Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

martes, 30 de junio de 2015

Sus labios sinuosos aspiran con fruición la lumbre
 paladean cada bocanada con placer,
saboreando, descifrando misterios
ocultos en el tabaco,
solo para  iniciados. 
Deslizas la lumbre por tus labios de seda
dibujas palabras, sonrisas , gestos,
accionas risas, 
desafías el vértigo,
y cuando nadie lo espera,
apagas el tabaco,
Marchas sin mirar atrás.
Es mi vientre 
un lecho tibio encarnado de lirios y cardos
plácido como una amante
como la madre de uno
cálidas y florecidas como
las caderas ondulantes 
 de Mesalina,
en su danza salvaje
al amor.


Es  mi vientre , lecho florecido de   lirios y cardos
amable y tibio como una madre,
plácido y fiero  , 
como una mesalina de caderas ondulantes,
 y cabellera salvaje cuando danza libérrima al amor.



Recuerdo    aquellas mañanas de mayo.
La luz diáfana nos cegaba con su resplandor
e  iluminaba  claramente
el espacio, el horizonte, el cielo
mi vientre florecido de lirios, 
como si fuera febrero , enero, o el cielo.

Yo disfrutaba de la llovizna de arena 
la caricia sobre mi piel , 
mi  rostro sonreía de puro gusto
al .sentir el sol como gotas de miel.

Aquellos eran los días  de un mayo maravilloso
 mágico , misterioso , 
, de  soles rotundos,
  cielos translúcidos, 
mares de arena dorados
brillaban como si fuera verano
en principios de un otoño intenso.


lunes, 29 de junio de 2015

Dime tú,  
como enhebro  los hilos de la noche
en el ojo de  
de   la aurora,
sin confundir los nombres, los números
los meses del calendario, 
Anda dime, 
cómo coso los dobladillos de las tardes soleadas
 con  las mañanas grises
en  casa,
 cuando las tías
rumian  su aburrimiento , su  desgano.
y su soltería,  y 
te duele el alma.
En ese caso,
bucear bajo  los ríos de  aguas subterrráneas
o saltar  por encima del cielo
así  evito el azogue de las horas.
Dime tú que sabes 
que caminas  con una sonrisa 
y  con paso de victoria por la vida
Anda  dime  tú  el secreto
para solucionar los misterios,
los enigmas o cómo se llamen
estos asuntos metafísicos
ordinarios propios
de cualquier ser, 
pobre diablo humano,
cualquier cosa ,  
lo que quieras llamar.
pero anda dime pues
el secreto.
Dime tú,  
como enhebro  los hilos de la noche
en el ojo de  
de   la aurora,
sin confundir los nombres, los números
los meses del calendario, 
Anda dime, 
cómo coso los dobladillos de las tardes soleadas
 con  las mañanas grises
en  casa,
 cuando las tías
rumian  su aburrimiento , su  desgano.
y su soltería,  y 
te duele el alma.
En ese caso,
bucear bajo  los ríos de  aguas subterrráneas
o saltar  por encima del cielo
así  evito el azogue de las horas.
Dime tú que sabes 
que caminas  con una sonrisa 
y  con paso de victoria por la vida
Anda  dime  tú  el secreto
para solucionar los misterios,
los enigmas o cómo se llamen
estos asuntos metafísicos
ordinarios propios
de cualquier ser, 
pobre diablo humano,
cualquier cosa ,  
lo que quieras llamar.
pero anda dime pues
el secreto.
Dime tú,  como enhebro  los hilos de la noche
en el ojo de la aguja 
de   la aurora,
sin confundir los nombres, los números
los meses del calendario, 
Anda dime, 
cómo coso los dobladillos de las tardes soleadas
en  punto cruz con  las mañanas grises
en  casa, cuando las tías
rumian  su aburrimiento , su  desgano.
y su soltería,  y te duele el alma.
En ese caso,
bucear bajo  los ríos de  aguas subterrráneas
de los días corrientes ,
o saltar  por encima del cielo
así  evito el azogue de las horas.
Dime tú que sabes 
que caminas  con una sonrisa 
y  con paso de victoria por la vida
Anda  dime  tú  el secreto
para solucionar los misterios,
los enigmas o cómo se llamen
estos asuntos metafísicos
ordinarios propios
de cualquier ser, 
pobre diablo humano,
cualquier cosa ,  
lo que quieras llamar.
Si  tomo el camino de la derecha o el de la izquierda
- es igual -
la verdad no me interesa llegar a ningún sitio,
en  particular 
lo único  verdadero y puro
es hallar el lugar donde viva la libertad
y el amor, 
y éstos, - da la casualidad - 
 habitan como dos estrellas luminosas  en mi propia alma.
Al placer, y todos esos deseos los tengo bien domados
bajo mi cama.

