Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

miércoles, 30 de abril de 2014

He  de prender velas
hincarme ,
aullar ,
abrir las ventanas
así,
el mal
volará al viento,
Nubes oscuras no devoraran  mis sueños.
La paz se instaura en mis días
Declaro la alegría , la felicidad
en mi propio  cielo.
Escribo Libertad.
La tormenta  tornó en caos 
uno a uno volaron por el aire
los sueños , mis letras .
Aún las busco por las esquinas,
los escondrijos, mis cajones.
Las emociones corrían desatadas
Era el imperio del pánico
El  viento  cruel  azotó mis huesos
desprendió la carne de mi piel.
Doy la lucha, no entrego las armas
Tarea del día
Levantar los escombros
de mis huesos
pintar de colores
los días venideros.
El desastre  no es perenne.
Son ráfagas, llamaradas ,
abismo, oscuridad.
Herida zurcidas 
A combatir ,  continuar, escribir,
dormir , recordar el mar. 
No queda otra opción.



La tormenta amainó ayer noche.
Daños materiales, ninguno por lamentar.
Heridas  cortopunzantes, algunas
 mi mente, una hoguera 
 la piel del alma, lacerada
mi rostro , cruzado  de pánico,
la memoria, aún frágil.
Esta tarde clara, serena
inicio la tarea de recordar
una a una las letras,
organizar las ideas en palabras,
nombrar significados, 
las palabras,   versos.
Escribo, si hieren los recuerdos viejos.
Esperanza y paz,  
 reclamo como un aullido.
Ojo, tarea diaria:
Escribir mil veces
luna, sol, cielo,  luceros, mar,
malecón, amor, amistad,
buenos amigos, mis dos palomas
Escribir es  no temer .
La luz de la poesía
auyenta  maldiciones,
libera, amansa, fortalece.
Escribo aún no recuerde. 
Escribo para el ataque y la defensa
Escribo por mi libertad , 
inscribo a la  felicidad en los registros
Olvido pesares imaginarios 
los arrimo ,escondo y arrojo al mar
escribo 
con mis dos manos de cristal.

Con hilos de oro
tejo a mano ,
sueños de verano,
ilusiones de colores,
luceros brillantes,
colgados en mi cielo.
Amanso  mi  marea 
a  ritmo de poemas.
El sol estalla en mi vientre
El cielo sonríe celeste,
azul, turqueza. 
Extraño , luminoso  otoño,
que me habita.


http://goo.gl/7FD2Pl

martes, 29 de abril de 2014

A Claudia y Sofía

Amo  a las palomas.
Aves  nobles, leales
cantarinas y dulces.
Mi Cucú es una paloma.
Vuela delicadame ,
 arrulla mis dolores.
Mi paloma es libre
sabia, trabadora
mima sus sueños
 No como otras aves
 tan solo hermosas
Extraño a mis avecillas lejanas
Migraron hace mucho 
  hacia otro continente.

A  lo lejos las veo crecer.

Son dos luceros de plata
alumbrando mi cielo.


He cerrado las ventanas de mi casa.
Cuando el cielo sea puntos negros,
huiré.
Esta mañana
quiero reir,
Mimar  sueños,
mi mar,
El cielo celeste
sonríe a  la aurora.
Tres días atada a
lazos calcinantes,
Las aves negras

Borraron mi cielo
Soñaba pesadillas 

Se descuidaron,
Pobres aves 
arranqué de cuajo
 las pupilas rojas
de mis pesadillas ,
tomé el puñal
las maté.
Una a una
mientras me velaban.

