Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Y allí bien sentada
estás tú,
observando feliz
el  estropicio.
Divertida en tu círculo 
infernal de maldad, 
Sonríe la arrogancia de quien
cree merecer el cielo.
Me pregunto si a tus cortos 
años bebiste del hambre,
la necesidad.
y eso ennegreció
tu alma pálida
.
Este  es tu primer
postrero golpe

No tienes la astucia
el alma henchida, 
de los grandes,
sí la estupidez de sentirte bella,
poderosa.
Y no sabes que eres tan solo joven
y fugaz
La vanidad te pierde
en la  boba embriaguez.de la molicie
Una pena saber que sumarás a las mariposas
que pululan las calles nocturnas 
.pues el esfuerzo prístino
no es tu sino.
Yo quise mostrarte un mundo ajeno
Me equivoqué rotundamente.
Alimenté sin querer una sierpe,
un monstruo de escasos 18,
con el corazón sucio y mezquino.


Te ríes contemplando
mi pecho henchido,
el sudor corriendo  por mi frente,
a enderezar el entuerto cerebral
la  trampa  bien dictada por aquél
enemigo.
¿ Acaso no intuyes 
no percibes la fragancia sublime
del esfuerzo
la voluntad tenaz del alma
imperiosa , 
la pasión que me envuelve
y muero y ardo y vuelo al cielo?
Es un aroma sublime a victoria.
Tú jamás conocerás el placer
de la vida de la pasión
Mi sino es combatir mareas 
de fuego,
llamaradas altas
que incendian mi cabeza.
arde, pues por la pasión
de mis sueños existo
nací. 
Y muero en las brasas.
La mezquindad es tu sino.
Mis tempestades
tiemplan el espíritu
Niña boba
vanidosa de oropeles
y cartón piedra.
Date cuenta.
Mi sonrisa estalla
en la clara mañana
mi cabellera baila 
al son de los poemas
Deseo otra tempestad de fuego,
otra trampa
por superar.



Alguien inquirió
si yo recordaba
si hacía memoria
sobre un tema X
Lo siento.
Nada recuerdo
Ni X, Z, A  H..
Quizás los días caminen por linderos
secretos , mágicos
y soplen a mi oído
cantos anti diluvianos.
Es posible.
Más detener mi paso
a rescatar aquello que no es más..
Ya no es importante.
Me vale escribir mil  poemas
con sabor a brisa de aurora
que detenerme en la tumba 
de los recuerdos
Si alguien retuerce sus manos
en franca molestia.
Lo sentiré mucho
Las tormentas de fuego
destruyen, arrasan a su paso
los huesos del cerebro, el cerebelo
la mente. su creación de ideas.
Al alba, humeantes restos,
rojos inundan mi pradera 

Los recuerdos quemados
se reducen, desaparecen,
mueren.


Lo oculto no se desentierra.
Arduo trabajo es ya caminar acompasada
hablar sin clamar
o aullar sin ladrar.

Ellos no saben
Ellos ignoran
No conocen
el canto de cóndor
cuando es solo un punto negro
alrededor del  sol .
No entienden de tempestades de fuego,
sus dolores terribles.
No imaginan
Hablan por hablar
para entretener el tedio.
Acaso descendieron a las oscuras profundidades
del averno ,
o  remontaron el vuelo tan alto
y  besaron las nubes?
Claro que no.

No digas nada
Es tu secreto.
Solo tú conoces la fragancia
el aroma a rosas
anunciando la aurora
y el ocaso añil,
cubierto de lava pétrea.


Tu combate.
La victoria sobre tus alas quebradas
el ardor del fuego
incendiando tu alma.

No digas nada
Ellos no entienden.
¿ Y cómo sobrevuelo el incendio
las chimeneas humeantes de alquitrán
el hollín en  mi cabellera?
Con alas poderosas de águila cazadora.
Orillarme como una gata  asustada
como tú pretendes, amiga mía, 
es evitar  remontar el vuelo hacia el sol.
Tras el incendio feroz,
respiro, leves suspiros
pero mi aliento cerca la  tierra.
Jamás sientas lástimas por mi.
Prefiero morir en la dignidad 
de  la tormenta de fuego,
que aguardar mansa el tiempo.
Sé que en rumbé hacia el  cielo
agitando leve las frágiles alas
de canario  , torné en
vigorosa ave que besa el sol.
muchas veces.