Anda ve tú, respinga la nariz , 
huele los miasmas de todo el infierno
y vuelve a mi,
deshecho de alma, 
tu piel como tambor ennegrecido
 cae  redondo a mis pies,
No desafíes, no  juegues con fuego 
Yo conozco bien  aquella caverna
sus divisiones cruentas,
las parrillas ardientes 
sobre las que danzan los incubos.
 Demonios de todos los colores,
de  maldades infinitas  , poderes absolutos.
 Claman insaciables a grandes voces por la sangre ,
el alma de aquellos atrevidos, 
 aventureros , como yo, que por conocer 
el mundo oscuro quedé atrapada ,
sometida a terribles perfidias.
Escapé , así como ingresé 
burlando demonios y trampas 
 chamuscada , asfixiada ,
el alma presta a devorar a un incubo tras otro ,
 más astuta que satanás,
seductora,  e irresistible con la sapiencia demoníaca
a inducir a los hombres
 a caer en el pecado de la carne.
Una diabla  caminando entre los seres 
del mundo. 
Una   vida más para purgar los pecados
adquiridos en aquél encierro infernal.
Por hoy, selecciono mis víctimas entre los viajantes de comercio
y los peatones del barrio aledaño, nunca en el mío propio. 
Tras la corva, guardo el puñal.

domingo, 28 de junio de 2015

Tienes acaso  la respuesta, 
la idea preclara  
Cómo  saltar  por encima
de los días,
sobre el cielo de azogue
y caer de puntillas intacto
como un malabarista
 o correr la ola más alta
sin siquiera salpicar la ropa
de agua estancada 
o caer en medio
de una marea desconocida .
Bucear bajo el océano y alcanzar el fin de semana
con los ojos cerrados, casi sin darme cuenta.
Dime pues cómo hago, resuelvo
cómo hacen las personas normales,
aquellos que viven en mi edificio
y los veo a diario sin que sus días sean drama puro
como cada paso que decido dar 

Dime pues, una sola vez, 
yo aprendo rápido

No te molestaré más.
Y quién me dice ahora como sobrellevar estos días 
con sabor a azogue
las mañanas sin sol
sin perder mi vestido  de arena húmeda
el estómago florecido  de lirios y cardos
mi risa , por sobretodo, mi risa.
¿ Cómo subo a una nube y veo pasar los días de zozobra
hasta llegar a mi meta?,
Responde hombre, amigo, mujer
o entro a la mar y nado hasta el islote 
y contemplo el devenir de mi angustia
sin más?
No sé cómo actuar, 
he olvidado el arresto , el valor
entre estas arenas 
solo recuerdo , saboreo aquello que amo
que no debo,  ni quiero perder.

sábado, 27 de junio de 2015

Eran  soplos de aire, ventiscas, paracas que apenas levantaban montículos de  arena en la playa,
donde nosotros rodábamos como fardos, niños jugando bajo ese cielo esplendoroso de un mayo inolvidable  . 
Las orillas de la mar eran estelas plateadas , añiles por la cantidad de peces que llovían del mismo cielo tres veces al día.
Cuán bello  era contemplar la aurora , sus luces reflejadas en las escamas escarchadas o en los ocasos naranjas y ocres  cuando los muchachos recolectaban los peces.
Tiempo mágico, de dunas ,de mujeres increíbles, de reinas y señoras que viven dueñas de su espacio.


Eran   soplos de aire, ventiscas , paracas que apenas levantaban montículos de arena en la playa ,
espacios para jugar, ser libres, crear y gritar como animales prehistóricos, como amebas , ser perros, insectos
 involucionar hasta volver al grano de arena, o al viento , solo contenida en una sola palabra, ma, 

 Disfruto de la belleza de la cálida playa , de arena tersa , el océano salvaje
luego pensaré en involucionar o captar el aire en una sola sílaba,
Esa es tarea de otros de aquellos llamados a alterar la paz mundial.
Y como la resaca de una ola gigante ,  entre un racimo de gentes , aparecimos nosotros, caminando a gatas como niños.
Riendo , como locos felices de haber escapado del tormento de una ciudad gris.
Nadie sabe a ciencia cierta que ocurrió, pero aquella ola gigantesca nos echó a las orillas de esta playa 
de arenas tibias , a vivir como verdaderos seres humanos.
Y a olvidar aquello que no importa nada de nada Y mueran aquí  las apariencias, la moda, la  amistad por conveniencia ,el interés material y toda esa bazofia de la sociedad de consumo
. Entretanto, dedicamos las horas al amor , a reconocernos como amigos en la esencia pura de la amistad y a disfrutar del goce de los sentidos. De cada uno de los sentidos en su justo valor.
El calor sobre la piel, la tibieza de la arena , nos vuelve criaturas cada vez más sensuales, más conscientes de nuestro propio cuerpo. 
No es raro entonces vernos revolcarnos de a dos o de a tres por la arena solo por sentir la caricia de la arena en la piel y la libertad nueva en el cuerpo. Sentir el tacto, el olor de la piel ajena , amarla como propia no importando sexo o color 
 Hemos vuelto a gatear como niños chicos, para sentir el olor de la arena húmeda , a ladrar como perros chuscos para divertirnos y sabernos dueños de nuestras libertad y saltamos y jugamos pues aún sin edad definida somos nosotros quienes gozamos de nuestros años según mejor nos gusta . Y nos encanta ir desnudos, acariciando al compañero , amando a la pareja y cuando se tiene ganas de estar solo, se invoca a la columna , nos tendemos sobre la arena y cae sobre el que desea una llovizna de arena fresca que es una caricia de deleites y disipa las ideas, además.
Por ello en la arena sonreímos siempre pues nuestro estado es de gracia , y creo que pocas son las sociedades , las culturas que se precien de vivir en perenne alegría.
Era hermoso reptar sobre la arena tibia
tú y yo, como dos rescatados por el  ángel de los mares 
de su mano,   los ojos cerrados
cubiertos de arena  hasta el último pelo
felices  como niños 
sin pensar en nada ni en mañana
ni en más tarde,
bobos , revolcados en la arena
como lagartijas sintiendo 
la tibieza, la calidez de esta arena bendita
que solo le falta tener flores 
pero tiene peces de escamas de plata.

