Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

domingo, 31 de enero de 2016

Me divertía devorando los corazones de miles de amantes, embriagando mi alma con su sangre así olvidaba por un rato el dolor terrible de su traición.
Una niña envilecida por un cobarde que hizo que abandonara mi hogar , mis hijos y partió la misma noche de nuestra fuga sin una explicación.
.
Ese tema, no lo quiero escuchar más, te lo ruego.
Aprendí  que el amor también es cobarde,
y las ilusiones se estrellan contra el cemento y se quiebran las fibras  del alma, del cuerpo de la niña,  que se atrevió a ser mujer.

Una niebla profunda y densa se hubiera cernido sobre mi, los huesos se astillarían sin poder moverme y mi grito desesperado rompería la paz del alba. Ya todo sería en vano, ya habrías partido al sentirte abandonado y solo , con razones para no volver.
Y si yo hubiera partido a curar las heridas de amor y al volver al bosque no te encontrara más.
No existiría dolor más profundo, desesperación ni ansiedad que no me llevara a la locura de  haberte perdido una vez más.
Pasamos la noche juntos, exhaustos de tanto amor. Tu cuerpo,  respiración pesaban sobre mi cuerpo frágil,
y mis huesos astillados de tantas caricias de tus garras, sangraban incontenibles. Por un momento, quise huir.
Una ternura infinita inflamó mi alma, y permanecí bajo tu cuerpo de titan hasta entrada la mañana.

sábado, 30 de enero de 2016

Es ese tema que cala en mis huesos, abre llagas suturadas y sangra mi cuerpo entero.
Me levanto, camino , dejo un reguero de sangre a cada paso.
Así es mi vida, con lágrimas densas, con profundas tristezas , como tantas otras vida que dan su amor sin medir consecuencias.

Siempre me sorprendes. Nunca logró saber por qué parte del bosque aparecerás.
Yo, veloz me enrollo en tu cintura y me dejo amar con garras y dientes.
Ensangrentada, te amo yo, luego. Bajo por tu cuerpo, lo recorro con mis labios.
Aúllas de placer.
Entre la espesura de la niebla,  abre un alarido feliz.
Me enrollo en tu cintura y tus garras acarician mi piel, desgarrando, rompiendo, sangrándole.
Yo chillo excitada de placer, 
Nadie podrá separarme del infinito deleite.
En aquél entonces, yo creía en las palabras, como consignas de amor.
Y vencí el miedo, los prejuicios, jugué el todo por el todo, como debe ser.
El corazón herido de muerte de una mujer niña ,
Aprendí las reglas, luego con sangre y el rostro bañado en sal, y el corazón de muñeca  remendado por siempre.

viernes, 29 de enero de 2016

Es esa canción,  aún me transporta,  me conmueve, me mata lentamente. Revivo aquella  noche de llovizna , cuando joven y fiera enfrenté al mundo, salté las paredes del miedo para reunirme con el amor. 
 Partía yo de mi hogar , sin mis dos niños rubios como el sol,  con el alma henchida de ilusiones y él no estaba . No volví a verlo.Vagué la noche entera, mis lágrimas se confundían con las gotas menudas de la lluvia pero mi juventud  curó mi alma con los años. 

Es esa canción, aún me transporta,  me conmueve, me mata lentamente cada vez que la escucho.
Las luces de la aurora incendian el bosque, tú y yo yacemos  uno en el otro desde el crepúsculo celebrando nuestro reencuentro. Estamos ciegos de amor, desnudos y volcados a un placer salvaje, sin conciencia alguna del mundo real.
Dime, gruñe, bala, emite algún sonido que apacigüe mi alma,
este cuerpo ardiente, que te desea con fervor y no soportaría una ausencia más. 
Entre nosotros no existen las palabras, ni los reclamos , solo los  reencuentros ardientes.
Aupada a tu cuerpo de titan, mi cabeza hundida  en tu pecho anchuroso , nos besamos, sangramos, desgarramos la piel de nuestros cuerpos con cada caricia. Y volvemos por más.
Cómo extrañaba este placer supremo, el deseo infinito, el vuelo hacia el cielo del deleite.
De pronto, un grito rasgó la niebla, tembló la tierra,  mi cuerpo desnudo.
Cuando ya no te aguardaba, arribaste para destrozar mi cuerpo, mi abulia y mi tristeza.
Me llevaste en vilo,, volví a la felicidad plena. 
Mis ojos fueron niebla hoy,mis oídos sordos para los cantos de las aves del bosque.
Deambulé sin rumbo, sin ganas de verte, esa es la verdad , porque de tanto esperar en vano , uno se cansa.  

