ojos 
pozos hondos  de ternura, 
o   tu sonrisa de niño,
lo que encantó de aroma  mi piel ? 

No es importante.


Mi  deber es  olvidar


Y si se instaura
 el gobierno de la tristeza
en mi alma.
O mis días tornen  oscuros 
añorando la dulzura de tu aliento?

No importa.


Es mi deber olvidar.
Papi, necesito tu consuelo.
Mi corazón es una rosa abierta ,
 sangra incesante, mis ojos, un río
una corriente de lágrimas  ahoga mi  pecho.
Duele tanto el olvido.
 sigo siendo la misma chica ingenua de siempre ,
 a pesar de mis años, .
Tú decías siempre que yo no aprendía de las malas experiencias .
Y repito los errores y luego  me derrotan las penas .
 las heridas del alma,
solo por unas palabras bonitas cantadas al oído.
 Qué bien me conocías.
Cómo no estás a mi lado, para prevenirme , 
tomarme bajo tu ala protectora,
 envíame  a lavar la cara 
a  seguir caminando 
 sin que nadie note mi pena.

Padre te necesito cada día de mi vida ,
 hoy más que nunca.
Añoro  a gritos , tu sabiduría , tu paciencia de médico, tu amor incondicional.
Serena, luego de escribirte, me baño, visto y pinto una sonrisa en mi rostro.
Te doy gusto porque nada me hace más feliz.
Me visto de coraje y a continuar erguida, digna y orgullosa .
como siempre me enseñaste.
Papi, miro al cielo y sé que eres una estrella brillante
en la inmensidad del firmamento.
Cuidando de mí,
de esta cabecita loca,
que tanto querías. 
Todo lo perdonabas,
Papi mío.



Clamo al cielo,
hincada de rodillas.
Una lluvia ácida, por favor,
tan  ácida que deshaga tu cuerpo de mi memoria.
Olvide tu nombre, tu aliento en  mi boca,

Mis despertares son lamentos .
Mis días, opacos remedos de sonrisas.

Una lluvia ácida , por favor,  tan ácida
que diluya  la ternura de tus ojos,
tu voz dulce, la risa de niño
Y no enredes más mis sueños,
dejando una estela de lágrimas
en mi almohada.

He clamado, de rodillas, he clamado.
El olvido inexorable,
Una mente limpia
El cuerpo libre.
La alegría nueva.

Hincada de rodillas,
he clamado.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Lentamente, deshago la piel que habita mi cuerpo.
En carne viva, ataco feroz el corazón.
Lo arranco de cuajo.
Muerdo mis labios para no gritar.
En mis manos , lo beso con amor.
Curo sus heridas, que no son pocas,
las remiendo. 
 lavo sus manchas  
y  es sangre entre mis manos. 

Una voz tremenda resuena en mis oídos.
Es tu culpa.
No piensas , desde niña fuiste igual
solo escuchas a tu corazón.
 Cabecita loca.

Coloco mi corazón reparado en el pecho.
Visto mi cuerpo con su piel.
A pasos lentos, sigo mi  camino.

La voz tremenda resuena en mis oídos.
Es tu culpa.
No llores.
Cabecita loca.
Ayer decidí olvidar.
Caprichoso, apareciste en mis sueños,
Ay duende maligno, qué dulce fue verte
tus ojos tiernos, tu juventud dorada.
Despierto con ganas de más ternura.
Se acabó he dicho.

Ayer decidí olvidar.

Aún latas en mi cuerpo,
y  en tus ojos me sumerja
como en un pozo de aguas tibias, 
no invadas mis sueños.
Se acabó, he dicho.

Ayer decidí olvidar.

Te ruegos no mutes en bondad,
Arrancaré  mi alma con un punzón. 
No debo  sufrir por ti.
No lo mereces.
Se acabó.

jueves, 26 de septiembre de 2013

 
Lavaré con aguarrás mi cuerpo .
Así, tu aroma  no vivirá  más en mi piel,
Aún tus  tus labios latan vivos .
 Así de violento ,  y duro
es sacar de cuajo
la alegría.
La dulzura de mis días.
Te pierdo, no digo más. 
  
 
Tatuados   tus ojos en los míos.
Tu cuerpo dibujado a besos.
Tu pecho y  el mío latiendo al unísono, 
 Será difícil, tremendo y doloroso.
 olvidar este amor feroz.
Te pierdo, no digo más.
 