Y los peces llueven por la madrugada y al mediodía
por miles a la orilla haciendo una estela de plata
que reluce al sol como un diamante fino.
Nadie puede saber nuestro secreto
podrían venir a excavar la arena tan cálida ,
buscando el origen de los peces,
y éstos  no entienden de milagros.
Silencio , todos callados, guardaremos
un pacto para conservar nuestro secreto
nuestra playa a salvo.

viernes, 26 de junio de 2015

Por aquellos días, 
ellos se acostumbraron a dorarse al sol desnudos cada mañana
como si fueran los primeros seres de la creación y bañarse en la 
fragancia intensa del mar que los embriagaba y los hacía olvidar
su real condición,
, que ya nadie la recordaba  por el tiempo transcurrido en aquél paraje 
apartado de los seres llamados normales o sanos.

Es importante saltar de un día a otro,
como quien pisa losetas o jardines
brincar días, meses enteros
- sin que el día se de cuenta -
 El invierno es un castigo, 
un tormento
el frío duele en los huesos
traspasa el alma.
Necesito 
saltar con una garrocha larga
días enteros, meses
hasta alcanzar un día radiante

- sin que nadie se de cuenta -

Ella esperaba siempre el canto del búho
antes de salir a correr tras sus pasos por las sucias  calles y callejones del mercado.
Recorría los bares más  sórdidos, como quien hace la  visita  a las iglesias en semana santa, 
y siempre lo hallaba al fondo del lugar más sucio,  derrotado y olvidado de sí mismo.
Ella ingresaba dueña de la situación , se abría paso entre la lacra humana, lo rescataba casi al vilo 
y se apropiaba de su cuerpo , lo estrechaba contra su pecho en casa antes de bañarlo en una humilde batea de agua caliente.
Ambos pertenecían a familias ricas pero él se había encargado de medrar  la fortuna de la pareja en aventuras semanales que involucraba alcohol y esa  droga demoníaca, que arrasaba con el amor, la confianza , y los dejaba cada vez más pobres , ella cada vez más triste y un vaho de desesperanza se cernía sobre el cuarto de una pieza,  que compartían cerca a las callejuelas sucias de un barrio pobre.
Ella sabía
siempre supo que lo suyo era una  relación de alto riesgo
no podía esperar nada más que golpes y una que otra caricia,
cuando ella traía dinero de la calle, entonces eran risas y vino. 
El le  arrebataba la guita de  un manotazo y salía presuroso a comprar la merca a  las sucias calles del Callao.
El vivía  preso  de la  droga.
ella nunca se opuso a su consumo,
era inútil
así lo conoció y lo amó con la intensidad enfermiza de aquella ,
que es capaz de olvidar su propio dolor por sentirlo físicamente cerca,, endrogado pero a su vera , los ojos amoratados
pero sonriedo dulce , sobreponerse a los golpes  y seguir amando aún la sordidez,
el dolor físico, el hambre, la desesperanza.
Aquella falsa versión del amor fue lo que finalmente terminó por hundir su amor en un charco
fanegoso, donde ni el marido quizo chapalear. 
Una tarde cualquiera , harto de la humillación , de la poca dignidad de la mujer ,
cerró la puerta de un portazo seco y definitivo.
Había encontrado una muchacha más joven que le reportaría pingues ganancias haciendo la calle, sin ningún tipo de relación sentimental.
Ella enloquecida de dolor  aullaba como una gata herida  hasta que los vecinos asustados llamaron a  los bomberos.

jueves, 25 de junio de 2015

Ella sabía
ella siempre supo, que él huiría cualquier noche
con  alguien más joven que ella ,
más rica , mejor situada socialmente.
Alguien que le diera hijos, en fin,
una rubia o una morena con un auto último modelo ,
- sin el menor remordimiento y la frialdad
que otorga la crueldad en algunos seres, que se consideran superiores -
-   él canturreaba ilusionado
  mientras contaba a su mujer sus nuevos planes de vida con una chica jovencita preciosa.
M carecía de escrúpulos, 
Ella agonizaba mientras preparaba la partida.
¿ Cuántas veces había muerto en vida ?
No lloraba, había aprendido a tragarse las lágrimas 
pero su cuerpo sentía un dolor a la altura del esófago
cada vez que él salía a perderse en pos de droga por las sucias callesde los barrios más peligrosos.
Hacía años no tenía una noche en paz , eso lo supo desde que conoció a M.
Ella estuvo dispuesta a pagar el precio de ese amor enfermizo y egoísta solo por  el privilegio
de compartir sus horas con el genio , el brillo de M y sus ojos seductores.
Se terminaba la historia de amor y ella se negaba a aceptar una derrota cantada desde el principio.
Se dirigió a su closet, sacó uno de sus sacos más finos y en el bolsillo escondido halló la píldora.
M. sacó su maleta , como quien inicia una aventura de amor en Paris , alegre y despreocupado.
Besó en la mejilla a Ana y partió dando un portazo, tan duro como la realidad,
Ana ya estaba en el suelo envenenada.


