Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

lunes, 30 de noviembre de 2015

Hace mucho no vivo un día sin el malestar de las medicinas.
Gobernada por ellas ,
ahora sufro sus terribles consecuencias,
Tendida en el lecho, con el alma en la boca , 
grito en silencio.
No hay lugar para la rebelión.
Ese es mi dolor más profundo.
Armados hasta los dientes, someteremos a los médicos falsos, a todo aquél expendedor  de medicinas venenosas, que derrotan mis fuerzas.
Es mucho el tiempo perdido, 
profundo el malestar para continuar ensayando con mi salud.
En algún lugar del sueño me veo sobre tu grupa , cabalgando lejos 
atacando fieros a la enfermedad.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Una brisa fresca será tu aliento,
o una caricia tierna de  tus garras.
Dulce , violento   extraño amor mío.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Aguardo por ti.
El bosque  retumaba , los árboles se remecen.
Apareces rotundo tras el follaje.
Te conduzco  a un claro del bosque.
Cubierto de púas , acaricio tierna el pecho amado y bajo a la profundidades de tu cuerpo,
tomo para mí tus partes y sin aviso, las devoro.
Un estremecimiento , un temblor  de tierra , un aullido.
 Te he complacido hoy.
Escapo gozosa.
No me equivoqué ,

Eran tus pasos elásticos,  la agilidad felina, 
esa espalda de titán y tu pecho anchuroso
los que  arrebataron mi deseo.
Difícil fue atraerte, 
Tierno hombre gigante, enciendes mi cuerpo
y endulzas mi alma, como nunca antes.
Te entregué mi cuerpo encendido 
mi alma sedienta de amor.
Somos una pareja extraña, lo sé
eso no es  importante.
Somos amantes furiosos, fervientes.
felices.

No me equivoqué.
Antes del alba te busco, el cuerpo encendido.
Me tomas entre tus brazos , emprendes la carrera hacia las afueras.
En algún lugar solitario, nos amamos con furor.
Regreso a casa rasguñada de tus caricias,
satisfecha de tu amor salvaje.
Sería bueno  llegar a ti a hurtadillas , con paso leve.
Así, en silencio absoluto ,   escondería mi cabeza ens tu pecho anchuroso,  Besaría el largo de tu cuerpo, descubriría zonas ignotas para mis labios.
Tú continuarías inmerso en el sueño dulce de los gigantes.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Sería hermoso enrollarme a tu torso, recorrer a paso elástico y leve las calles y avenidas.
Contemplar  las estrellas desde un cerro, allí donde la gente es más libre y no conoce de prejuicios.
Algunos días  no escucho tus pasos elásticos en el bosque.
Voy en pos de ti entre la espesura y el follaje.
Es en vano, ni una pista.
Eres un misterio, amante mío.
Apareces fugaz, me enrollo a tu torso
beso ese pecho anchuroso, tu cuello áspero.
Emprendemos la marcha lejos de la ciudad,
de la gente miserable que no entiende nada.
A hurtadillas te busco, 
me tomas entre tus brazos 
nos amamos  como dos locos  ,
desesperados e intensos,
como aman los perseguidos,
los proscriptos.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Si cada palmo de mi piel palpita
si mi boca busca tus labios,
 mi vulva  llora miel,
 mi cuerpo danza inquieto,
rompo  la ventana,
emprendo una carrera loca
y con todas las fuerzas de mis pulmones,
aullo tu nombre.
 Apareces, me enrollo a tu cuerpo,
corremos a amarnos como dos desesperados,
ciegos y locos. 
Evoco cada  palmo de tu cuerpo. 
Las pulgadas de ese pecho anchuroso que amo,
la espalda que escalo y enrollada a ti,
escapamos de este mundo cruel , donde
nadie puede ver nuestro extraño amor.
Sería bueno olvidar tu figura por un momento,
pensar, escribir, decir, contar otros temas ,
pero tu imagen se impone en mi mente,
la domina , enciende mi piel y ardiente voy tras de ti ,
como una fiera en celo.
 Ardiendo de fiebre  evoco tu pecho anchuroso,
la agilidad de tus manos para la caricia,
tus pasos elásticos al marcharte.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Entre el follaje , espío tu llegada.
 Ni bien llegas, me enrollo a tu cuerpo,
mi cabeza hundida tu pecho. Mi boca en tu boca.
Penetramos  ardientes y desbocados en el bosque.