jueves, 28 de enero de 2016

Apenas nos encontramos , desgarramos nuestros cuerpos con fiereza , con deseo desesperado.
En el dolor está el placer, nadie lo entiende. Alcanzamos el supremo dolor , el infinito deleite.
Es lo que vale.
Entre la luz cegadora diviso tu imagen descomunal. Ni bien te acercas , me tomas en vilo, escondo mi cabeza en tu pecho anchuroso. Nos acariciamos como dos fieras, despellejando nuestra piel, bebiendo de la sangre que manamos, Ebrios y locos de felicidad. 
La aurora enciende de luces el cielo, el canto de las aves es una sinfonía, yo vago libre y desnuda en pos de mi amante, de su olor impregnado en el lodo , en los árboles .Extraño ser estás en todas partes y no puedo tocarte, amarte. Sangra mi cuerpo de dolor. Ven de una vez.

miércoles, 27 de enero de 2016

La aurora incendia el pasto con sus colores intensos, yo te espero.
Recorro desnuda el bosque, danzo libre las manos hacia el cielo,
el crepúsculo oscurece el día, ya no te espero.
Mañana será un día nuevo.
Desde la aurora hasta el crepúsculo danzo, los brazos levantados en un baile de libertad celebrando  el amor que será.
El olor del  lodo huele a ti, Me acerco , me embadurno y sé que pronto volverás.
La alegría de nuestro encuentro sería a mordiscos y desgarros desesperados .
Yo, gritaría feliz de placer , él gruñiría como la bestia que es.
Por la tarde, relamería con gusto las heridas del amor, contando una a una, recordando los ojos cerrados, la sonrisa torva.
Si mi extraño amante regresara, lo amaría con fervor.
Entendería que él no es un ser humano , que él desaparece y aparece, porque es su naturaleza.
Me enrollaría en su cintura, lo miraría intensa a esos ojos distantes y nos amaríamos, como se aman dos náufragos después de un desastre .
Es oscuro aún, y mi figura desnuda persigue a la luna y al sol incipiente en el cielo.
Soy la mujer más libre sobre la tierra, la que va en pos de la luz y los primeros sonidos.
Nada oscurece mi pensamiento, sonrío, levanto las manos y danzo con los primeros colores del día.
Aprendí a disfrutar del bosque, sus olores primeros, los cantos de las aves.
Vivo mi presente con intensidad.

martes, 26 de enero de 2016

Aguardaré por ti cada aurora, en el claroscuro del bosque, los brazos levantados,
danzando bajo la llovizna, libre y desnuda, el alma henchida.
Ya aparecerás una mañana feliz mientras bailo a la aurora.
Me enrollaré a tu cintura, hundiré mi cabeza en tu pecho anchuroso, besarás mis cabellos tiernos,
desgarrarás mi piel con tus garras, volveré al placer supremo de la carne .
Por la tarde , curaré mis heridas de amor.
Correremos desnudos por el bosque.
Recorreremos nuestros cuerpos, los olores 
Enardecidos , nos amaremos libres e intensos, como siempre.
Espero por ti, desnuda y libre.
No conoceré tu rostro, habrás mudado con el tiempo de piel , de olor.
Yo, los brazos abiertos, levantados al cielo, te recibiré.
Afiebrada y deseando tu cuerpo, como siempre.