Huye veloz , poeta , corre

Volveran ,

En mis corvas
guardo el puñal.

lunes, 28 de abril de 2014

Las noches en blanco,
los días plomos,
Cúando mis sueños
el cielo,
mi mar,
la libertad.
Esta mañana volvieron las aves negras
Aquellas picudas de aleteo pavoroso.
 tiznaron mi cielo
Mordieron los poemas
devoraron una por una
las letras de mi alma
mancharon mis hombros,
picaron mis pupilas,
sus patas sucias
se enredaron con las mías,
no pude auyentarlas.
Atrapada
Rehén cegada de plumas
Hasta nuevo aviso.
Escucho el arribo de las aves oscuras
me liberarán o
 seré impenetrable
a los sueños?
Parada y enredada
como cada noche .
de  días negros.
El pánico me gobierna
paraliza,
muerde las entrañas,
cruza  mi rostro,
me toma para sí,
Grito,
Aúllo,
Nadie escucha
Mi voz se disuelve
en lluvia ácida
es lágrima
en lluvia .

domingo, 27 de abril de 2014

A José.

Quiero escribir un poema ,
los infelices acechan,
retumban los pasos de  la mentira
atacan :
a quien vive como quiere,
al poderoso  escritor del alma,
a aquél que traspasa el nervio más agudo.
Manchan, mienten , ralean el rancho.
Los pobres, viven y tiznados  de negro.
Soñando con  una vida ajena,
ensuciando obras
Nunca se atrevieron , jamás arriesgaron
se quedaron perdidos en el camino,
La envidia ralea el rancho,
es la sombra que oscurece el camino.
Vamos Poeta  combatiré desde esta trinchera,
la maldad con flores,
la rabia con soles,
solo para cegar a aquellos
que no soportan tu brillo,
Poeta de Poetas.
Alicia  estaba desvastada emocionalmente. Fueron muchas emociones en una sola semana, Gabo se fue, con él Cheo, parte de una vida feliz a su lado produciento eventos de salsa.
  Habían canonizado al papa que le enderezó la vida hace demasiados años. El Papa Peregrino.
Fue un domingo, llegaba a casa luego de tres días de bohemia, cuando al ingresar la llave a la reja de su  casa,, custodia de las  virtud familiar , lo vio.  Pasando por la esquina. Obedeciendo a un impulso cayó de rodillas, el papamovil pareciera que se detuvo por un acto mágico, y ella sintió que debía rogar perdón.  Lloró arrodillada, arrepentida y le pidió a Dios, mediante el Papa  , la ayudara a abandonar las  juergas. Tenía dos niños chicos, un trabajo y un padre sufrido y leal. Ya no tenía fuerzas . 
Ese fue el milagro que le cambió la vida.
Alicia se acostó como siempre. A las 2:30 am despertó de pronto. Se iniciaba el acto de canonización .
Ella pensaba celebrar la canonización por la mañana, pero una fuerza celestial la hincó de rodillas durante 3 horas.
Lloró, pidió perdón, pidió por su esposo, su hija, su hijo, Marianita , Sofía, porque no me olvide ,sus cuñadas queridas y por todas las bendiciones recibidas durante 20 años.
Era la hora de agradecer .
Fue tanta su emoción que , Dios le regaló una amiga nueva, poeta y también muy unida al doctor virtual. Estaba tan contenta. La soledad retrocedía de su vida.

sábado, 26 de abril de 2014

Alicia estaba conmovida , emocionada  por el regalo de su entrenador y Carmencita, su mujer.  
Dentro de una bolsa de regalo de cumpleaños había una colección de galletas y dulces con una carta de ambos. No era su cumpleaños, era el de su entrenador.  Ella leyó la carta en el baño de gym para que nadie viera sus lágrimas agradecida.
El entrenador  le escribía  que nunca olvidaría el apoyo que le brindó con un  dinerito ,  para los  productos previos a los campeonatos. Y se coronó   Campeón Nacional en su categoría.
  El y Carmencita  reanudaron sus amor,  gracias a una labor titánica de Alicia para  convencer a Carmencita del amor de Andy. Tuvo que lavarle el cerebro. hablar del amor y  sus luchas incansables  Sobre todo le habló del perdón. Y de las fallas de un muchacho de 25 años. Ella era una señora que lo había dejado todo para estar con él. Y merecía luchar con coraje por el sueño.
Al regresar , Alicia  luego de 3 meses de ausencia, ellos se han consolidado como pareja.Viven juntos . Alicia festejó con ellos su relación.
La pareja sabía que ella pasaba una mala racha, conocían algo de sus problemas, la veían secarse las lágrimas, a veces. 
La carta era el tesoro mayor de Alicia. La hicieron sentir que no estaba sola, que ellos valía mucho . que la querían sinceramente.