Camino  a  paso  lento,
desgranando lágrimas, 
como quien reza un rosario
en una procesión maligna,
hacia los días grises y fríos.
No digo más.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Prohibieron la alegría  en mi casa.
Apagaron las luces en mi cuerpo,
echaron llave a la risa.
las sonrisas al cajón.


Prohibieron la alegría en mi casa.

El peinado al viento,
la mirada brillante,
el maquillaje, 
la ilusión.

Prohibieron la alegría en mi casa.
Me enjuiciaron ,
Condenada a pintar mis ojos de luto,
rodear mi cintura de cilicios,
 tiznar  de gris mi piel.
A la soledad.



martes, 24 de septiembre de 2013

Antes del alba, camino  perlada de llovizna,
escondida entre las tinieblas.
El silencio absoluto, 
mis pasos leves.
Nada  ni nadie sabe de mi andar.
Así engaño al horror.

Me observa.
Al primer descuido, ataca.
Ya una vez robó mi nombre.
Es una enredadera , la  podo,
y se reproduce , trepa por todo 
mi cuerpo, lo envuelve.
Rodea mi cuello, aprieta.
Lucho y me vence.


Ya llegó, 
Siento el olor.
A su  merced estoy.

lunes, 23 de septiembre de 2013

 Siento roncar a mi hijo ,
observo su sueño inquieto,
como cuando niño.
Creciste hijo,
te hiciste hombre,
a pesar de mis ausencias 
intermitentes,
Yo era la luciérnaga que venía
te besaba y apurada volaba .
Leo el perdón een tus ojos.
Pasé por tu niñez como una ráfaga,
 ocupada en estudiar 
más quee en criar,
entretenida en amores inútiles,
Era tan niña , y ustedes
.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Ante la visión brutal
de  tu juventud,
enmudecí.
Salvaje ataqué
cada poro de tu piel.
mientras danzaba 
sobre tu vientre.
Cantamos salmos al unísono. 
Bendije tu cuerpo.
Marché.
Salto de la cama, agazapada por si el  horror va tras mío,
 corro veloz al  malecón.
Gano la carrera , llego antes que me atrape.
Contemplo el mar y es  serenidad.
Me embriago de la brisa marina y  borra mis horrores.
Subo al barranco y desde el pico más alto ,
abro las alas ,
emprendo el vuelo.
Surco el cielo  y soy  gaviota , 
Planeo cerquita al mar.
Es preciso ver de cerca  las quebradas, 
el puente, mi antiguo hogar.
Aquél donde vivía la felicidad.
Y el sol brillaba siempre.

Vuelo más alto y soy águila .
Poderosas alas baten a recorrer el cielo .
Recorro  playas desconocidas,
conocidas solo por las aves y los peces.

Regreso a mi barranco cansada 
bañada en sal,  el corazón henchido de gozo
y de mansa paz.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Soy la mujer atravesada por mil puñales,
 Aquella , que escribe
 con sangre en los dedos .
La loca de los poemas incesantes.
Escribo pues mi alma grita,
 mi corazón late,
a pesar de los  puñales
de las heridas,
de los poemas ,
buenos o malos.
Escribo.
Sería lindo caminar  por la orilla  vestidos de rocío ,
nuestros pies besando las olas ,
sin miedo ,libres.
Sería lindo, amor, sería lindo.

Sería lindo tomarnos de la mano 
caminar entre la llovizna,
nuestros cuerpos húmedos,
sin prisa ni agobio.
Sería lindo, amor, sería lindo.

Sería lindo pero debemos esperar al verano.
Amarnos mirándonos de lejos.
Caminar sobre la pálida realidad.
Callar susurros, callar .
Antes de la aurora, tiño mis brazos con betún,
las piernas, el cuerpo entero.
Pintura de guerra para la batalla

Al primer paso, la maldita torna en culebra

se enrosca, aprieta,  alcanza mi cuello,
lucho casi sin voz .