lunes, 25 de enero de 2016

Si vuelves y no me encuentras, sigue el rastro de las violetas y los lirios, si no me hallas,
quizás me fui con  la aurora a pintar el cielo con sus más hermosos colores
Nadie es indiferente a la belleza de un bosque que canta.
Las aves, las flores perfuman. Yo gozo el momento sin pensar en nadie más. No existe pena que desmerezca el momento mágico de la aurora.
Sería una lástima no disfrutar el goce de la naturaleza al alba, cuando todo es nuevo,
todo está por apreciar.
El bosque entero canta al alba. Mi corazón canta con las aves y se embriaga con el perfume de las flores. Es un día nuevo, la esperanza renovada. Voy a comerme el día con zapatos y medias.
El olor a yerba humedecida por la llovizna, las violetas y los lirios recién abiertos al día nuevo.
Es tu perfume, extraño amante. El olor a amor que tanto extrañaba.  Ya debes estar merodeando por el bosque.
En cualquier momento , en cualquier lugar me apresarán tus garras.

domingo, 24 de enero de 2016

He clamado al cielo, a pesar de la muchedumbre de mis pecados.
Pedí misericordia para este sufrimiento,
Serenidad para soportar el dolor de la ausencia.
Pero sigo recorriendo el bosque enloquecida, como si me faltara el aire para respirar.
He clavado mis uñas afiladas en mi carne para procurarme ese dolor.
Nada soy sin sus caricias, sin el placer al que me hice adicta.

Soy la mujer que ha perdido la cordura por el deseo de su extraño amante.
Busco entre los árboles, hablo con las aves.
Nadie lo ha visto .
Mi desesperación no cesa, crece con las horas.
Clavo las  uñas en mi cuerpo, me derramo en sangre
Es inútil, son sus garras las que me excitan, las que me hacen volar al cielo.
Hoy recorro el camino empedrado del infierno.
Soy la mujer que camina sin rumbo por el bosque.
La que aúlla, y clama por el amor extraviado.
Olfatea el lodo, las cortezas de los árboles por su olor.
Lleva el rostro derramado en sal, 
las uñas  deshechas de arañar el pasto, donde amaba con fiereza a su extraño amante.

sábado, 23 de enero de 2016

Levanto las manos al cielo,
caigo en hinojos , clamo al Dios de mi niñez.
Musito una oración desesperada, 
que se convierte en un grito desgarrador,
 tumbada sobre la acera prosigo pidiendo misericordia,
como un mendigo, lamida por los perros, bañada en mi propia compasión.
Soy el fantasma que recorre el bosque con un puñal en la espalda.
Mis pies mojados en sangre, mi cuerpo todo.
El alma, guardada en un puño.
No más clavos hiriendo su dulce sensibilidad.
Es aquí en el bosque donde clamo y lloro mi desconsuelo.
No busco el amor de nadie, solo recomponer mi alma salada de penas.
El puñal de la desgracia partió mi cuerpo.
Mi alma leve vuela, mi cuerpo arrastra su pena.
Clamo al viento feroz, a los árboles laven mis lágrimas de sangre .
Solitaria, el alma en el puño deambulo húmeda de sal.

viernes, 22 de enero de 2016

Añoro tu piel áspera , de picos agudos que hieren mis manos.
Tus garras afiladas , tus dientes desollando mi piel.
La sangre dulzona manando de las heridas.
Añoro tu amor salvaje, brutal , sin medida.
Si yo supiera de dónde viene mi extraño amante, la magia se esfumaría o quizás no.
No interesa pensar, solo sentir mi cabeza escondida en su pecho anchuroso, sus besos furiosos,
las garras clavadas en mis senos, la sangre manando y el placer infinito.
No es mi voluntad domesticar a mi extraño ser.
Amo  su lado salvaje, misterioso.
Sus caricias son el lenguaje que nos comunica.
A veces desaparece del bosque, y la zozobra me consume.
Ya volverá , otras veces ha vuelto más ardiente, sediento de mis labios, enardecido por  mi sangre.
Recorrí su cuello, besé sus pechos suaves como el damasco,
arranqué gemidos de los labios virginales pero yo extrañé la fuerza, las asperezas de mi extraño amante.
No existe consuelo para tu ausencia. 
Ni mil muchachas en flor
 derrotan mis sentidos como tú.