Seré reina, gobernadora 
de mis ideas,
de cada sueño del alma.
como lo soy siempre

Poca cosa es sanar heridas
cuando se conoce el punto del sol
y las profundidades insoldables 
del infierno.
Sus llagas eternas.

martes, 30 de diciembre de 2014

Son las tardes solitarias
( incesantes laboriosas)
cuando  ni el recuerdo 
de mil tormentas de fuego
 oscurecen mi cielo.
Escribo febril.
creo imágenes de aves claras
silbando tonadas dulces
 y mis pupilas estallan dichosas.
Baila mi cabellera, baila.
El olvido es una ola mansa 
que orilla en mis lares.
Por un instante.
Sonrío, 
no pienso,
nada recuerdo.
Húmedos mis pies
de tibia agua salada.
Descuida,
 no es el salitre de la pena.
Al disfrute de la imaginación
los sentidos renacen.
Requiero urgente una ración doble. 
Si, traviesos, sé que se guardan en 
los pliegues de mis codos.
Te he visto en las bastas de mis vestidos.

Es tan solo  pescar con caña y arpón
los peces multicolores para mi creación.


He de olvidar mi secreto.
No mencionar la tormenta de fuego
ardiendo en mi cabeza,
sobre mis hombros,
bajo el fino cuello
de la osamenta,

Nadie entiende

no comprenden.

He de olvidar mi secreto.

Volar rasante sobre los trigales arrasados.

Eras la sombra oculta en la pared.
Aquella florecita
que nadie osa mirar.
¿ Cuándo urdiste tu plan ? 
Fue en casa o a campo travieso
cuando te vestiste de poder sobrenatural
e  invocaste a las fuerzas del mal?
Dime, me interesa.
Cómo no insistir en los pactos 
con el reino sobrenatural
si es fascinante,
terrible y crueles.

O fue el amor,
la pasión desesperada
quien envolvió  tu  cuerpo,
bebió tu sangre, cegó tu alma
te tomó para sí?


Nunca lo sabré.
he olvidado todo.


Ahora comprendo todo.
Tú aguardabas en silencio
 atisbando mi ocaso,
sonriendo quizás
en lo oculto,.
oscureciendo mi cielo
atando mis alas de cielo
 a la pata
de la cama.
Triste labor la tuya,
desde el odio nada hermoso
ningún canto suena alto.
Eras la tonada helada .
Cumpliste tu cometido.
Pero tú ya no vives más.
se apagó tu aliento
con el fuego de mis entrañas,
Niña tonta.
Yo olía , saboreaba 
intuía el color mentiroso 
de tus cuentos.
Escuchaba el  silbido de una tonada helada.
Encogía los hombros
dejaba  correr la pólvora
sin presagiar el estallido de la granada
entre mis pequeñas  manos.
Aquella malvada bomba 
preparada en lo oculto
en  días fríos 
en largos  meses de aparente letargo
incendió mi cielo 
con fuego abrasador.
Llamaradas  largas rojas, amarillas
naranjas, 
bellamente crueles
lamieron mis poros,
el alma misma de mis ideas
y esta mañana clara aún tejo, laboriosa
zurzo, 
reúno con punto zigzag y aguja
hilo  los cables, las neuronas 
rescatadas como botín del naufragio.


Ardua tarea la de construir un cerebro .
Ganarle a  la lava antes de ser convertida en piedra.

Si tú no conoces 
mi espíritu incesante y alado,
su vuelo incandescente hacia el sol
No te atreverías 
Lo juro.
No intentarías jamás,
rozar con un dedo terso
 la fina capa de seda
que envuelve mi alma.


El peligro despierta a la fiera 
escondida en mi pecho.
Huyes despavorida.