Era muy dulce  retirar el tabaco de los labios de su padre mientras el sueño lo derrotaba poco a poco.
Ella se  sentía dueña de un poder inconmesurable , el de proteger al ser más amado de sí mismo.
A veces, el padre medio dormido le hacía la lucha y no quería soltar la lumbre y escupía.
A ella no le importaba quemarse las manos , si era necesario, pero llegaba a alcanzar el malhado tabaco muy al fondo , casi en la garganta. Y tosía mucho, se atoraba , escupía pero a ella nada la tomaba por sorpresa. Tenía listo el vaso para los dientes postizos y otro vaso de agua en caso ahogos.
Su padre era el motivo de su vida. Desde niña velaron uno por el otro. Ahora ella  sentía verdadero placer en ocuparse en los detalles más escabrosos, más nimios del que una vez fuera el guapo doctor.
Total, ella no se había casado esperando el momento para dedicarse en cuerpo y alma a él, como era este el momento tan ansiado por años.
Tus labios tersos
juegan con  la lumbre
- tus  círculos perfectos -
arrojas  el humo por la nariz respingada
 despectiva
a quien observa
tus  malabares
de equilibrista del tabaco.
Dibujas palabras mudas
sonrisas, conversaciones
, para asombro
de la platea que 
no pierde ápice de tus gestos.

Nadie espera que equivoques el acto
Tú eres la  perfecta equilibrista de la lumbre.
 Soy  yo,   la que necesita sentir  la caricia de la arena tibia en las plantas de mis pies,  
así como tú el frescor helado de una bebida en la garganta en una tarde de calor.
Soy yo , la que irremediablemene decide volver a aquél lugar, donde fuimos libres y felices.
No sé si tú estás de acuerdo, no interesa.
Quiero recordar el tiempo pleno  ,  cuando vivímos entre las mujeres de la duna,
y éramos  libres de reír , comer y movernos desnudos, sin atadura de ningún tipo.
Eran  días milagrosos aquellos , cuando llovían peces de escamas de plata y oro
 y escondían  una perla bajo su espinazo.
Eramos animales, fieras en su esplendor salvaje, seres primitivos y felices bajo un sol rotundo
y  cielos rabiosamente azul, 
Nuestros pasos se hundían en una arena cálida ,como en ninguna otra playa a la redonda,
y eso hacía de nuestro reducto un lugar mágico, la lluvia de peces un fenómeno secreto
que no compartímos con nadie y nos une a aquellos pescadores por lazos indivisibles.
Pronto volveré a vivir por siempre a esa playa, a la duna de arena finísima,
a entregarme a su libertad entre fieras y seres y peces de plata y oro pero por sobre todo
a su arena tersa y su caricia sin la que ya no sé vivir.
- Si me acompañas bien si no , pierdes la calidez de integrar nuevamente una tribu de gente libre y soles rabiosos en inviernos ,
y cielos radiantes, . Solo para seres privilegiados.
Ella quería recorrer   las arenas doradas brillantes  relucían como  oro en aquellas tardes cálidas.
Correteaban libres por las dunas,  por las hondonadas la mirada fija en la arena.
¿ Qué sería de ellos si encontraban oro?
Nada cambiaría, pensaba la mujer . Una pepita es tan solo una muestra, no una veta. 
Ella siempre práctica. Y lo único que realmente les interesaba era seguir viviendo al lado de la playa, junto a su tibieza , a los días cálidos de invierno cuando el sol hacía el milagro de brillar rotundo en un cielo rabiosamente celeste, como en verano en pleno agosto 
No  podría pedir a la vida más que vivir mis días de invierno bajo el  sol cálido y la arena tibia de esta playa, riendo tomada de tu mano.
Días y tardes luminosos en invierno, caminando al lado de un mar salvaje.
Creo que hemos encontrado al fin nuestro lugar, aquel donde somos los reyes y nos sentimos como tales. Es el lugar que nos acoge en su tibieza y nos enciende en su luz solar.
Parece que hemos llegado a nuestra morada final, al sitio donde nos sentimos uno con la naturaleza.
Y bendecimos a Dios, a los dioses por nuestra gran suerte .
Ana sabía
siembre sabía distinguir entre los paseos solitarios por la playa a la caída del sol
cuando volvía  a lamer sus manos en gesto cariñoso,
y sus fugas deliberadas , las  largas ausencias de días y noches sin noticias , 
ella  con el alma en vilo esperando su regreso medio muerto babeante de droga y de todos los tóxicos existentes , pero vivo al fin, orinado por los perros , vomitado por los borrachos pero suyo, pegado a su pecho de paloma, . Aquellos eran más bien gestos egoístas y de angustia que ella no resentía.
A él , ella lo sabe,  la vida le duele,  en el tuétano mismo,    ni él mismo sabe  y  escapa raudo del dolor , implota, explota,  corre como un ánima por las madrugadas  por la arena  y olvida bebiendo, hasta perder la conciencia,  hasta ver lagartijas azules y  terminar llorando  desarmado y  derrotado . 
Llama a Ana con el lamento  del  hombre niño a través del desierto.
Ella escucha su clamor y corre  a consolar sus  miedos y mientras limpia  lágrimas,  babas , canta dulce una nana de amor. Pronto volverán a casa, a la tibieza del lecho que comparten y tras una ducha, harán el amor como dos animales desesperados, dos fieras  unidas por un sino oscuro, determinados a  no perderse uno del otro. 

miércoles, 24 de junio de 2015

Ella sabía 
siempre sabía distinguir su simple apetencia de lumbre 
de la  necesidad imperiosa de echarse un trago,
 Uno de colores añil y rojos,  que expendían en las afueras  del mercado
y que él apuraba , como si fuera lo último que restaba por hacer en este mundo. Necesitaba escapar , volar , estallar de sí mismo así huiría de la espina envenenada .
Tras una botella entera bebida  de un solo trago, 
vagaba por las calles sucias  perdido de sí mismo y de los de su misma raza,
locos y ebrios todos hasta que el sueño lo derrotaba en cualquier esquina. 
Ella sabía entonces donde encontrar su cuerpo maloliente, orinado por mil perros ,
y sin palabras sabía mostrarle el camino de regreso a casa.
Así era siempre.