jueves, 21 de enero de 2016

Cuando no lo encuentro a mi extraño amante en el  bosque,seduzco a las muchachas con palabras zalameras.
Pronto las tengo a mi vera.
Enardezco mi deseo besando sus senos, succionando esos pezones jóvenes.
Ellas se resisten pero gozan, se desesperan de placer y me ofrecen su orquídea palpitante.
Cuánto placer obtengo en descubrir el gozo en ellas, , en escuchar sus gemidos , en pedir más.
Yo satisfago mi deseo y disfruto a la par de ellas.
Los  senos jóvenes   son otra de  mis debilidades.

Camino desnuda en pos del   deseo que me ata. 
No importan los obstáculos
Desespero por tus garras en mi carne, tus dientes atravesando mis labios.
Nadie conoce la delicia suprema del dolor y el placer.
El sabor dulzón de la sangre en mi paladar.
Nadie sabe.
Hoy me acerco a ti, como una vestal a su dios.
Desnuda , los senos inhiestos, mi orquídea palpitando entre mis piernas.
Tómame, ansío con locura besar , desgarrar tu pecho anchuroso, sentir tu amor de gigante deshaciendo a caricias  mi cuerpo.

miércoles, 20 de enero de 2016

Tus senos inhiestos apuntando sin pudor hacia mi rostro,
enardecieron mis sentidos. En un estado febril rodeé cada seno con manos temblorosas,
los besé, succioné los pezones y sin darnos cuenta nos devoramos como dos fieras hambrientas
por horas. Años deseando este momento y fue la gloria.
Cubierta por un albornoz voy a tu encuentro.
Con la boca cae mi cobertor y brilla mi desnudez al  sol.
Me ofrezco al deseo de tu cuerpo ,extraño  amante,
el único capaz de darme el placer infinito.
Las heridas las curo más tarde.
Cuando la noche es larga, veo  lirios , y  azucenas brillar entre las sombras al pie de mi lecho.
Son sus perfumes los que prometen un día pleno , un bosque salvaje ,
el  amante de pecho anchuroso que me hace gozar 
 mientras muerde mis senos desnudos.

martes, 19 de enero de 2016

Recibe mi ofrenda de amor.
Mi senos turgentes con olor a lirios, la orquídea latiendo de mi sexo y mi corazón.
Desmenuza delicado, luego con furor, como nos place amarnos sin prisas ni pudor.
Musito que prosigas devorando mis senos pero tu bajas a mi entrepierna y con delicada sumisión  y te dejas guiar por mis linderos secretos donde crece la orquídea del deseo y todos los placeres posibles. Creo subir al cosmos, morir y renacer para sentir nuevamente el deleite soñado y buscado la vida entera. Así me encadené a tus fauces, a tu deseo y al placer la vida entera.
Tus garras toman mis senos y los llevan a tus fauces.
Cierro los ojos transida de deseo de ser devorada, embebida 
por un tiempo que no es tiempo sino plenitud absoluta, belleza y placer supremo. 
Los senos turgentes brillan al sol
te busco semi desnuda entre el follaje
bañada en miel.

lunes, 18 de enero de 2016

Tres prendas llevo al bosque, Una para cubrir mis heridas de amor , otra para acallar mis aullidos de pasión y la tercera  para cubrir mi desnudez, una vez mi amante y yo nos amanemos con fiereza y dulzura, y mi cuerpo desnudo huya antes de morir pleno de placer  de mi extraño amante.
Soñé que tú y yo volvíamos a ser los amantes ardientes,
aquellos que incendiábamos la tierra que tocábamos,
 capaces de escapar de las convenciones.
Desperté y a mi lado hallé a un amigo fiel , un compañero de mil batallas,
que prefiere olvidar que una vez me hizo remontar al cielo.
Yo te quiero de las dos maneras, esposo mío.
No sé si será la llovizna que humedece mis cabellos
o tus manos que recorren mi cuerpo como un serpentín,
pero mi deseo nos arrebata  y nos volcamos al amor
este verano mil veces maldito.