Desaparece, 
 borra tu sucio aliento de mi reino.





lunes, 29 de diciembre de 2014

Un silabeo de  tus labios tersos
es suficiente. 
La palabra sobra por estos días.
Nada comprendo.
nada.

Sonríes,  una mueca feliz
estalla en mis pupilas.
Brota la sonrisa
Gestos mudos ,
centinelan mi  paz .
Legañas donde hubo mirada. 
El olvido crece impávido
al ritmo fatigoso de la bruma,
que envuelve mi ser.

No es sano
ni recomendable
Tensar el esfuerzo,

Aves de colores cantarán al alba
 sinfonía de recuerdos
Aguarda, niña, 
Paciencia ,se te invoca
Yermo el cerebro
( conjunto vacío )
corazón sin latidos
ni pulsaciones.
Maraña  de miedo y
confusión absoluta.

Primer recuento de daños
tras la tormenta de fuego.

http://youtu.be/ngS96VDlba4
Antes de la tormenta de fuego 
o en la orilla del las llamas,
. ya ardía frenética. 
por un tema rítmico,
 un son, fusión  hip hop,
escribí un poema sobre la canción,
sus magníficas vistas callejeras
una letra trepidante,
subyugaron mi alma
Hoy repaso  el video.
No recuerdo nada.
La emoción es nula,
mi cuerpo olvidó ser y estar
como si no sintiera palpitar
la sangre bajo los poros.
El  golpe en  las venas,
y no hallo el ritmo,
 el son huyó .
Escucho a Kerouac.
Eso sí es  música 
su voz camina  On the road.
Paso a paso
Regreso al tema
A pescar la emoción,
rescatar los sentidos
la pulsación de la sangre
su danza loca,
la alegría es imperiosa
cuando las llamas 
arrasaron los recuerdos.
Son cuatro nombres,
no más.
Adornaran mi cabeza 
como coronas de perfumadas  flores.
Aguardo impaciente.
Sin ser yo.



Anda, niña ,  decide el combate,
creer es importante
aún la claridad no brille,
y sea la nebulosa 
la estrella de la aurora.
No aguardes el alba.
La oscuridad es propicia
para desatar tempestades
 tus propios aguaceros plomos.
Aquella marea ardiente
sea   luz que guíe  tus pasos inciertos,
 a rescatar secretos, afectos
sepultados por capas antediluvianas
de lava , magma, cerúmen. cera de abeja.
No lo sé.
Recuerdo poco.
Casi nada.
La tormenta arrasó con mi cerebro.
Terror puro ,  pánico ardiente
instauraste el gobierno demoledor 
de las visiones.
los sonidos que no son.

Vamos, niña, a la lucha.
Aún el día no claree,
y la confusión, sí esa maldita
muerda, con dientecillos agudos
 ideas, ganas, voluntad.
Algo lograrás.
Ya recordaste tres nombres más.
Los demás llegarán por añadidura.
La Biblia, sus salmos prometen
Me abrazo a ellos,
me doblo en tres,
retiro la piel ,
que envuelve mis huesos.
Guardo mi osamenta en el closet.
Leo salmos de salvación eterna.

Reconozco mis yemas, 
recorro los poros de mi piel.
Salvos del desastre,
El fuego respetó lo inservible.


Una  hoguera feroz arde
en altas llamaradas 
en el medio mismo
de lo mío.
El arrasa  mis predios,
aquellos lares que desconozco,
y conozco 
son suyos ahora.
Conquista poderoso,  a ritmo redoblado
los escondrijos ocultos,
invisibles, secretos lares
 donde viven los afectos,
en colores añiles.
Y grito, aúllo , me orillo
como una gata asustada .
No cedes el paso, tormenta 
Magma  viva sepultas, condenas,
destrozas las celdas de mis palabras
y  enuncio tu nombre, el mío,
el suyo, 
nadie  más acude a la punta de mi lengua.
Reclamo  a viva voz,  protesto.
A gritos ruego, con ojos salados suplico
Es en vano.
Todo esfuerzo es inútil.
Intento, vocalizo, tanteo,
silabeo, enuncio, vocales infantes
titubeo,  abcd, mi mamá me mima.