Cuando el sol arde y es una flama en el cielo,
los fumadores salen a la vereda a  sentirse menos solos.
Tras umbrales perfumados  de azahares y jazmines, 
las mujeres de la calle taconean felices sobre la acera 
encendiendo lumbres y bombillas de luces
y los ebrios de todas las calles del mundo
 empinan los  codos y se hacen hermanos abrazados 
saltando por sobre las hogueras
 del día de San Juan.


Tras las bocanadas de humo
de tu boca perfecta,
se esconde un mohín de desdén
apenas perceptible,
bajo la tupida cascada de pestañas. 
Un gesto misterioso
indescifrable, 
te aleja , 
despoja de forma 
eres ajena a todo,
sin forma humana casi
cada vez más extraña,
a este mundo nuestro.

Cómo adivinar que entre tus labios trémulos
labios  de seda 
y dientes perfectos,
las bocanadas de humo y la lumbre
se bambolean  perfectamente en la boca
de muñeca, tras la magia se esconde la perfidia.
Aquella mujer goza hiriendo al ser más  débil
solo por dañar.
Goza como una hiena
complando el  paso de los condenados
aquellos deudores que no cumplen con sus pagos,
que se atrasaron unos pocos meses,
-  no fue su intención -
ella , elegante y fina ,  los dientes perfectos 
-  arrebata la propiedad, la casa , el auto -
ese placer nadie se lo quita
y celebra  fumando  con más ahínco  
con verdadero deleite
y se revuelcas de risa sola fuera de la vista ajena
 como un demonio
como si su vocación fuera  espectar
en aquellos fríos, sucios pasadizos de la muerte
 la desesperanza ,la humillación, la derrota
de un hombre , una pareja , 
la ilusión de una familia entera
su desesperación, esa sensación triste
de perder la fé de no tener más salida
que colgarse  de terminar de una vez con todo.
Eso te gusta
te hace sentir poderosa.
Maldita hija de las mil putas
Bebes de su desencanto
Pronto caerás.
Ya vas a ver , fumadora
Uno de estos días te encontraremos
en los parajes donde te escondes a reír
y fumar y entre todos te haremos pagar
 tan solo con las uñas inmundas.
Imagina dónde se clavarán las uñas sucias
de la gente pobre.
Piensa un poco.


martes, 23 de junio de 2015


Cuando el sol se confunde con la noche,
los fumadores visten sus mejores galas ,
 salen a   presumir  de   malabares 
el tabaco y el humo entre sus labios trémulos.
La lumbre chisporrotea  contra la oscuridad
del cielo. 
Las bocanadas  de humo son círculos perfectos ,
imposibles de creer.
Nadie quiere que la noche termine 
ni llegue la  claridad del alba solo por ver a los fumadores
bambolear la lumbre , desafiar el vacío 
contra la oscuridad del cielo.


Observo tu descanso
Abandonado de ti mismo
desarmado,
huérfano, 
 un pajarillo caído en mitad del bosque.
Ägiles  mis dedos   desenredan la maraña torcida  de sueños 
y los tejen derecho, los colorean y abrillantan
antes que tú despiertes .
Así tu despertar es sereno, sin los espantos 
de la resaca de las pesadillas que te persiguen
desde niño.
Presta,  preparo el cafe , la lumbre ,
tu primer alimento ,
sea en el bosque salvaje 
donde nos cayó la noche o
en cualquier hogar de las miles de casas
que compartimos hace 20 años.



Contemplas su sueño, 
el  rostro sin atisbo de fiereza
él ruega por lumbre.
Sonríes adivina de sus deseos
rápida acercas tu boca plena de tabaco
succiona tus labios,
las fibras imperceptibles de la lumbre
que le de fuerza a caminar hacia cualquier parte esta mañana fría


Dos amantes entrados en años se aman entre los parajes salvajes de un parque, frente a  la policía o las señoras burguesas,
como les de reverenda gana


.

lunes, 22 de junio de 2015

Tus labios dibujan sinuosos círculos de humo,
redondelas perfectas , unas tras otras grises,
cada vez más redondas y perfectas,
dignas de  asombro de grandes y de chicos.
El secreto mejor guardado entre los fumadores.

Día a día sorprendes 
con las maromas  de   la lumbre
entre tus  labios,
 desafias ágil,
  equilibrios imposibles
 dibujas ,  palabras,  carcajadas con el tabaco inhiesto
Y cuando creo que la función ha terminado
que ya no sorprenderás más
cierras los párpados imperceptible 
robas un beso en el centro mismo de mi boca,
y echas a reír .
Su labios  pálidos titubean  
ensayan dos palabras
desafían los abismos de la lumbre 
sus manos agitadas 
palpan las paredes desesperadas,
pierde el equilibrio 
Cae redondo al suelo
Lívido, 
Nadie se detiene en la acera.
Solo yo descifro el secreto 
Celosa  guardo  
la última voluntad de aquél fumador,
que bien podrías ser tú.
en su despedida final.