domingo, 17 de enero de 2016

Luego del amor, crece en mi un  deseo nuevo. Necesito  sentir más dolor, más placer. 
Me enrollo a tu cintura y tu apetito desgarra mi carne con los dientes,  desangrándome, excitados como fieras, enardecidas
nos  devoramos como si fuéramos los últimos seres sobre la tierra. 
A veces pienso en evitarte, y me aparto de tus pasos, tus caminos,
pero es tu olor, lo que nubla mi  voluntad,
Estoy entre tus brazos , escondida en tu pecho anchuroso , besándote desesperada casi sin darme cuenta. 
A tu amor no le vale la prudencia, ni la calma,
eres un temblor de tierra invadiendo mi cuerpo, desgarrando mis carnes con garras y dientes.
Eres sangre y placer, violencia y  dulzura, extraño adorado ser.

sábado, 16 de enero de 2016

Camino, avanzo, giro, retrocedo, te veo, giro sobre mí misma, te observo, me provocas, caigo en tus brazos, me acurruco en tu pecho anchuroso,
no pido más.
Enhebro las horas de la vigilia para esperar la aurora ,  hora de nuestro encuentro.
Salgo en estampida a olfatear tu olor de macho en celo.
Inundamos de humores el bosque mientras nos amamos como dos fieras.
La  prudencia no vale, me importa  el placer de tus garras desgarrando mi carne, el placer absoluto de tu cuerpo invadiendo el mío.

viernes, 15 de enero de 2016

Enhebraré  las lunas con el sol de tus ausencias y adornada de luces correré desnuda en pos de ti.
Me encontrarás encendida y cubierta de polvo lunar,   retirarás mi collar , lamerás mi cuerpo, seré tuya.
Espiar los días por el ojo de una aguja antes de la aurora es un hechizo de amor.
Así puedo anticipar tu arribo y nuestra despedida.
Sé que no puedo abusar de la aguja pues pierde sus poderes con el uso.
No importa, ya sé dónde hallar a mi amante extraño, dulce y violento ser.
Camino en pos de ti entre la niebla.
No distingo nada, solo el sonido de tus pisadas, retumbando en el bosque.
Me tomas, y envueltos en la nebulosa hacemos el amor furiosos de tanto deseo.
Por el ojo de una aguja espío a la aurora  .
Quiero saber si ella traerá tus pasos, tu figura de gigante al bosque.
Por el ojo de la aguja solo veo el polvo que levantan tus piernas al trotar
y la distancia que te separa de mis pies de muñeca.
Pero el olfato nunca falla , giras , vuelves y me tomas en vilo.
Vamos ansiosos a hacer el  amor bajo los árboles.


jueves, 14 de enero de 2016

He de olfatear el lodo bajo la llovizna, clamar a viva voz tu nombre en el bosque,  pues mi cuerpo llora deseo y es tan intensa la necesidad de tu amor que no duermo por las noches, sonámbula de día, rogando a los árboles me hablen de   tus pasos.
Ven pronto, amado extraño ser, mi garganta está seca , mis labios trémulos por tus besos y mi piel grita por tus caricias.
Deambulo, camino en sueños, no hay paz para mi por    tu ausencia. 
Perfume animal que enciende, me posee, subleva y derrota mis sentidos, 
no duermo, clamo a gritos por tu amor , extraño dulce ser.
No te ocultes más de mis deseos , que son muchos. dame de beber el elixir de tu boca, sino enloqueceré de pasión.
Caminar entre la niebla es caminar entre fantasmas.
Nada es lo que parece. 
Los vivos se entremezclan con espantos entre la nebulosa.
Todos caminan por las mismas calles.
Nada es lo que parece.
Entre la niebla divisé la figura de una mujer .
Su desnudez brillaba entre la nebulosa.
Quise ir tras ella, palpar esa piel tensa, pero de ella solo quedó el broche de su cabello.