Alicia salió  del gimnasio pisando fuerte, toreando a los carros de la gran avenida. Ya no temía nada, ni a la soledad océanica de su hogar. Su esposo enfermo dormía el día entero .

El cariño cura, así como el amor indiferente y egoísta enferma y exingue el alma. Ese era el caso de Alicia.
Pero esta tarde, ella agradecía a la vida, la lealtad de estos amigos,
su recuperación. El valor de afrontar como una mujer cada golpe que recibía. Ya no temía más. 

viernes, 25 de abril de 2014

Después del amor,
una fragancia nueva
envolverá
nuestros cuerpos.
El amor nos acariciará con un perfume.
Las fragancias, de nuestros cuerpos
embriagaran por siempre.
el jardín florecido.
De, rosa, claveles
jazmines.
Para que no me olvides.
María resolvía sus asuntos sin el menor temor. Total, había arreglado sus deudas con  tres bancos.
Solo el Interbank , le había puesto trabas.
Debía cumplir por cinco  largos años el pago mínimo, que más asemejaba a una cuota normal.
En fin, con este banco debía cumplir y tenía ya los documentos necesarios  para firmar el contrato.
Cuámdo imaginó que ella resolvería asuntos financieros.?
Malditas tarjetas de crédito.
No debía olvidar que gracias a ellas había financiado a gente necesitada, su propia presentación de libros y la ayuda de Edwin ,
le era indispensable.
Si de repente amaneces
cubierto de rocio,
como perlas,
pequeñas
sobre el largo de tu cuerpo.
Soy yo,
Amor.
Te visité en sueños
extendí una manta
de luceros
que vela
tu noche
con mi recuerdo.

Al despertar

mi cuerpo,

herido de escarcha

yacía inerte.

Eran lágrimas derramadas


El sereno

las convirtió en estrellas.

Rasgaron  mi piel,

Al alba .

eran luceros radiantes al cielo

Alicia se detenía en el umbral del edificio antes de emprender las 10 cuadras a su destino diario.
Era su saludo a la luna, y a  una estrella brillante que alumbraban la aurora.
Ella sabía que en la luna , vivía Dios y la estrella, un lucero ,  la morada de su padre.
Desde el cielo cuidaban sus pasos.

jueves, 24 de abril de 2014






Desde mi balcon
la luna alumbra mi corona
las estrellas comparsas de la oscuridad
las olas cantan al reventar en la orilla
y la bahia no puede ser mas hermosa con su fiesta de luces.
Hoy me sentí la reina,
la poseedora absoluta de las calles solitarias,
la madrugada
del amanecer pleno.
Soy la reina por derecho adquirido,
por adueñarme de la vida
cuando  los otros duermen
porque mío es el día nuevo
 la noche que termina.
Alicia, por su parte, progresaba día a día. En serenidad, valor, y orden mental
En la mañana se dirigió aplomada y bien arreglada a los bancos.
El banco más duro, aceptó, el segundo también, pero debía desplazarse a la sede central.
Con el tercero, la derivaron a una central de pagos , que compraría su deuda.
Debía recorrrer un largo camino hasta la Av. Faucett, casi en el Callao.
Nada temía . El Callao era el puerto, aquél donde realizó su primer sueño. 
Ser productora general de un megaevento de música salsa.
Durante 10 años fue la dueña y señora de los músicos más connotados como Celia Cruz, Willie Colón, Tito Nieves, quien la bautizó como Señora Ley.  El Gran Combo, La Ponceña
La  salsa era para ella un canto de libertad. 
Y poder organizar , luchar, casi con sangre para lograr el éxito del espectáculo, la hacía inmensamente feliz. Tanto que al  primer acorde miraba al cielo, agradecía a Dios y hablaba con su padre en el mismo cielo.
Desde muy niña subía a ver a la morena lavandera , que trabajaba en casa Marcelina acompañaba sus labores con un radio transistor. Desde ese aparato mágico, escuchó por primera vez el tema que le cambiaría la vida: María La onde. 
No había día que no subiera a sentarse a escuchar aquella música fascinante.
En su casa solo se escuchaba música clásica.
La verdad era muy triste y solemne para una niña.