 Recuerdo la fuerza de mis piernas.
Patean  poderosas y la sacuden lejos,
ágil , tomo un puñal 
 la parto en mil.
Agonizando chilla maldiciones
Los puntapiés no cesan.
La llevo hacia el sótano
Encerrada, estoy a salvo.
Esta vez gané yo.
Mañana  cobrará nuevas formas.
Pelearé aguerrida.
No me amilanas más, Maldita.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Arranco de cuajo los puñales
que atraviesan mi cuerpo.
La sangre se cuela por las heridas.
Quién fue el culpable?
No sé ,no  es importante.
Aún  los  alaridos de dolor,
libraré mi piel de su color mortecino.
el veneno fluirá hacia las alcantarillas.
Mis  días serán luminosos otra vez.
Y como visto esta orfandad  que tiñe mi piel ?
Debo huir antes que despunte la aurora delatora,
y muestre impía la soledad que me gobierna,
La lucha diaria contra la locura 
aquella maldita devoradora que no cede.
Susurra inmundicias , grita .
En tu ausencia, me atrapa , rodea mi cuello.
y me amansa hasta lograr mi obediencia.


El pálido sol de la mañana no alumbra el alma
Difícil tarea la de no añorar tu tos,
el cigarro odiado , pero es así. 
Te ausentas y  el hogar es un hoyo profundo, 
un silencio de muerte, 
un mar inmenso que me ahoga.

Le temo a mi piel tiznada de soledad.
A esa fragilidad mía, pasto de todos los animales.
A mis ojos que creen lo que no ven.
Lobos de fauces abiertas y piel suave.
Esos son los peligrosos.
Pisotean jardines ajenos,
 arrancan sueños de cuajo.
De un zarpazo arrancan el alma.
La devoran y ríen burlones.
A ellos temo más que a los espantos.

Le temo a mi piel tiznada de soledad.
A esa fragilidad mía, pasto de todos los animales.
A mis ojos que creen lo que no ven.
Lobos de fauces abiertas y piel suave.
Esos son los peligrosos.
Pisotean jardines ajenos,
 arrancan sueños de cuajo.
De un zarpazo arrancan el alma.
La devoran y ríen burlones.
A ellos temo más que a los espantos.

jueves, 19 de septiembre de 2013

He de coser cada herida 
con punto cruz e hilo de seda.
Así huirá corriendo el dolor .
Nuevos bríos brillaran en tu cuerpo. 
Serás el hombre  fuerte y poderoso, 
Aquél,  que rugía como león.
 Tu piel y la mía  resplandecerán nuevos.
Serán tiempos nuevos, amor.
La esperanza se escribe en las frentes.
La ilusión  se abre ante mis ojos como una flor.
Y dime, cómo disimulo esta soledad,
que viste mi cuerpo de una pátina gris 
Cómo prender mi casa de luces ,
si es una caverna  de fauces abiertas?
Ato una cinta negra alrededor de mi cabeza.
Así no veo y no escucho.
Sumida en mis escritos, sobreviviré.

 aún las voces y el vacío .
Escribiré  poemas , pues mi alma late ,
mi cuerpo habla, grita y canta. 
Nada vencerá mi ardor ,
la pasión de escribir  arde en mis  venas,
Es  una tormenta eléctrica. 
Entonces visto soles, toco el cielo.
Soy felicidad.







miércoles, 18 de septiembre de 2013

Entre las tinieblas me agazapo
Corro lejos de casa.
Las  voces  en mis oídos,
taladrando órdenes, susurrando insultos.
A voz en cuello, ordena.
No me detengo.
Su  chillido atroz golpea mi rostro.
Mis tímpanos no lo soportan.
Caigo al suelo,
suplico piedad.
Escucho alaridos burlones.
Has vencido , Maldita.
Una vez más.
Antes de la aurora, finas gotas de lluvia cubren mi andar.
Me escondo entre las tinieblas.
Es en vano.
Las voces  susurran cantos  en mi oído.
Es ella, la maldita , no cesa en su empeño.
Es  una enredadera espinosa,
apretuja mi cuerpo,
se cuela en mi  mente,
entra por los poros
toma mi ser hasta derrocarlo.
Ha  trocado los gritos en melodías.
Quiere seducirme con dulzura.
Acelero el paso, el tono sube.
La  voz ordena, impone, grita  poderosa.
Corro agitada.
Acezo,
Es muy tarde.
Ha invadido  mi mente.
Derrotada,
Me hace suya.



martes, 17 de septiembre de 2013

A su paso, el horror lanzó por el aire
muebles, libros, platos  y poemas.
Los   pesco con mi caña,
uno por uno, vuelven a su sitio
Mi cabeza chamuscada es una labor mayor.
La sacudo  vigorosa
 como un puzzle selecciono las ideas , 
 las coloco en su  espacio .