miércoles, 13 de enero de 2016

No sé si sí o si no,
si voy andando o voy en carro.
Lo único claro es, que voy a tu lado.
No recuerdo ya la sensación cálida en mi cuerpo,
la turbación de mi rostro, las palabras tímidas.
Hace ya tiempo no reconozco en mi piel el palpitar juvenil,
la emoción , de perder los papeles
y no ser ni decir nada.
El amor es una  tormenta que azota mi cuerpo,
mancilla mi alma por el lodo, y nubla mi entendimiento,
como una posesa.
Cuántas tonterías se cometen en tu nombre amor . 

martes, 12 de enero de 2016

Los amores lejanos solo traen tristezas.
Ellos no aman a nadie, 
Ni yo vivo en París, ni amaré nunca a aquél soberbio.
En casa me aguarda un hombre tierno,
que vale más que el oro puro.
No te fíes nunca de los amores distantes.
Ni de los escritores famosos,, que juran amor eterno
Ellos se pavonean frente a todos.
Tú no perteneces a la su sociedad secreta de triunfadores.
Echa fuera de tu alma a los soberbios.
Tú eres la voz lejana retumbando en mis oídos,
vibrando en mi cuerpo.
Tú lo ignoras, tan solo escribes para tus lectores amigos
Yo soy una más entre ellos
Eres la voz ignota, distante, imposible.

lunes, 11 de enero de 2016

Yo te prometo volver pronto al bosque.
Anudarme a tu cintura anchurosa bajo la llovizna
o al sol ardiente.
Esa esperanza  mantiene viva la ilusión para sobrellevar los escollos de los días.
La hermosa llovizna que nos cubrió,
traicionó mi cuerpo con escalofríos .
Tendida en el lecho, recuerdos de amor acompañan mis sueños.
Tanto amor consumió mis fuerzas ,
 hoy inútil,  tendida en mi lecho de enferma
solo recuerdo
Esta semana debo ponerme en pie, aún  mi cuerpo sea un fantasma arrastrando su dolor por las calles.

viernes, 8 de enero de 2016

¿ Dónde estás , mi extraño amante hoy que la llovizna cubre el bosque y quiero cubrirme en tu pecho? Necesito sentir tu amor dulce y violento en mi cuerpo, el placer de tus garras desgarrando mi piel.
El lodo tiene el olor de tu cuerpo tras la llovizna.
Abro los brazos, desnuda y bailo al cielo, mientras las gotas menudas me cubren como perlas.
Clamo por ti danzando salvaje.
Clamo por tu amor sobre el lodo.
Tus manos acarician mi cabellera húmeda,
las gotas menudas de llovizna mojan nuestros cuerpos,
El fango  cubre de lodo nuestra desnudez.

jueves, 7 de enero de 2016

Una piel desnuda camina bajo la llovizna tibia de verano.
Va en pos de aquella piel desconocida .
Se reconocen  por el olor a deseo que destilan los poros ,
El la acaricia, ella lo toma para sí, 
A lo lejos, dos fieras se desgarran entre sí.
Tres dedos rodean mi nuca,
la acarician,
bajan a mis pechos.
Los toman con ambas manos.
Acaricia pausado,
Cierro los ojos
me entrego al placer.
Mis sentidos se elevan por encima del goce terrenal.
Vuelan por el espacio sideral.
Una gota
salada o dulce
no es importante
es rocío tibio
de tu cuerpo 
sobre mi piel.ardiente.