He dicho.
Celosa guardo los misterios
de cada fumador hasta su morada final
Es mi sino.
tras  la hecatombe 
entre  humo pestilente  y la nada
nació una flor,
lloró un niño, luego
la vida , siempre terca la vida.

domingo, 21 de junio de 2015


Lanzas las bocanadas de lumbre y humo al espacio
desafiando la gravedad,
en un intento por engañar
la atención ,
entre el labio trémulo
creas la magia 
el dibujo de las palabras
con tu sonrisa encantadora
el  beso en mitad del   labio
iluminando mi rostro de alegría
la sorpresa ajena 
plena de admiración.

Tus pupilas brillan entre la nebulosa
y el sueño..
Hermosa muchachita  ojos de vicuña
simulas dormir profundamente 
 exhibiendo tu rostro de ángel sobre la almohada.
Tan bella como inocente.
Sé que huirás con las primeras luces,
como las gatas cuando huelen el peligro.
Atrás,  tus cantos inflamados  en las marchas,
los camaradas que fueron sino títeres.

Nadie conocerá nunca las razones de tu traición,
tus sonrisas seductoras  aprendidas en el espejo,
¿ quién te encargó una labor tan delicada y peligrosa?

Eras una de los nuestros, 
dignas pruebasde valor y arrojo diste
¿ cúando se fatigó tu cuerpo, el alma '
¿en qué parte se quebró tu moral?

Nunca lo sabremos
ahora corres a campo traviesa huyendo de las balas enemigas 
propias y ajenas.
Los párpados disimulan mal el juego de tus pupilas.
Conozco el hálito de tu respiración,
su acezar vivo solo si evita luchar.
No  creo en  tu sueño profundo,, aquél del egoísmo
y la mentira,
 en tus estratagemas  para evadir
las luchas de tu pueblo,
todo aquello que despeine tu pequeña alma de trapo 
y  plástico.

Verguenza debería darte.
Anda cara descubierta, Niña 
sé valiente al menos para encarar tu cobardía.

sábado, 20 de junio de 2015

Tus ojos entrecerrados
fingen  reposo 
mal disimulado
los labios trémulos 
 bambolean la lumbre y el humo
 y juegan con  unas palabras a media voz.
De pronto , al acecho  
 clavas un beso en mitad de mi boca.
Reímos de buena gana , con todo el cuerpo
Arqueas el lomo de placer ,
como una felino tras su pareja.
Vuelvo a la playa a contemplar el mar
 El cielo pardo está mudo,
 no sonríe 
 como ocurría en estos meses milagrosos
de cielos celestes luminosos
 y abundancias de peces de plata.
Los días son fríos y húmedos
como suelen ser las mañanas de junio
La amenaza de la terrible realidad 
trepa como una medusa por mis piernas
y pronto alcanzará mi cuello.
Terca y concreta la verdad
de dientes largos , números primos 
Palabras esdrújulas y un lote de medicamentos.
Contemplo la ceremonia de la lumbre y el humo
asi sereno mi ánimo y reflexiono sobre el instante 
y la duración y el peso.

Nada es definitivo
La realidad es subjetiva 
Todo pasa , todo pasa
Es un mal día
Tan solo eso.






viernes, 19 de junio de 2015

Bombardea  bocanadas de humo a  mi  rostro
hazme toser
como un cosaco
que mis ojos lloren irritados
por la lumbre del cigarrillo
quiero sentir tu aliento cargado
pegado a mi piel,
intoxicada 
descifrar los secretos
del ocre de tus uñas
Enseñame a fumar las primeras pitadas
de un cigarrillo rubio
uno que me eleve de este mundo
a llevarlo entre los labios
sin esfuerzo 
a desafiar la gravedad
mientras dibujo palabras, sonrisas 
en el verdadero arte.secreto
solo para algunos privilegiados.

Sostienes la lumbre entre los labios trémulos
desafiando el espacio
impresionando
a ojos anhelantes
Nada es importante 
Solo yo conozco 
el secreto  inescrutable
el romance eterno
 entre el fuego y el humo.

Celosa sonrío
dueña absoluta del misterio.
Mañana esperas la droga ,
esa sí es algo digno de un peso pesado como tú
- comentas por la escalera y el ascensor- 
Un escalofrío de placer recorre tu cuerpo.
Quieres que  mañana llegue pronto
 para probar con deleite,
 ese polvo blanco .
Y darte importancia entre tus amigas
cuando empieces a ser cada vez más delgada.
- Niña tonta acaso nadie te advirtió 
nadie tomó un minuto de su tiempo para advertirte sobre los peligros de jugar con fuego -

Yo no soy tu madre no soy tu padre
Tampoco puedo contemplar tu destrucción sin que mi alma
estalle como una granada ensangrentada.
Mañana buscaremos a aquél desgraciado,
 que trae  la droga y a patadas lo eliminaremos.
Asi mueren los cobardes , 
aquellos que malogran la vida de niñas como tú.
Yo no soy tu madre no soy tu padre 
Una vez yo descendí a los últimos escalones del infierno 
 viví entre el fuego y la soledad absoluta.
Eso no lo deseo a nadie