A su paso,  el horror lanzó por el aire
mis afectos , los amores, el alma.
Los pesco con mi caña ,
pero es tarea delicada.
Cada uno exige un espacio mayor que el otro.
Discuten entre ellos.
Gritan,  me aterro ante el regreso de otra confusión.
Uno a  uno  los beso con amor.
Curo las heridas del alma.
La saco de paseo al mar.
Mañana pensaré en prioridades.
Lo importante es sentir.
El  horror amainó ayer noche.
Al alba se instauró la claridad.
Los estropicios son grandes.
Nada serio por lamentar.
Respiro profundo y sonrío.

El horror amainó ayer noche. 
Al alba se instauró la serenidad.
Pacientemente organizo mi casa.
Mis pasos son leves ,
la mirada suave .

El horror amainó ayer noche, 
Al alba fui en pos del malecón.
Desde el pico  del barranco
contemplo plácida el mar.

El horror ataca sin  aviso.
Abro  las ventanas
quiero ver la luz.
Hoy disfruto el día
Mañana sello mis puertas.
El horror vuelve siempre.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Me escabullo por una rendija.
Huyo veloz
Corro fugaz,  tan ágil  ,
que llego breve  al malecón .
Este es mi predio,
nada ni nadie me ataca
frente al océano azul.
Es demasiado bello para el horror.
Soplo y soplo para barrer las nubes,
 se descubre un cielo claro
Solo mío
Aspiro la brisa marina ,
colmo mis pulmones
subo al pico del barranco.
Y declaro mi majestad
sobre los acantilados,
Reina y señora de los océanos
Princesa de la brisa,
Novia de las aves marinas,
Protegida de la inmensidad .
Libre por mandato del cielo ,
En este malecón.


Ante el horror ,
me agazapo,
 ovillada  como una gata
espero sudando terrores
Cierro las ventanas,
sello las puertas,
 me invades,


por los poros,
Tomas por asalto mi casa.
incendias mis cabellos
chamuscas las ideas.
Envuelta   en tu manto negro
ahogas  mi respiración,
acezo,
caigo al suelo,
luchamos encarnizadas 
 cuerpo a cuerpo,
Grito herida.
Es en vano .
Nadie escucha.


Siento los pasos en mi cabeza,
el fuego calcinando ideas, poemas ,
las voces en mi oído ,
las órdenes.

Es ella, la maldita
Se ha instalado en mi mente  ,
sin aviso, y con dolor.
Aquella que roba amores,
los mata, y mancha mis manos de sangre.

Me escondo, me escabullo,
me sigue, no cesa, ha invadido
mi mente, el alma.
Grita, confunde mis ideas,
ha invadido mi casa,
los poros de mi piel.
Aúllo aterrada.

Ardua tarea la de luchar contra la enemiga.
Solo me queda dormir.
Así la engaño por un rato.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Amor,  tu dolor está incrustado en mi cuerpo.
Somos  dos en esta batalla
agotadora , contra una enfermedad
que medra tus fuerzas, los ánimos,
la alegría, los huesos.
Cada ataque de tos
es un cuchillo cortando mi cuello,
deshaciendo mis noches.
Escondo mis lágrimas,
ya  no sonreímos.
Tu voz es ronca,
como si me hablaras
 desde una caverna profunda.
Y yo huyo de madrugada
para no caer en ella y,
 hundirme en esta tristeza
que corroe el alma.
Vuelvo a casa
fingiendo una alegría de plástico.
Nada es suficiente.
 
Otro domingo negro,
la tristeza me devora
de a pocos
es el silencio
el encierro
la soledad
mientras velo tu sueño, la vida,
que se escapa entre tus dedos
cada tarde de sol.
Quería contarte mil historias ,
hablaba nerviosa
Emocionada
ante tu bella juventud,
me envolví entre tus brazos,
dibujé tu cuerpo con mil besos.
Callé.