Volverán, 
cederá la tormenta.
Las aves anidarán en mi cabeza.
Cantarán dulces tonadas,
la sonrisa  palpitará mi cuerpo
seré sana, salva otra vez.

Algún día de éstos.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Remendaré  zurciré,
los cables chamuscados ,
con hilo de pescar,
cruzados en el alma misma
de mi  mente.
Tormenta de fuego arrasadora
Incendio pavoroso en la cabeza
A tu paso, se rinden
ideas, sonidos, ilusiones
los días noches perpetuos.
Domingo de costura zig zag
tejido punto cruz.
(otro no aprendí jamás )
Reparo, limpio, oxigeno,
mis escasos cabellos intactos.
de aquella otrora hermosa cabellera.
Estoy a salvo, eso importa.
Escribo a trompicones, escribo
Escribo primaria, infante, niña.
Acomodaré mis neuronas, los resquicios.
Volveré por mi senda.

No existe marcha atrás en mi camino.






Ve, estrega los ojos,
escupe le gañas
 la vida camina a prisa,
levanta polvo a cada paso
 dobla esquinas, sube  los malecones,
en tardes imaginadas, 
 avanza por linderos insospechados.
, sigue la senda ,
a ojos cerrados,
o vendados,
 no importa. Avanza.
Gana la partida a las horas ,
escucha el palpitar de tus poros
la risa de los ausentes,
sigue, no detengas tu paso leve,
ágil, cruza avenidas del alma
Descubre allí la palabra, 
redonda, rotunda,
añil, exacta, 
al estallido de aguaceros plomos
Asoma poema,
si se busca por  calles , paredes coloridas,
desmanchadas, de otros tiempos,
breves, fugaces, de  flechas , látigos,
relampagueando cielos,
silabeando tonadas 
entre tus labios ardientes,
y dulces.


http://youtu.be/otZAeYSe97s
¿ Y qué se supone bosquejar, crear , nadar.
cuando eres solo un amasijo , 
unos pocos huesos sumergidos 
en un mar oscuro , denso,
viscoso de ojos ciegos?
Olvidas, confundes, yerras, tanteas,
el océano cubre tu osamenta ,
respiras a penas, ensayas, titubeas,
Eres anfibia, cetáceo, estrella de mar.
Y debes recrear, poner en marcha
el  ferrocarril, 
empujar con el aliento al sol,
 a   ritmo redoblante, a toda máquina
el amor, su forja de diamante.
La sangre parpadea.
Tus pupilas , derecha, e izquierda 
devoran   sus ojos caramelo,
y cada poro sabe a él.
Y el amor nos  poseerá, 
sagrado,  eterno, como la espada de titanio.
victorioso como antes del tormento. Escucha el palpito dichoso de tu cuerpo.
Olvida pensar, aspira con fruición su aroma
Y todo está listo a estrenar
 como el  poema,
como el sentimiento purisimo.
El único, el verdadero
 ahuyentador de soledades
y magma.
Tu amor, mi amor.

Vamos Muchachita, un domingo es un domingo.
Antes eran largos, tediosos pesados  ladrillos por sostener,
o destruir, o a  echarlos fuera en imprecaciones
a los ancestros
pero hoy, sí, este domingo eres feliz, y el día sonríe,
nada empaña la alegría de la claridad
en las pupilas habaneras-.
Un domingo es un domingo, 
fugaz, brillante, cálido de amores.
de hoy en adelante.
( mientras la piel destile la fragancia
de un malecón soñado ).


Redoble de olas sacude domingo en rítmico  aplauso,
mis  poros agitan arena de sueños.
Naturaleza viva  malecón de La Habana
Fiesta salvaje de   verdes, añiles, 
naranjas, ocres imposibles ,
 tropicales frutos.
Ah,  maravilloso malecón.
Te soñaré por la noche
así orillarás en  mi piel cada día,
estallarán tus mañanas  en mis ojos. 