Nadie debe vivir una experiencia de muerte como aquella.
Yo sobreviví, no sé si tú.
Liberas tu cabellera de amazona sobre los hombros,
ensortijados,  azabaches azulados  cabellos,
así luces mayor
relajas los músculos pegados a tus 
tus omóplatos
el largo, fino cuello de ballerina.
El rito se inicia sin dilación.
Los poros dilatan ansiosos. 
Cobran vida propia,
Tus labios de seda dibujan un mohín vicioso 
- los ojos se  achinan - .
aguardan impacientes la lumbre
bailando entre los labios de seda
las bocanadas poderosas  de humo 
la cabeza ladeada hacia atrás
Odias  la nube insoportable gris, densa del  humo
que  ciegan la mirada 
de tu bello  rostro de muñeca libertina.
Amas el placer de la lumbre
Abres las ventanas de par en par
 aplicas sprays de falsos olores
( no sirven para nada )
Vamos pequeña viciosa
asume tus riegos 
peina tu hermosa cabellera
Nadie te denunciará por fumar tabaco.



Ladeas la cabeza
evades  el humo
la columna gris amenaza peligrosamente tus ojos
por un instante
cuando logras ver ,
ensayas dibujar palabras
disimulas tu escasa pericia
pronto aquél fumador desconocido 
habrá colmado tu oído
de vanas promesas de amor
creerás huir con él en sueños
hacia cualquier lugar.

Correrás trás él hacia el tren de la desgracia.
Nadie lo impedirá

Ladeas  la cabeza,
evade el humo.

jueves, 18 de junio de 2015

Echas la nuca hacia atrás,
los cabellos negrísimos relucen sobre tus hombros de amazona
degustas con fruición ,
- achinas los ojos de placer - 
la lumbre entre los labios  de terciopelo
como si en ello se te fuera la vida,
arrojas el humo enaderciendo la habitación
- sonríes , 
es una ceremonia 
un rito
la celebrado del secreto
inescrutable
de los  iniciados.
Echas el cuerpo, el cuello, la cabeza, los párpados
entrecerrados
hacia atrás
en el afán de paladear, 
un  sabor diferente
en cada bocanada de lumbre
el  humo disparado por  tus labios tersos
saborea  el placer diarios del rito sagrado
solo para los iniciados
para aquellos elegidos en el arte de fumar
cuyo secreto está a salvo
en el pacto silencioso
entre seres como tú
y sus mujeres 
como yo.

miércoles, 17 de junio de 2015

Dibujo con mi dedo índice el contorno  de tu boca.
Tus labios turgentes, sedosos  mueven diestros  la lumbre
mientras dibujan una sonrisa  
 lanzan un beso directo a mis labios.
encendiendo  luces en mis ojos.
Solo   yo  comprendo  el diálogo 
del fumador 
su misterio a salvo
bajo siete llaves
hasta mi última hora.
Recorro  con la yema del dedo índice  tus labios turgentes 
 - aquellos mismos que sostienen la lumbre y la sonrisa -
ahora libres y solo míos por un instante 
para la caricia y el roce breve

Tan solo  hasta el nuevo desafío de la lumbre y el humo ,
misterios guardados con celo secreto 
inexpugnable hasta mi  última hora.

Tus labios descansan
los párpados imperceptibles apenas aletean
entonces beso el centro de esa boca desarmada 
de ese rostro dormido 
del cuerpo casi sin vida,
 que se entrega manso al reposo.
Salto sobre los días  de este junio helado
A ganar a las horas heladas y su malhadado jardín de helechos 
Construyo una escalera de madera colorida,
roja y naraja , de espantar al frío.
Brincando desde la escalera de colores alcanzaré la luz
al final de las arenas y el mar
Subo los peldaños , aspiro el aire marino 
salto y entre sonrisas encuentro el sol.
Mañana mi escalera mágica y  yo  de hallaremos el sol.
Sostienes  la lumbre entre los labios turgentes,
seguro de ti mismo
desafias malabares imposibles 
 el humo gris denso.
 Firuleteas
 con pases de fantasía 
 las palabras, 
pinta un sonrisa rotunda en mitad de mi boca,
encarnada , enamorada 
 Tu romance eterno con el tabaco y el humo
la lumbre dorada
entre los labios diestros ,
 misterio
inexpugnable.

Yo soy la dueña del   secreto
celosa lo conservo
Sostienes  el cigarro entre los labios turgentes,
seguro de ti mismo
desafias  tus malabares imposibles 
con la lumbre y el humo gris denso.
 Firuleteas
 con pases de fantasía 
 las palabras, 
pinta un sonrisa rotunda en mitad de mi boca,
encarnada , enamorada 
 Tu romance eterno con el cigarrillo, el humo
la lumbre dorada
entre los labios diestros ,
 misterio
inexpugnable.

Yo soy la dueña del   secreto
celosa lo conservo
hasta el  último día.
de mi vida.

Tus labios trémulos 
 la lumbre bamboleante  entre los labios 
el probable daño a la  salud
¿ acaso han  contemplado alguna vez
 el maravilloso espectáculo del  fuego 
desafiando el espacio, las sonrisas y los malabares
las bocanadas grises entre las comisuras rojas?