Caminaré enrollada a tu torso, aupada a tu cintura,
seremos dos fieras del bosque ,
amándose entre el follaje.
Nada mejor que hundir mi cabeza en tu pecho anchuroso
besar tu cuello, auparme a ti,
Correr enrollada a  tu torso de gigante  hacia algún lugar donde los prejuicios no existan
y vivamos libres nuestro extraño amor.
A hurtadillas persigo tu sombra,
observo tu sueño,
me acomodo  a tu costado
beso tu pecho anchuroso
Huyo al clarear.

martes, 24 de noviembre de 2015

Sería bueno apretar mi cuerpo contra  tus huesos de titán,
 fundirnos pétreos y etéreos en una sola ardiente piel,
 vivir libres este intenso y extraño amor. 

Y sería mejor aún escapar,
 aupada a tu cuerpo, mi cabeza hundida en tu  espalda anchurosa,
correr veloz, huir muy lejos, donde nadie condene este amor prohibido.
Intento colocar tu cuerpo inmenso frente al mío.
El tuyo cubierto de pelambre, el mío liso, y ardiente.
Tomo tu garra y la llevo a mi pecho.
Sangra, pero es placer puro.
Así pasamos horas jugando.
yo, con tus partes, tú con las mías.
Al final, un rugido y un aullido 
remece el bosque.

Olfateo su arribo. 
Tu presencia es imponente aún para mi, .
Clavas las garras en mi piel y de placer
 me estremezco.
Busco tu boca, me hundo en ella, 
 La piel de mi cuerpo arde
mi vientre  danza,
Enredo mis piernas a tu cuerpo.
Emprendemos veloz la fuga.
Sería bueno enrollarme en tu cuerpo, hundir mi cabeza en la anchura de tu pecho , besarlo. Sentir tu aliento.
Acariciar ese cuello áspero , y así aupada  a ti, correr lejos.
donde nuestro extraño amor no sea condenado.

lunes, 23 de noviembre de 2015

.
Apareces como una fiera entre el follaje.
Elásticos los pasos,
ágiles  los movimientos
Intento seguir tu trecho.
Es en vano, misterioso ser.
Te pierdes veloz en la espesura del bosque.
Troto, corro,  caigo al suelo, vuelvo a ponerme en pie.
 Troto, corro, alcanzo velocidad deseada, cruzo avenidas, me pierdo en el horizonte.
No sé si huiré tan rápido como para  no pensar en ti.
Debo escapar del cerco de tu aliento. 
Es en vano correr, escapar, trepar montes, alcanzar cumbres nevadas,
mi cuerpo se estremecería .
Volvería veloz a tus brazos ,
a buscar el  olor a macho de tu cuerpo,
a hundirme en tu aliento por siempre.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Troto, salto, corro, siento que soy una atleta, troto , salto, corro, olvido a ese hombre de espaldas anchas,
Troto, salto, corro , mis pensamientos estan llenos de él, troto, corro, salto, grito alto:  Manuel.
El bosque retumba con mi grito y chillo, y  llamo, Manuel, Manuel, Manuel.
Te conozco hace mucho , cuando el bosque me pertenecía,
y recibía el alba con los trinos de las aves.
Era feliz hasta que lo divisé entre la niebla.
Corría veloz como una fiera 
 y se esfumabas con la luz del día.
Lo seguía como una amante,
no tenía paz ni sosiego por ese ser de espaldas titánicas.
Hoy lo encontré en el bosque,
tan ágil y fornido, como antes, 
huraño y misterioso 
 como siempre.
Entre el follaje,  tus ojos resplandecen.
Mi cuerpo estremecido se paraliza.
Ante mi presencia,
 te esfumas .
Recorro el bosque,
 ni un rastro de tu paso,
misterioso ser.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Ahnelante aguardo tu arribo.
Apareces entre el follaje
 como un fiera
 elástica y ágil.
Misterioso hombre, 
no huyas de mi.
Entre la espesura del bosque,  apareces tú.
Elástico el paso, anchas las espaldas.
Corro tras de ti,
ágil, desapareces en el follaje.