Una sonrisa  añora el sol.




sábado, 27 de diciembre de 2014

Despierta , niña, despierta ebria de brisa,
enrollada aún en tus cabellos.
Fue hermoso contemplar  el cielo en el mar o
el mar subiendo hacia el cielo malecón de la Habana.
A la brega, niña, que  ocurrió ayer.
Sábado largo,  concreto, real, demoledor el hoy.
Anda, bebe el café que no tomas nunca.
Es imperioso, necesario.
Saca la coraza del armario.
Empuña las armas. 
Escribe , niña, como solías escribir día a día,
Las letras aguardan ser pintadas al fresco.
Aún la poesía llore  al recuerdo de lo vivido,
vuelve a la senda. Es tu oficio, muchachita.
Otro no conoces.
Tanteando,  Tímida, principiante, torpe
Escribe, he dicho ,  manos y mente, ojos
Ordena al cerebro , e-s-c-r-ib-e-
limpia los vapores marinos 
Mañana las letras se descolgarán de tu ventana,
serán poemas si las acaricias hoy con ardor.
 Escribirás  una arcaica, sencilla poesía de infante,
a desatar palabras  , a insuflar vida, a trenzar letras,
comas, puntos.
Inicia  el ejercicio.
ES-CRI BE.
- no repito más -
La mañana estalla en mis ojos.
No te confíes, niña, no te confíes.
canta el búho en el vergel.
Caras vemos, corazones retumba
Ay, no , eso jamás vemos.

La mañana estalla en mis ojos.
Nariz de niña  ,  nariz,embebida 
en la fragancia divina
embriagada de la explosión sobrenatural


La mañana camina pesada
Nada escribo. no pienso hace mucho.
He respirado, sonría al sol como una niña boba


Creer, esperar, soñar, orar.
La poesía discurre como la arena entre los dedos.


Ay,  yo intuía , yo sabía. olía, el alquitrán
La felicidad monda y lironda  fugaz, choca contra un auto,
 demoledor, chirriante contra una vidriera
Imposible retener el agua entre los dedos
Mis brazos apretaban contra el pecho racimos de flores silvestres, cartuchos perfumados,
higos tentadores, ay mi Dios, cuan bella es La Habana.
 malecón juguetón de espejismos 
 mar y el cielo son uno, o cielo y mar
traviesos engañamuchachos 
La realidad demoledora me embiste.
Lima , el tránsito, un millón de carros , bocinas
No existe olvido malecón del Vedado.
No existe olvido malecón cielo

El recuerdo se enreda entre mis cabellos húmedos de brisa
Palpitas en mis poros, mi Habana Vieja.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Mis versos , auroras, ocasos naranjas, ocres
son olas , amansan  la orilla del ocaso 
y tejo poemas enlazo historias
de quebradas y  malecones.

Diciembre demarra sorpresas
de espuma , quebradas y brisa.
Cierra los párpados de pupilas bermejas
amansa el alma, el ritmo febril de tus huesos
Reposa niña mía, descansa.
Mañana es un día incesante,
Incesantes los versos, tu poesía. 

No cantes aun victoria, niña mía
Aguarda paciente, aguarda, espíritu
El alma henchida de poemas suspira
No cantes aun victoria.
Aun no es tiempo

Regala reposo,  la noche febril laborante
Es pronto ya, para echar campanas al vuelo.
Vuelan los dedos acariciando versos
pupilas rojas mimosas estallan  en arreboles de soles
contra un cielo de espigas de trigo,
Cuánto genio, cuanta  belleza la obra del viejo Chagall.


Vuelan los dedos acariciando poemas 
pupilas gastadas estallan sonrisas
contra un cielo de espigas de trigo.

Cuánto genio, cuánta  belleza , la obra del viejo Chagall.

Y diciembre borbota sorpresas
como mares espumosos,
no caza presa
son noches febriles, incesante labor
la de pulir ,  diestra escultora
las comas, los tildes de tu propia obra,

Y fue diciembre, aquel otrora enemigo
derramó mares espumosos de versos serenos.

El tiempo es prisa,
las pupilas capturan letra, roban palabras.