Sintió en carne propia la pérdida de Cheo Feliciano.
La primera vez que lo vió sentada a su lado en una conferencia de prensa , rompió todos los protocolos y le besó la mejilla.
Ella volvería al reencuentro de sus recuerdos y claro a refinanciar con gente dura  Acaso no era duro el oficio que desempeñó durante 10 años? Los chalacos? Ella amaba al Puerto y el Puerto la amó y la veneró. Alicia con su falda y sus tacos 9   conseguía la magia de la alegría para ese pueblo alegre y tristemente pobre.
Claro que volvería la aguerrida Alicia, más fiera que nunca, desde los confines del infierno.
La  señora Ley pisaba fuerte nuevamente.
María regresaba satisfecha del gimnasio. El primer  día reconoció que había perdido físico, resistencia, aire. 
Hoy sintió  la fuerza de sus músculos, la sangre corriendo por sus venas.
La  la pasión por el  esfuerzo , la disciplina y  su inquebrantable voluntad de bailarina de ballet reaparicieron . 
La alegría de encontrar  gente que le demostraba  cariño .Eran sus compañeros de lucha y celebraban con una sonrisa amable su reaparición,
Las mujeres somos competitivas y no faltó una que la quiso molestar .
Ella casi no le contestó , porque esa mujer no le malograría el día, la felicidad de reencontrarse en su lugar amado. Ella estaba segura de recuperar su figura de venado pronto. Con dieta, claro. Y estaba cumpliendo estrictamente.
Ella caminaba de vuelta a casa A medida que se acercaba a su barrio  un cortejo de palomas la recibía con un coro de cantos  tan hermosos como misteriosos.
 María amaba a las palomas.  Eran bellas, inofensivas  y libres.
A su propia hija la llamaba de cariño Cucú.
 Cuando ella nació, su habitación abría a un jardín perfumado y frondoso. Tanto escuchar a el canto  de las palomas, aprendió el lenguaje mágico , antes de pronunciar el primer papá. 
 Claudia, mi hija era en sí misma, una paloma.
Delicada, elegante  y noble. 
Además de poseer un corazón  inmenso , valor . 
Un  coraje digno de admiración.

miércoles, 23 de abril de 2014

María , emocionada agradeció casi con lágrimas, las lechugas orgánica , regalo  de su cuñada.
Por supuesto que los vegetales llegaron con libros de historia, una revista frívola pero ella estaba encantada con esas largas hojas verde intenso, que la revivieron de su dura  jornada atlética.

Alicia  despertó antes de la aurora.
Volvió a sus calles silenciosas ,
recorrió el trecho oscuro
mirando de reojo la luna,
una estrella titilante,
 sonreía a su paso.
Ella olvidó el miedo,
cumplió la promesa.
Regresó a casa
Victoriosa.

Pintaré de colores,
los largos meses oscuros
cuando los fantasmas
robaban mi aliento,
mezquinaban mis días.
 aullaban  en mi oído.
Corrían tras la espalda.
Torturada por las sombras
de todos tmis muertos ,
de todos mis vivos.






Sería conveniente,
no pisar en firme.
prender en on
la pasión.
Arder en ella
como un bonzo.
Abrazar a un amigo.
Pasear con mi más querida 
Reir a carcajadas por la calles.

Los días son fugaces.
El tiempo gana siempre la carrera.
Vive.

martes, 22 de abril de 2014

Escucho  la canción.
Como olvidarla .
Tu timidez,  la mía
el cielo tachonado de estrellas.
incendiamos los cerros
de pasión.
Noche gloriosa.