Solo yo conozco el misterio
el secreto de cada acto incomprensible
para el resto de los mortales.
Tus labios trémulos  desafían la gravedad
juguetean con la lumbre 
confiados,
echan bocanadas de  humo gris
pintan ploma la atmósfera
dibujan palabras, sonrisas, 
como quien no quiere
organizan mi felicidad 
con un beso volado de malabarista
echado al viento 



Guardo celosa el  secreto
el  misterio eterno de la lumbre y el humo.
Cada día pierdo mi apariencia humana
soy más planta enredadera , más flor perfumada
de mi rostro conservo aún la boca dentada
la nariz  ansiosa de olfatear
los ojos de buscar
por mis venas corre  sangre coloreada de verde
por la cantidad de fitoplacton ,
que consumen mis poros
mis orificios mayores y menores 
con verdadera vocación e intención.
Vivo pegada a la enredadera de floripondios 
plantas , flores de poderes narcóticos que llaman a la risa 
a la celebración y sé que uno termina por depender de ellas. 
Las fugas no existen   por la vecindad a  una mar brava.
Cada día pierdo mi condición de humana 
temo ser despertar convertida    en alguna enredadera de floripondios ebria de risa y aroma 
y me rieguen encima y poden mis cabellos como hojas.

Algo se me ocurrirá para romper el misterio de la fragancia
las enredaderas y sus flores 
algo se me ocurrirá muy pronto.

Antes que termine devorada por las plantas y el  macabro destino de los habitantes de este vergel.


un halo el  soplo de la bocanada gris
del cigarro 
sostenida por tus labios trémulos
en maromas increíbles
no conoce pausa.

yo contemplo absorta
el ir y venir de la lumbre
y el humo. 
Celosa guardo 
impenetrable tu  secreto.
Y cuando despertamos  al unísono del sueño pesado,
ay Dios, cuando bajamos todos ataviados   de flores ,  floripondios
y jazmines  cantando a gritos elegías , cantos jondos
tangos, danzando ebrios y  felices 
vale la pena presenciar la fiesta. 
La música de las risas de nuestra alegría 
es explosión sonora, canora de felicidad.
Alguien inicia un aire de ópera y los compañeros taconean
descalzos
los ritmos flamencos,  las narices pegadas a su flor, 
y los pies siguen el ritmo  desaforados,enloquecidos,
terminando en un ataque de risa general rodando por el suelo todos enredados como niños y nos sentimos   más hermanos
más unidos  tumbados sobre el suelo , sostenidos  por la enredadera pegada a la pared.
Nadie sabe quien plantó aquellas flores, floripondios, jazmines, flores perfumadas que mezcladas son un poderoso narcótico .
Tampoco importa mucho. 
Es seguro que fueron aquellos mismos que llegaron y partieron para no volver más. Esos parientes ricos que llegaron , firmaron, entregaron el maletín y se fueron sin una mirada.
Nadie ha pedido su regreso menos una visita de caridad
Nosotros aprendimos a vivir  sin molestar a nadie.
Felices amansamos los perfumes que ustedes usan para lobotizarnos
nosotros nos divertimos y somos  más libres y locos pero mucho peor de lo que ustedes son capaces de imaginar en sus peores pesadillas.
Lamento que esta vez sus planes macabros sean contrariados por el instinto humano de supervivencia, la alegría o como diablos se llame ese instinto por no dejar de ser y estar feliz en cualquier  parte.
el tufillo dulce penetra imperceptible por los poros de mi piel
oh estructura orgánica perfecta
respiras armónica agradecida 
mientras el cuerpo descansa manso
recibo las diminutas gotas de veneno de la risa
cuando camino o bailo desenfrenada
presa de la danza hechicera de los gladiolos   
Los médicos conocen bien las  propiedades de la embriaguez,
sus alcances en las conductas humanas.
. nos contemplan  sin mirar - salvo una que otra crisis -
( ellos obedecen a otros intereses más pedrestres )
- yo lo sé , lo intuyo - no digo nada
De pronto unos gritos rasgan la armonía de la mañana 
dos mujeres luchan por una mata de flores
una arranca de las manos un gran arbusto con flores adheridas
la otra permanece con las espinas y araña a la primera con la furia del mundo.
 Dos enfermeros parten el botín en dos
 y uno de los jardineros corre   en pos de nuevas matas como si en ello se le fuera la vida
En  el invernadero científicos crean nuevas especies de floripondios , a partir de los naturales para reemplazar las primeras matas. 
El jardinero regresa a entreverar las nuevas flores sintéticas en las enredaderas como al descuido.
Nadie debe saber que ellos son los autores de nuestra completa embriaguez
del completo estado de incosciencia de la pérdida gradual de la memoria a punta de risas y sonrisas.
así fue que viajé las noches y sus días por senderos mágicos de fragancias deliciosas
de donde luego me fue imposible volver
o porque olvidé el camino o porque la embriaguez borró los resquicios últimos 
de mi memorias
así vivo ahora entre sonrisas mansas entre bailes vestidas de flores 
ebria de olores olvidada de todo y de todos,
como quiera se diga,  como digo sin pena ni rabia ,digo nomás.

martes, 16 de junio de 2015

 Un halo, una intensa fragancia misteriosa
 envuelve las horas las noches 
teje nuestras auroras los ocasos
despertamos bebidos al placer de los sentidos 
 al gobierno de  la realidad onírica
a caminar por la luna o sobre los tejados
mitad verdad mitad mentira mitad verdad 
nos causa risa nos hace llorar  de risa
 ebrios de floripondios 
ansiando cada vez más perfume 
buscando entre las matas con todo el cuerpo
cada poro alerta la pureza nítida del olor
como sea como cada uno pueda 
pero alerta como los felinos cazadores.