Desde entonces ,
 susurro, no hablo
canto dulce a tu oído
invento danzas
sobre  tu cuerpo.
Amo.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Tú eres la luz de mis ojos,
la ilusión de mis días,
El fuego que anima mi cuerpo.
Ven, a  cantar salmos,
danzar de alegría,
sin misterios,
ni tapujos,
a la luz del sol
con brillo y gritos.
con el alma,
y la demencia,
con pasión y ternura.
con fuego y llovizna .
Intensamente,
con dolor y alivio
con los colores del mar.
Como yo sé amar.

Encontré mi alma pisoteada hoy por la mañana.
Entre sollozos quise reanimarla.
No hablaba, no sonreía.
Agonizaba en un charco rojo.

Encontré mi alma hecha jirones  hoy por la mañana.
Quién fue el maldito?
Quién se atrevió a dañar si era frágil como un capullo.
Con qué saña la  hirió.
No conozco las razones.

Encontré mi alma rota hoy por la mañana
Mi alma  amaba con fuego y llovizna.
Se entregaba completa sin mirar a quien.
Era  confiada,  apasionada , ingenua
Antes de morir exhaló un suspiro
Su propio fuego la mató.

viernes, 13 de septiembre de 2013

El silencio es pálido.
Soy mujer de luces y risas.
Lo oculto no me gusta,
me angustia.
Si me amas,
grítalo,
dímelo,
con locura,
a grandes voces
con pasión
desesperada
Eso me gusta.

Me pides amarte en silencio.
Caminar entre las sombras
bajar la voz.
Sé que tú me amas,
pero mi locura por ti,
salta los puentes,
fluye como ríos,
 desbordan del cauce,
me desmorona
me espuma,
y guardo silencio.
Es una tortura
este amor de olas
gritando tu nombre
al romper en la orilla
en esta playa mía,
Mi amor es truenos
 y relámpagos
 brillos cegadores.
Es luminoso y ruidoso
Lo siento.
No puedo callar.
 Ellos quieren saber
el volumen de mis penas
si temo a la noche.
Si  lloro o río.
Soy mujer de silencios
y de risas intensas.
Nadie sabe que bajo mis ropas
guardo un alma herida
que intento tenaz
curar del dolor.
A nadie le interesa,
si amo o no,
si no frecuento la calle
o corro buscando paz.  
Soy una mujer
de rayos y truenos,
de mimos dulces,
amores locos
Alegría efusiva en verano
pálida  en cielos turbios
y en mi vientre guardo un sol

jueves, 12 de septiembre de 2013

Emprendo una carrera ciega por las calles.
Cruzo las avenidas  sin mirar,
 es que necesito llegar
cuánto antes a mi malecón.
Subo al barranco y alcanzo el pico.
Desde allí, la vida es hermosa.
Me embriago  de la fragancia del mar,
Desde mi cumbre , observo
las olas rompiendo contra las rocas
su rugido feroz.
el  beso manso a la orilla,
como a un niño,
y bendigo
la vida que torna hermosa,
el sol , la bahía lejana.
Aquí respiro, reflexiono.
Vuelvo a casa,
el corazón henchido,
envuelta en esa paz ,
que me suele ser esquiva.
Serena y sonriente.
Corro, salto, me escabullo.
escondida preparo el atado.

Huyo de la enfermedad que me habita,
los ataques de las aves,
la angustia que corroe mis entrañas.

El atado contiene todas mis penas. 
Pesa mucho,  lo arrastro hasta el malecón.
Desde el barranco , al mar profundo .

Por hoy puedo cantar salmos,
libre de ataques de aves y oscuridad.

Mañana repetiré la acción .
Día a día , con paciencia
me libraré de la tristeza,
de mi cielo turbio,
de la llovizna
que empaña mi alegría.

No será por  mucho tiempo.
Pronto espero al sol,
radiante, intenso
como la felicidad.

Soy una mujer de relámpagos
y truenos,
de cielos turbios
y soles radiantes.
Abre los brazos,
estréchame en un abrazo
seré estrella brillante en tu cielo.

Soy la mujer que tiene un sol en el vientre.
Necesito ternura a raudales.
Abre los brazos,
lee mis señales en el cielo,
entre la llovizna y los puquiales
conocerás mi alma.
Será tuya.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

 Un relámpago cruza la noche.
Es tan bello
La bahía se ilumina a su paso.
Mi corazón estalla en júbilo.