Tus dedos entre los míos.
Tu camino , mi destino.
Iluminas los días pálidos
A punto de risas .
Inauguras primaveras en pleno invierno
Eres tangible,
como el árbol añoso
de mi propio bosque.
10, 20, 30 días retirada del mundo.
1 semana delirando.
1000 Gritos  silenciosos.
3, 4, 5 inyecciones
30 poemas malos.
Los pacientes,
amigos.
La casa,
sin mayores reclamos.
Al final , el lugar
mi segundo hogar.
La vida de Alicia reiniciaría. De a pocos. En su barrio. , en el gimnasio, con Diana.
Debía cuidar su frágil estabilidad. Regresar en un mes al hospital.
Cuidarse como  una florecita. 
Ella había recuperado las ganas de vivir. 
No quería retroceder, volver a temer, a esconderse del mundo.
Lee mis ojos.
Solo anhelan tu mirada.
Cuando los días se nublan
cuando todo es incierto,
solo eres tú,
visible,
tangible
Amado.
María no cabía en si de la alegría. 
L le había concedido el regalo de santo y el del odiado día de la madre,  por adelantado.
 Ella no deseaba  nada material. No le interesaba . Una pulserita, una joya que ella detestaba. 
 Le importaba únicamente  recuperar  esa amistad con aquella compañera de vida, que era Ana. Se verían en las tardecitas en el café de la esquina y como María era  rebelde y traviesa, ya se escaparian juntas a aquellos lugares amados, donde fueron tan felices. Reirían por el placer de reír. Una sería el sontén de la otra. 
El Museo del hospital, el café, su departamento amado, guarida protectora de María. Wong. . 
Leoncio tenía sus ideas. 
En realidad, la culpable de el embrollo fue la misma María.
Regaló y luego pidió de vuelta unos muebles en un momento de absoluta locura . No se podía justificar tamaño despropósito.
Eso no se lo hace a nadie.  Menos a su mejor amiga. A aquella amiga a prueba de balas.
Alicia  regresó feliz de su cita con la siquiatra. La sonrisa de esa joven doctora , su ternura al hablarle,
la derrotaba. Mañana ya podría volver a su amado templo. El gimnasio, donde encontraba paz , amigos, risas . 
No, le importaba. Caminaría   nuevamente antes de la aurora . Volvería ser la dueña absoluta de las calles solitarias y sus misterios. 
No temía a la oscuridad y al silencio.
Las tinieblas  la cubrían protectoras del mundo real.

lunes, 21 de abril de 2014


 

 

 

 

Como arroyos de agua sucia, nos bifurcamos.

 

Cada cual hacia su casa, su origen.

Regresé pálida de tanta noche a dormir un sueño entero.

La paz no duró.

Estaba ya engarzada en una mirada cruel.

Y esa herida rasgó mi piel.

Las púas de sus caricias aún lagrimean sangre.

Recuperé la voz.

Aprendí las palabras nuevas y la sonrisa.

Como una niña chica.

Hoy mis días descansan serena.

Un sueño regalado para no morir.

No dejarme matar por sus manos.
He de prender 5 velas.
clamar en silencio,
aquello que no puedo gritar.
Los poros se abren,
mi voz raspa la garganta,
atrapada entre cuatro paredes,
escribo LIBERTAD.


 

 
Si esos dedos tuyos,
lánguidos,
sinuosos,
recorren,
mi espalda,
el pelo húmedo
y enredas mi risa con la tuya
mis palabras no serán más sueños.
volará un viento intenso sobre mi noche.
Arrancará de cuajo este invierno.
un rayo de sol filtrará mis venas.

espantarás el dolor.
La soledad huirá.

Si solo aspiraras el olor a sal en mi ventana,
y escucharas el murmullo de las olas contra las piedras.
O las piedras arrastradas por las olas.
Bajarías a la playa de prisa
a disfrutar el esplendor del mar.
Las olas destellan chispas doradas en la rompiente,
y estalla furiosa la espuma blanca.
El cielo no puede ser hoy más azul,
espejo del cielo,
de este día claro de abril.