Quien diría fue diciembre , 
mares espumosos versos  eternos. 
Con el  puño aprieto el cincel
a esculpir versos , a limpiar restos.
Una pupila sigue la letra, corrige  la tilde,
 amenaza comas , puntos 
de aquellos versos.
Ellos brotaron  en días de cielos
tardes de estío , otoños mansos 
redondea pincel el color, el ritmo
Son los ansiados , los más amados
entre mis versos.
Dame escultura perfecta.
Y mis versos rían en armonía completa.

Sin fallas ,derramo azul en mi pantalla

Pule exacto el cincel , Maestro.



La noche es blanca tenaz.
Mi espíritu se eleva en gratitud

Desarman  estrépitos mis huesos,
labrando incesante versos nuevos

La noche es blanca y tenaz.
¿Cómo rendir mi piel a la almohada blanda
si espera por mi una intensa jornada ?

Canto entre versos nuevos , hoy son poemas
mañana , ansiados , fervorosos 50 versos en mis meses venideros .

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿Y qué fue de aquella mujer que levitaba por las tardes pardas?
Dicen las malas lenguas que tornó en felino,
otros,  que vive cerca amancebada con una pantera
Parió crías leonas, panteras hermosos 
Corre las noches cazando presas para su amor

El hermoso ejemplar que la tornó leona. 
Mis pupilas dilatadas,
el corazón palpitante ,
No, no canto aún victoria 
Entre mis dedos viven mis versos de cielos
los soles del vientre.
Las aves de la tierra.

No canto victoria .
Aún aguardo alegría plena.

martes, 2 de diciembre de 2014

Y qué fue de aquella señora que vivía en mi esquina.
Es leona, fiera , pantera , lince
Ha parido pequeños gatos, serán leones , panteras, linces
Caza tras los árboles 
huye de los serenos.
La pantera macho devora voraz la presa
Ama con furor  a su leona
a sus crías leones,  panteras , lince
Corren el parque entero.

Nadie se atreve a ir tras ellos
Ronronea plácida majestuosa leona
Huiste lejos tras una pantera de hermosura descomunal.
Degarras carne, oscuridades profundas.
Ya no vuelves a la ciudad, calles, carros, avenida, vestido, libros.
Eres, serás leona  , libre , cazadora 
rugiendo placeres felinos
entre las altas yerbas de un parque.

Se escuchan rugidos aterradores cerca a mi barrio.
Los vecinos asustados comen ansias , beben nervios
Ellos ignoran , no imaginan
Una pantera , la leona aparean,
 degluten pieles,
caricias de garras
 devoran , desgarran
amores fieros

Se escuchan rugidos aterradores .io.bar

Mis pupilas lloran miel
acaricio sueños tu lomo 
 oscuro terciopelo, 
dibujas músculos,
 torno  leona ,
entreabres tus párpados,
atónitas pupilas bermejas
Pantera corre,
 Veloces  , elásticos  sigues mi paso,
a comernos  las horas
ocultos entre el follaje.
Desprendo mi piel del cuerpo.
Zurzo , remiendo las heridas de amor.
Cubro mis manos con guantes blancos
Nadie debe ver cicatrices.
Mi pantera sucumbió a la pasión,
duerme, ronca, ronronea felino gozoso.

Contemplo su sueño, pantera
Sonríe maliciosa la hechicera mayor.
Una pantera recorre elástica mi habitación.
Extasiada ante tan bello ejemplar,

callo.
Mira fijas mis pupilas , sienta a mi vera.
Atrevo la caricia 
Eres tú, de papel tornaste animal
 cruzaste galopando los mares
las montañas a tenderte  a mi vera.

Les juro que no conocía el poder 
mi dominio de los hechizos de amor  
Muchacho marino viniste  pantera.

Reposa, muchacho marino,
los fragores de la pasión,
agotan,  pantera.
Mi cabellera baila al son de mis sentidos
Y justo hoy despertaron locos, atropellados  
mis cabellos
debo atar mis cabellos,
El calor , tu tibia mano en mi cuello.
Mis pupilas titilan de gusto.
Mejor arranco de cuajo los ojos
Amanso los sentidos,
reduzco el volumen de mi piel de seda.