Un relámpago cruza la noche.
Es tan bello.
Pasa por la oscuridad destellando brillo.
Mi corazón se prende como una luz.

Bendita noche ésta
Hace 30 años subió a las alturas
Un relámpago, un trueno, una lluvia de estrellas,
una estela luminosa dejó a su paso.

Viva Salvador Allende!!!!
Cuánto daría por atravesar el parque

cuajado de florecitas

Sentarme a tu mesa y conversar contigo,

como milonga de pobre.

- decías en casa de mi madre -

años ha, amiga mía.

Conversar no es simplemente hablar.

Es abrir el alma,

decir verdades con palabras,

transparentes como puquiales,

como hicimos siempre, Diana.

Mirarnos a los ojos,

reconocernos en la mirada clara,

en la risa abierta,

en nuestros gestos antiguos.

Ya llegarán los tiempos de las aves,

el sol, la libertad, el mar.

Aquel reencuentro ansiado,

con gritos desesperados,

por esta amiga que te quiere

con toda su locura,

y su corazón abierto.

Amiga a prueba de balas.

.

martes, 10 de septiembre de 2013

A veces siento tu amor cerca a mi piel,
otras, eres misterioso secreto sin descifrar.
No calles, no ocultes.
Tienes mis brazos para tus caídas.
Mis años largos para comprender. 
Mi luz para tus días oscuros.
No cuentes, no hables,
si no quieres.
Te pido , eso sí
No dejes de pensar en mí.
 Aferrada al  precipicio ,
escucho el bramido de las olas
su rugido amenazador.
Sé que puedo deslizarme ,
destrozar mi cuerpo.
Morir.
Qué sería de mi sin la caricia del viento,
golpeando mi rostro, 
la vida escapando por mis dedos,
como arena?
Es mi eterno romance con el abismo,
la emoción inenarrable del riesgo,
el fuego ardiendo en mis venas.
El corazón a punto de estallar.
No podría estar sentada viendo pasar la vida
Es la atracción al peligro ,
la pasión bullendo por mi cuerpo
lo que me hace intensamente feliz.

lunes, 9 de septiembre de 2013

A veces soy una avecilla, tierna e ingenua
otras,  un águila feroz,. 
Mi  pecho es inmenso.
Ay,  quien lo pique
ay, quien lo hiera.,
Saco las garras,
no tengo piedad.
Devoro a cualquiera,
desgarro su cuerpo,
estrujo  su corazón.
bebo la sangre
me relamo
Por favor no me hieran.
No los quiero matar.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Untaré mi cuerpo de miel
para que endulces tu boca
al recorrerme entera.

Cada poro será un beso.
Cada beso un suspiro.

Mi piel agradecida resplandecerá al sol
como hace tiempo no brilla.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Subí al pico del barranco a gritar mi tristeza.
El mar generoso escuchó mis lamentos de sirena
Las olas conmovidas apuraron besar la arena.
Te devolvieron a mi, enredado de musgos y algas.
Volviste mareado, sucio  pero eras tú.
Luz de mis ojos,
alegría de mi cielo,

Arranco de cuajo el clavo que horadaba mi alma
Alejo la pena de mis días
 Canto salmos alborotada
Te beso, con ternura a borbotones,
Bailo danzas inventadas.
Te abrazo largo , Poeta mío.
Guardo en mi alma
una llaga invisible,
horada mi pecho,
con un clavo
oscurece mi día.
y envuelve mi cuerpo
 en una nebulosa pesada
sin ganas de nada
solo dormir y
olvidar.

El era la luz de mis ojos
El canto de mis días.
La alegría de mi cielo

Se fue como las olas del mar.
Aquellas que vienen y no vuelven más.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Canté salmos ,
pedí ternura de brazos abiertos,
me condenaste al infierno.

Te perdono pues cuando se ama
creer no es importante.

Lamenta eso sí echarme de tu lado
por una falacia.