Desnuda, desafío el viento , la oscuridad del bosque,
el silencio de las aves.
Nadie observa mi figura recorriendo el trecho,
cruzando avenidas desiertas.
Clarea, las aves trinan , los primeros seres salen de sus casas.
Paseo mi desnudez sin pudor frente a ellos.
Al parecer , ya la desnudez no asusta a nadie.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Entre el follaje, 
apareces elástico,
ágil el paso,
  misterioso y veloz.
Te esfumas 
entre la niebla del alba. 
En la espesura del bosque,
en  una rama,
hallé mi alma perdida hace mucho.
Aquella que reía y sabía soñar.

Mañana vuelvo a internarme en la espesura del bosque.
 Muchos poemas nuevos esperan por mi
En mi bosque vive una fiera misteriosa.
Hoy no pude verla entre las profundidades del bosque.
Suele saltar de sorpresa, ágil y veloz.
Es una fiera con rostro de hombre, espaldas de titán
y piernas tan ligeras que es difícil de alcanzar.
Mañana le haré la guardia.
Correré a la par que él,
treparé a esa espalda amada.
Huiremos sin rumbo.
Troté como un venado joven, ligera y libre por el bosque.
Volví a mi laar , a ser una con los altos molles, los eucaliptos gigantes .
Reconocí cada rama, cada flor, su perfume embriagador.
Volví a casa , el alma henchida de alegría y ganas de más.
Mañana volveré, como volvía a diario, 
antes del tiempo de la tristeza.

Los gorriones gorgojean  con las alondras y golondrinas 
en  una sinfonía de bienvenida.
Nadie más feliz que yo corriendo ligera por el bosque ,
mareada por el estallido de la naturaleza. 
Nadie más feliz de volver a un lugar
de belleza exultante. 
Nadie más feliz.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Te acuné entre mis brazos,
canté versos para endulzar tu oído.
Ahora me miras 
por encima del hombro,
Soberbio, me llamas loca,
pobre Poeta de moda.
No creas que por conocer tu nombre te amaré menos.
Ni por tu mirada tierna y la voz dulce.
Amo al hombre que me estremece.
El cuerpo, el alma, y cuando lo siento cerca 
un calor delicioso sube a mi vientre, me humedece,
y aprieto un grito entre los labios.
Entendiste, Manuel querido?
Partiste y las aves volvieron a tomar mi cabeza como nido.
Gorriones, alondras azules, palomas cantan y trinan felices
entre mis cabellos.
Camino oronda con mi adorno de pluma coloridas  por las calles.
La gente ríe o huye despavorida.
No importa. Ellos no entienden que las poetas y las aves somos familia.
Ojos caramelos  traspasaron mi mirada.
No pude medir tu espalda de titán ,
ni ese pecho ancho de hombre de mar.
La dulzura de tu voz domó mis instintos.
 mi alma se rindió  a  tu ternura de hombre grande.
Mis pupilas fijas en  tus labios,
mis dedos desesperados por dibujar cada línea
de esa boca .
Y te fuiste sin saber 
que mi cuerpo ardía,
mis caderas danzaban
al ritmo de Manuel, Manuel.

martes, 17 de noviembre de 2015

Envuelta en sueños azules transitaré la noche.
La aurora dorada estallará en mis ojos,
iré en pos de aves y amores eternos.