Mis pupilas son traidoras.
Por hoy, las guardo en el cajón.
Amanso las emociones
apago la intensidad de mi piel de seda.

Ay,  esta piel de seda mía, suave, sensual.
Un  verdadero problema .

Tarde calurosa,
Desvisto la piel de mi cuerpo,
La  doblo en tres partes
Cuelga de una percha. 

Tarde calurosa
Desvisto la piel de mi cuerpo
Una a una saco las piernas,
los brazos.

Tarde calurosa
Desvisto la piel de mi cuerpo.
Desprendo mi cabeza del cuello
La prendo en una estaca

No molestar, por favor.
Somos avecillas de la misma bandada
descendemos de varios árboles,
de bosques lejanos a beber agua
antes del alba. 

Cantando a la la aurora
a su estallido en mil colores. 
Somos entonces águilas guerreras,
al clarear emprendemos vuelo
a recorrer cielos, besar el mar
Somos  la mismas bandada de aves.
A las nuevas las atacamos
Es el instinto de supervivencia.


Siempre las mismos avecillas de la bandada
A las aves desconocidas las atacamos
Es instinto de supervivencia.
Mis ojos salados,
la tarde lenta y pesada
dime tú, amiga,  cómo escribir sin sueños,
sin danzar, ni volar ingrávida por mis cielos
planear bajito, besar mis malecones.
Abandonada por las letras
espumo rabia, cólera, aburrimiento.

Mis ojos salados,
la tarde lenta y pesada.




Tu cuerpo estalla esplendoroso  mis pupilas.
¿ Acaso no sabes de mis poderes brujos
de mis cuitas con maestros poderosos ?
No sabes, pues no me conoces.
Mis ojos oscuros
te  recorren con  deleite,
saborean tu piel salada,
y torno en serpiente emplumada ,
 enrosco ese cuerpo tuyo,
 desde tus  plantas toscas,
aprieto el pecho de toro,
con poder ofídio,
rozo tu boca,
mi lengua enfila, crece alarga
roza tus labios salados,
humedecida de brebaje,
quedas ciego de amor

Ay de tí,  muchacho , ay de ti
me buscarás en tus noches ansiosas
arañaras la tierra con desesperación demente, 
espumando deseo hasta hallarme.
Te  palparé lentamente ,
salivando de gusto,
comprobaré si tu hermosura descomunal
es real y no tan una visión celestial.

Te marcharás por tus pasos ,
yo soy ajena .

Bajo el estante ,quedarás inerte.

Mis pupilas recorren ávidas la imagen ,
palpitante  el pecho  , camino ,  sueño,
 saboreo su piel salada,
dos pares  de brazos , ni dos cuerpos míos
rodearían su torso de gigante.
Su estatura descomunal
la belleza salvaje perturba 
al  mismo mar.
Renace el  deseo de  su zarpazo de amor
las dulces  heridas sobre mi piel .

El aguarda intacto en su sitio
En la estantería bajo  una cómoda.

Sus ojos  acompañan mis pasos.

lunes, 1 de diciembre de 2014

 Yeguas niñas resbalaban sedosas por un tobogán añil
los potros empujan cabezas  por subir, también
Silenciosos,  en secreto
enfilan para subir a los juegos mecánicos cerca a mi casa


Observo divertida el juego nocturno de  los potros traviesos.
Ellos trabajan el día entero.
La noche es diversión pura,
bajo la luz plata de una luna cómplice.
Y si de pronto,  mis párpados cerrados, escapan
palabras , se parten en letras  corretean por mi habitación,
una conversa con la letra política, 
la romántica habla de amor,
una pareja de  letras  vestidas y perfumadas  enamoradas de un poeta misterioso , lejano

una delgada I pelea con la O,  qué se yo-
Libres, traviesas  , no conocen de  prejuicios,  y rebeldes.

Mis letras conforman palabras  si quieren entre ellas

Libres, traviesas,  alegres, bailan  a su aire  en la oscura noche.