Una mujer te amó con locura
la echaste a los fuegos eternos.
Nadie te amará con mi pasión demente..
Con fuego y llovizna.
Con manos abiertas
Con el alma.

jueves, 5 de septiembre de 2013

 Me pregunto si tus dedos serán tan diestros
como para despertar mi  piel dormida.
O me convertiré en mujer de piedra solo mirarte
deseo únicamente.
 aspirar tu fragancia de macho encelado,
enroscarme a tu cuerpo,
dejarme llevar en  tus brazos hacia dónde quieras
Ser feliz un día al menos..
Hubo un tiempo,
corría trastornada al malecón.
Juntaba leños y hojas secas
Armaba una hoguera.
Lenguas de fuego se elevaban al cielo.

Hubo un tiempo
corría trastornada al malecón
Danzaba en torno  a la hoguera.
Arrojando pajillas y almas negras ,

Hubo un tiempo
Corría trastornada al malecón.
La alimentada de corazones y trapos sucios..
Qué herrmoso era el  resplandor del fuego.

Hoy no armo hogueras ni quemo corazones,
Subo al barranco a contemplar la paz del mar.
El resplandor del fuego lo veo de lejos.
Hoy me atrae más el sol.

martes, 3 de septiembre de 2013

Vamos a ver el mar , amor.
La playa solitaria ,  nosotros dos.
Las olas bailando en su eterno vaivén,
Espuma blanca  reventando contra las rocas.
La brisa, aroma embriagador.

Vamos a ver el mar, amor.
La playa solitaria, nosotros dos.
Lanchas de pescadores en plena faena.
Niños vagabundos correteando en la orilla.

Vamos a ver el mar, amor.
La playa solitaria, nosotros dos.
Gaviotas  graznando felices.
Caminaremos por la arena húmeda.
Yo camino, tú te apoyas en mi hombro.

Vamos a ver el mar, amor.

Lo importante no es recorrer la playa.
Es disfrutar tu mano en mi  hombro.
Escuchar tu risa nueva al viento.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Quiero dormir una siesta profunda hasta pasado mañana.
Olvidar al inquilino malo, el departamento,al inquilino nuevo.
pagar, seguir pagando, vouchers, facturas,
El esposo enfermo, tose, se ahoga.
Mis medicinas astronómicas.
Mi cuerpo está en hilachas, mi mente no camina.
Merezco un reposo que no puedo.
Llevar a mi marido al médico,
sostener cariñosa su mano,
descalzarlo, calzarlo,
desvestirlo, vestir.
Soportarlo, amarlo
Cúando mi merecido sueño,
Cúando el reposo?.
Estallo en lágrimas
Impotencia absoluta.
La pesadilla continúa.

domingo, 1 de septiembre de 2013

 Cuando es invierno,
mi cuerpo se enreda de musgo envenenado
se me desgarra el alma,
alfileres negros hincan mi piel.
Salta al abismo, grita un voz.
Cuando el sol brilla,
me ilumno como una antorcha,
camino sobre los techos,
Algunas veces gente mala roba  mis poemas
veo lenguas de fuego en mi pantalla
grito, aúllo , y busco febril la muerte.
Sea invierno o verano
 me llevan a la casa sin ventanas,
con un puñal en el brazo, pataleando.
Duermo una semana
Al despertar , vuelvo al hogar de siempre.
Martín, mi novio  eterno grita exaltado:
Llegó Sharon Stone!!!
y nos fundimos en abrazos con cada uno de mis amigos.
La calidez, la verdad viven en esta casa.
Los pacientes reímos,
el espíritu no se doblega nunca.
La esperanza sobrevive a años de encierro de muchos.
Los locos somos ilusos, no mentimos ni envidiamos
No usamos ropa de marca,
como la gente de la calle.

Cada año visito la casa sin ventanas.
Por qué salir si el mundo es mío
la vida se vive  a tu manera, y soy Sharon Stone?

Hubo un tiempo
corría como una posesa al barranco.
Desde el pico más alto
contemplaba hipnotizada el abismo,
el romper de las olas contra las rocas,
la quebrada .

Hubo un tiempo
el viento arreciaba
golpeaba mi cuerpo frágil,
, enamorada de la belleza del abismo
jugaba feliz con el riesgo .

Hubo un tiempo
El abismo me seducía con palabras dulces
Las olas me hablaban.
Ünete al mar, las rocas, la espuma.
Seamos uno,
  Arrójate a nuestros brazos.
No sentirás más dolor.

Hace tiempo no visito el barranco,
el abismo me atrae , no me seduce.
Beso a mi amado.
Corro por otros lares.
Escribo poemas de amor.