 
 

 

 

 

 

 

 

 

Te siento bullendo en mí.
Recorres con un escalofrío
el largo de mi cuerpo.
El corazón late más a prisa.
La piel se eriza,

Hoy te necesito locura.
Sentirte en la piel como una caricia húmeda.
Envuélveme en las imágenes fantásticas
que inventas solo para mí.
Necesito dialogar en nuestro idioma
Solo tú y yo conocemos el misterio


Ven hoy que la marea  es silenciosa , no escucho las olas.
La espuma me es esquiva.
Abrázame locura,


Ellos no entienden nada.


 

 

 

 

 

 

 

Te siento bullendo en mí.
Recorres con un escalofrío
el largo de mi cuerpo.
El corazón late más a prisa.
La piel se eriza,

Hoy te necesito locura.
Sentirte en la piel como una caricia húmeda.
Envuélveme en las imágenes fantásticas
que inventas solo para mí.
Necesito dialogar en nuestro idioma
Solo tú y yo conocemos el misterio

Ven esta mañana,
la marea es invisible,
no escucho las olas 

La espuma me es esquiva.

Abrázame locura,


Ellos no entienden nada.
María  se enamoró del poeta , apenas lo vio. El ya era un poeta consagrado o en vías de serlo.
Ella iniciaba sus primeras clases en la universidad.
Lo contemplaba de lejos.
Su timidez , su admiración le impedían acercarse, hablarle, hasta saludarlo. Optó por ignorar su presencia turbadora.
María estaba enamorada platónicamente , una vez más. 
Se había jurado, así misma,  no volver a hacer amistad con nadie de las redes sociales, romper con ellas, pero allá estaba él. Mirándola desde sus fotos, . Casi sin comunicarse pero enviándose toque, como cariños o besos..
Era poeta . Bastaría eso , pero en este caso no era el tipo de poeta jovencito, vividor , tan afecta a ella . Ella lo intuía tierno, algo tristón. Ese era el elemento disparador. 
El le había regalado un libro. Ella lo devoró Sintió que la sensibilidad del poeta era tan delicada   que debía respetar su espacio , sus tiempos y hasta sus amores.  Tener cuidado . No herirlo nunca, en fin, hacerlo feliz. 

El prometía regresar.  Ella lo esperaba con el alma .

domingo, 20 de abril de 2014

Alicia abría los ojos, como una gaviota en pos del sol. Apenas aleteaba, pero  lo suficiente para despercudir sus alas de los pesos,  que la agobiaban.
La vida era ligera ya, se sentía animada e ilusionada de volver a tener contacto con sus hijos .
Esperaba con ansias su cita con la doctora. La próxima llamada de su hija.






Pese a este domingo frío,
Inhumano,
no me vencerán.
Me levanto, me encomiendo y salgo.
Afronto la mañana y sus deberes.
Me visto con mi mejor ropa.
Pinto una sonrisa feliz.
Ataco el domingo con la fiereza ,
que aún guardo para los retos mayores.
Declaro la felicidad en julio.
Mañana inventaré la alegría de un lunes.
Araño la esperanza y ésta llega a posarse delicada,
l como una mariposa.
Sopla al oído mi sueño alumbrará
 sea en primavera o en verano.

Me pregunto si son tus dedos tibios los que enredan mis cabellos,
o la garúa incesante que moja mi cara.
Ambos bajan, recorren mi cuerpo.
Como un serpentín.
Me recuerdan que sigo viva.
Aún la luz no alumbre la tarde.
El calor nos mantiene unidos en un abrazo estrecho.

Este  otoño mil veces maldito.
Quiero escribir
aún las heridas lloren sangre.
El dolor del recuerdo atormente.
Hoy daré la lucha.
Soy fuerte.
Voy en pos de la sonrisa de cada día.