miércoles, 6 de enero de 2016

Choqué frente al cuerpo descomunal de mi amado extraño ser.
El me divisó trotando por el bosque .
No me resistí a su olor , a sus garras, y  apuré echar fuera mi ropa.
Trepé hasta su pecho anchuroso, guardé mi cabeza, 
me entregué mansa. Luego lo amé yo con  pasión fiera y dulce.
Ambos nos colmamos de placer.
Las primeras luces de la aurora son de diamante.
Yo aguardo el alma emocionada   los primeros destellos de una luz tan pura,
que procede de otros mundos , pues es su brillo tan prístino como la piedra más preciosa.
Y se hace el día con la magia de esa misma luz . Al unísono canta la vida.
Tengo el privilegio de presenciar la aurora y los destellos de luces celestes, como el único ser sobre la tierra.
Y fui un ave retozando entre  las ramas de los árboles, 
un pez caminado entre los visitantes ,
el perro indómito devorando distancias,
un ser libre, disfrutando como un niño  la libertad.

martes, 5 de enero de 2016

Sería bueno olvidar los miedos, repetir mil veces, aquello que temes no existe.
No existe el mal que creíste  , aquel que  atormentaba tus noches y mataba tus días. 
Eran simples sombras,, travesuras de la mente, trampas que aprendiste a domar. 
Parada firme  sobre tus  pies, no mires atrás, tienes mucho por delante 
Adiós oscuridad , ,me libero de ti por siempre jamás.
Decidí en un instante de lucidez  vivir , con todos mis sentidos.
No más noches profundas. 
La oscuridad da paso a un sol radiante sol, que invita a saltar , a celebrar la vida.
Yo vuelo  con las aves, abro los pétalos de cada flor, y me embriago de la primera fragancia de los árboles. Desde sus ramas veo el esplendoroso milagro de la aurora y soy una maga haciendo despertar el bosque con el toque con mis dedos. 
 Recobré , mi alegría.y la libertad, quizás una hechicera me las robó, 
No importa,  me nombraron la maga del bosque, el hada que solo con sus dedos despierta a los pétalos de las flores.

lunes, 4 de enero de 2016

Mi larga noche terminó por motivos varios ,
ya era tiempo de reencontrarme con la luz radiante,
las aves, las flores , la aurora mágica, las fragancias.
Mi larga noche terminó 
porque a mi me dio la gana. 
Así de simple. 

Hoy retomé el control.
Sin doctora y con voluntad férrea.
No tomaré una píldora más,
pues dañan y no sanan.
Se acabó la vaina.
Se acabó.
Salgo a trotar y me fascina  perderme entre el follaje de los árboles y la espesura del bosque, antes que el sol despunte.
Es la hora maravillosa de la  aurora,  hora mágica cuando todo cobra vida.
Las aves pían, las flores abren sus pétalos y la naturaleza canta al unísono.
Creo que las almas se limpian en la aurora.
Yo vuelvo a casa más ligera , nutrida de la belleza del alba.

Yo no sé si mi noche fue oscura y larga,
si concilié el sueño con propiedad, a pesar de las píldoras que no ingerí.
Amanecí con el olor de los lirios y salté a buscar más perfumes en la espesura del bosque.
Embriagada de fragancias, vuelvo feliz a casa.
Se terminó el castigo.

domingo, 3 de enero de 2016

Me indican medicamentos para dormir por dos días.
Con o sin píldoras, no duermo nada.
Confinada en mi habitación, espero el veredicto.
Yo presento un libro en febrero, es mi argumento de defensa.
Contra esa defensa, ningún juez se negará a darme la libertad.
Corrí desesperada, pedí ayuda.
No existe lugar para mi escapatoria.
Una caverna, una gruta serán suficientes. 
Las doctora tiene el poder de los medicamentos
y va por mi.
Hace tres días anudé las olas asesinas y las sometí  por placer.
Ahora lucen mansas, inofensivas.
Alguna que otra protesta contra la roca.
Bien escondidas están en lo profundo de la caverna.
No saldrán nunca más a envolver mi cuerpo  ni  entregarme a la marea.