Amo las letras, ellas brotan palabras ,   poemas florecen en mi jardín.
Mi cabellera  danza al son  de mis manos 
ellas escapan palabras,   lloviznan incesantes  perfumadas flores de jazmín.

caminan solas, sin miedo, cruzan calles, semáforos, carros miles, atropellos, palidecen, sonríen al cielo,
 superan  alturas  ,se atropellan entre sí,
  apagan silencios , se humedecen de rocío , se enferman , son traviesas, como niñas
resbalan  , brincan, 
limpian el polvo de sus avenidas,
van y vienen, corren, 
descansan , dirigen su paso firme 
hacia un destino secreto.



Mi cabellera suelta danza al son  de mis manos,
 Ellas escapan palabras . lloviznan incesantes flores perfumadas de jazmín.

Me derramo, estiro lento palabras, letras, vocales, pronombres, sustantivos,
escapan, mayúsculas fuertes, leves, frágiles,  fugaces, eso no lo sé.
siento, el goteo pausado de la letra
su cosquilleo leve en las palmas,
disfruto, beso sensaciones. sin prisas,
mimo el tiempo del  poema,
 conmovida , emocionada , lloro letras i, 
inés, irma ,sin presiones. 

Apuros de calle no existen

Plena, mis yemas acarician mi propia suavidad 
ni la tuya, ni la de ella, la mía .
me recorro, disfruto la paz de no escuchar nada
de no pensar en nada. No existe más mundo de papeles. Descanso un rato largo
Siento, acaricio,  soplo , amo mi cuerpo
aspiro profunda su  fragancia de parquecito de flores.

Me derramo, broto, siento, mimo, acaricio silbo, letras, leve, tenue, brizna de yerba,
 el día niño de diciembre.
Sin prisa
Sin presiones

Mimo,  acaricio leve el tiempo tenue  del mundo.


Las angustias huyeron cobardes el viernes.
Mis yemas  rozan, leen, caminan
auscultan lagunas ,  humedales , 
oscuras profundidades mías,
palpitan  vivas sobre mis muslos,
 bajo las redondeces,
allí es , habita esquivo, el instante, cede tímido a la caricia, paciencia, no cedas, insiste. Saltas, te atrapo,
eres mío, rocías, , mimas
 mío es el tiempo del mundo ,
intensos sentidos inundan mi cuerpo, la blanca habitación.
no pienses, niña, 
Escucha el canto dulce de la  piel, 
su apetito resuena con eco de gloria.
Atreve,  reconoce, repite, vuelve,  disfruta, es tuyo,
 no huyas.  Ligera retornas voraz, feroz,
 derrotando pudores  a perderte sin armas
en tu carne viva,  abierta , partida
el corazón latiendo rugidos,
vuelas , recorre luceros , infinitos ,
 embravecido el placer,  insoportable,  estremeces, sacudes cielos, sísmica, 
 violenta, dulce,   
vuelas  al  supremo goce,  estrella mayor
 firmamentos violentos, añiles,
 perfumas, derramas lluvia, relampagueas,
en tu propia tormenta, 
ríes a gritos , lloras bajito, a carcajada pura , sonríes.

Titilan tus labios de besos de cielo.

 Sé plena,  gozosa,  ,  felina 


Descansa  el tiempo del mundo.

Diciembre estalla en mis pupilas,
 me atrevo al espejo,
 ojos impávidos ,
 reconocen cada centímetro,
intacto de mi cuerpo,
recorro con las yemas la suave cáscara 
de fruta jugosa, madura, para hoy casera,
me mimo lentamente,  redondeo la circunferencias,
los accidentes,
el placer de amarme
con los sentidos ávidos.
Extremidades largas, músculos fuertes
anda corre  ágil, gata, escala y trepa a los techos
maúllo victoriosa.
Un corazón palpita , vibra intenso en cada órgano .
Poro a  poro. despierto intensa, aguda. 
Olas marinas de recuerdos felices revientan en  mi orilla
sacudo vigorosa,  canto dulce, labios de espuma.

Sentir el instante, breve segundo, minuto , meceta gozo.
Volar alto, tan alto ,desprendo extasiada palabras de cielo.
Sonríe mi cuerpo  , las alas de ave.

  Un punto en el infinito ,salvaje aletea.