El invierno me aterroriza.
Envuelve mis mañanas en su bruma maligna,

Es por esto que hoy sábado he regresado a Barranco.
A recolectar algunos recuerdos de días felices.
Solo esos.
Los terribles se empozaron para siempre en una bóveda cerrada.
Solo yo tengo la llave de esa caja fuerte.
Los recuerdos felices los voy pescando con los breves rayos de sol que aparecen.
Nunca me abandonan cuando los necesito.
Vienen solos con la luz única de este barrio querido.
Amigos fieles de Barranco.
Sus calles y olores.
Solo algunas.
La otra vive encerrada en una caja sepultada en el fondo del mar.
Me aseguro cada cierto tiempo que siguen fondeados.
Para continuar en la brega.
Mi vida y su futuro .
María había recibido el mejor regalo de Pascua. 
En camino al Supermercado, encontró a L conversando con una mujer, de huesos anchos, nariz espantosa. La antítesis del tipo de su esposo. Más parecida a una yegua jubilada.
Era ella. La Rival fantasma que atormentaba sus sueños. Aquella, con la que vivió años y supuestamente se odiaban por asuntos de dinero.
María salíó  con infección, fiebre,alta  pero regia a encarar con su sonrisa amable a aquella mujer.
Conversaron , intercambiaron nombres de médicos oncólogos , amistades comunes, y por supuesto que ella dejó en claro que no era la mujer. María era la esposa de ese señor mayor que apenas caminaba.
Luego del encuentro,  se divirtió usando su artillería contra L. Acaso no decía que ella era bonita.Que él se fijaba en la cara de las mujeres ?
Tenía un cuerpo bien hecho, pero la cara dejaba mucho que desear.
Pobre L. sufrió en silencio porque él había querido mucho a aquella mujer . María sufrió lo suyo al principio. 
En fin, era muy simpática de trato. Amable.
Nada más.

sábado, 19 de abril de 2014


Alicia somatizó el dolor por la pérdida de su escritor amado. Aquél que colocó en un sitio de honor a nuestros pueblos. Y mostró en sus obras a toda las generaciones , al orbe entero, la libertad, la sensualidad y la magnífica exuberancia de los latinos.
Se declaró en una especie de huelga de hambre , a punta de agua. Tendida en el lecho al lado de L.
No tenía ganas de faltarle el respeto al Maestro .
Barajó la idea de abandonar la literatura.
Odiaba cada vez más al Nobel peruano, pues era fatuo y ambicioso.
A pesar que fue él, quien le dio la orden, de una página por día, después de su pérdida, brotaba en ella un desprecio por aquél burgués de terno impecable. Letras frías y racionales como las de un arquitecto, exenta de la ternura de aquel hombre sencillo, magnífico, incomparable.
María sonreía divertida.
Hacía un mes , un dolor de cabeza la molestaba. Luego, perdió el apetito pero nunca el entusiasmo . Si sentía una debilidad extraña, un sueño flojo. No le dio importancia
El médico que la examinó quedó espantado.
Ella había incubado durante meses una infección a la garganta, que  había implicado todo el aparato respiratorio.
Así era ella, una niña grande. Todo le daba risa.
En dos semanas y con una dosis alta de antibióticos volvería a ser la de antes.
Ella se encogió de hombros y con una aspirina alivió la molestia más grave.
La cefalea o el dolor de cabeza.
Ayer mi vida era un cataclismo.
Lava ardiendo invadía la mente.
Tal era el dolor que fugué
sin rumbo.
Vagué largo rato,
confusa como un ave marina
en una playa desconocida.
Tenía horror de mí misma,
terror de mi propio miedo.
Hoy respiro pausada,
retomo labores.
El horror
Se esfumó
Como  un fantasma
en la aurora.

Me propongo
caminar sin mirar a los costados.
No permitiré
ni una lágrima
menos una gota de sangre.

Hoy más que nunca
una yegua
una campeona
sudorosa,
dolida por los mordiscos rivales,
Casi sin aire pero la mirada recta.
Llegaré victoriosa
a la meta.
Beberé unas gotas de agua,
retomaré los entrenamientos.
La carrera de mañana será más dura.
Alicia esperaba la nueva cita con su doctora. Estaba mucho mejor de ánimo.
Esta mañana entre sueños vio la figura de su padre. Ya despertaba y los miraba sereno.
Sonreía y miraba el lecho, donde yacía ella y L.
Calló, pero la felicidad de ver nuevamente a su padre, le alegró el día. Ella y él eran una dupla. Fueron cómplices . El la protegía de la ira de su madre. Como médico sabía que algo no estaba bien en la mente de su hija. Callaba ante las preguntas de su madre.
Murió tan joven.
Lo vio y  ese momento fue intensamente feliz, como antes de la enfermedad.
Al despertar

mi cuerpo,

herido de escarcha

yacía inerte.

Eran lágrimas derramadas


El sereno

las convirtió en estrellas.


por la mañana

eran luceros radiantes al cielo
La piel en escarcha,
llora sangre,
más el alba
cura las heridas
dulcemente
María no  superaba su tristeza. Al menos , la consolaba  el reconocimiento de los entendidos.
 El Quijote y Cien años de soledad , los libros más importantes de la historia de la literatura mundial.
Esperaba con ansias el mes de mayo para comprar las obras perdidas en tantas mudanzas.
Entre los libros de su biblioteca era casi imposible hallar aquellos tesoros , que ella misma recuerda conservarlos con veneración .
Ella y su primer esposo estuvieron en Colombia , cuando le dieron el Nobel a Gabo. Compró todos libros que entraran en la maleta.
Total, su viaje terminaba en Miami, ese cementerios de ideas, donde nada le interesaba.
Ahora maldecía las múltiples mudanzas, los muchos matrimonios fallidos. Las parejas , artistas de teatro, el brillante, casi genial sicópata de ojos turquesas, que casi la mata.  A todos los culpaba de quedarse con lo mejor de ella, sus libros.
.

viernes, 18 de abril de 2014

María no había dormido toda la noche.
Había muerto el escritor que le mostró que la fantasía y la magia convivían, con la excelencia y la ternura,
Sentía que había perdido  algo muy suyo.
García Márquez le , mostró el mundo fantástico, le regaló la alegría de leer, como ningún otra obra de escritor alguno.
en ninguna otra obra de escritor alguno.
Su hija sabía lo que significaba la muerte de Gabo y le escribió.
Le alegró saber que ya había logrado el título de notaria y dos años más sería abogada.
Luego apagó su fono pues la desolación la invadía
Hoy no era un buen momento para escribir de paseos ni frivolidades.
El  silencio respetuoso al más grande de los grandes.
Después del Quijote , se inauguró un nuevo estilo. el real maravilloso , de aquél sencillo escritor que recibió el Premio Nobel en el traje tradicional de su patria , consecuente con su compromiso político hasta el final.
El  silencio respetuoso al más grande de los grandes.

Mi homenaje será el silencio en estas páginas.
Adiós Gabo,
Lloverán flores amarillas sobre tu cuerpo.

jueves, 17 de abril de 2014


Llegaste puntual a la cita
Saldremos los ojos afiebrados
a recorrer los malecones.
En cada barranco
jugaremos a ser equilibristas.
Nos divertiremos como niños ante el peligro.
El riesgo de lo prohibido nos causa risa.
Necesito sentirme viva.
Ven a mi, Locura,
Siento ya tu aroma en mi piel,
Cúbreme de esta maldita la soledad.

Lavo mis prendas al sol.
Una gota de agua cae sobre mi pecho.
Discurre por mi cuerpo
recorre mis piernas.
las  humedece.
Cae al suelo.
Pronto será un charco.
Mis prendas están limpias ya,
como blanca mi sonrisa.
Satisfecha vuelvo a casa,
Espero noticias tuyas
Se anuncian
como el fulgor del sol
al romper la bruma.

 

Es el momento exacto de la noche /día
la oscuridad y la luz
Las olas lamen,
con espuma blanca
la orilla.
Cómo quisiera mostrarte el alba,
el día nuevo,
Sucede el milagro entonces:
La luna y el sol comparten el cielo.
Suena el piar de los pájaros,
Las flores se abren para recibir la luz,
Su perfume intenso embriaga.
A cambio  regálame el paisaje de tus pinos

La montaña, el río el tren de vagones rojos.


Nos tocaremos en el instante exacto de la  belleza.
No conoceremos  más la soledad.