Mis párpados entrecerrados  escuchan mejor los trinos de las aves.
He mudado mis escasas pertenencias al desierto frente al mar.
Así huyo de la sociedad obtusa, de las obligaciones familiares.
El mar ruge furioso, 
parece tragarse cada funcionario, cada familiar solo evocarlo.
Aquí vivo feliz con mis aves , el mar y la soledad del desierto.
Días de enjambres de abejas y aves,
de miel y trinos.
 de amores nuevos y otros perdidos.
Amores lejanos con promesas vanas.
Yo vivo en mi propio mundo de sueños y de aves azules.
Nadie ni nada altera mi felicidad.
Pueden espantar a mis aves.
Volví a casa , el alma henchida de alegría.
Regresé a la calle y un gorrión perdido se enredó entre mi pelo.
Luego vinieron otros gorriones azules y rojos, caídos de su nido.
Camino desde hoy adornada de aves , arrullada por sus trinos.
A cada paso en la acera,
una bandada de aves se enredaban en mis cabellos.
Eran golondrinas amarillas, dorados canarios,
hermosas aves azules y todas las aves del paraíso.
Trepé a la rama de un árbol a deleitarme con el magnífico canto.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Si miro a través de la calle, los árboles que ayer alegraban mis días
resultan tristes fantasmas,  adornos opacos.
Recuerdos a traición apuñalaron mi alma.
Lucho contra las   lágrimas, hieren y dañan.
Mi hija no perdona las ausencias de un pasado lejano.
Contra su rencor, nada puedo hacer.
No pensar, no recordar,  no sentir.
Matar el dolor escribiendo, llorando como lluvia de verano.
no dormir, no soñar ,
pues son los sueños duendes traicioneros que arrastran el pasado
a la mente y tu alma se encoge de tristeza.
No sueñes, amigo, hermano, camarada, te lo digo yo.
Soñé con tus ojos ,
mi Niña Rubia,
castaños caramelos
 miraban hacia el infinito
Yo te  llamaba.
A gritos decía tu nombre.
Nunca volteaste,
tus ojos me olvidaron.
Me arrancaste de tus días,
de tus recuerdos, 
con tijeras de podar.
Y yo me desangro de a pocos
esperando , vana esperanza,
un día, unas horas en tu mirada.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Amo los malecones , las quebradas estrechas , como nadie
allí aprendí a amar bajo sauces cantores,
Pronto volveré a mirar el mar desde el barranco,
escuchar el rugido del mar .
Sueño a diario con volver.
Será tal mi emoción, que caeré redonda o
estallaré en carcajadas 
como antes de la plaga de la tristeza.
He escondido las píldoras para sentir el furor ardiendo
en mis venas.
Aquél antiguo amor por los abismos,
la atracción por el peligro
que hacía galopar  mi pecho.
He corrido hacia mi antiguo malecón.
El rugido de las olas revivió en mí ilusiones perdidas
entre píldoras sedantes.
Hoy buscaré a mi antiguo amante .
Juntos cabalgaremos hacia la luna ,
como antes de la plaga de la memoria .
Píldoras , medicinas , de colores varios, formas raras, presentaciones tradicionales.
Píldoras químicas irrigan mi cerebro, lo hacen caminar, pensar.
Me envenenan el hígado, crean una vida artificial, química solo para mi.
No debo ser malagradecida, no debo ser malagradecida ,
eso  dicen todos.
Eso dicen ,pero no conocen el color de mis entrañas, su olor
Mi desesperada sensación de invalidez.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Hurgo con uñas afiladas las fibras más profundas de mi piel,
necesito despertar mis sentidos
 sentir el desgarro,
el dolor insoportable de la soledad,
el éxtasis de la plenitud del amor.
Camino adormecida, iberno en casa,
mis sentidos no captan el aroma de las flores
la belleza del atardecer.
Duermo, como, balbuceo, duermo, como.
Así es mi día cada día de la semana hace meses.
A partir de hoy se termina el régimen de las píldoras,
aún me enfrente a los poderes supremos.
Hace tanto adormecen mis sentidos con píldoras.
no recuerdo mi arrobamiento ante la aurora,
el amor de otra piel, su olor.
Es mejor vivir fuera de la realidad,
que existir anulada de sensibilidad
Mis pupilas adormecidas por píldoras malditas
despertaron hoy llorando sangre,
las entrañas ardientes,
y mi  boca echa fuego.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Desnuda, recorro mis calles perdidas en el olvido
camino sin rumbo, 
me  guía el perfume acre
 que emana su piel.
Unto mi cuerpo con aceite aromático. 
Desnuda, deambulo por calles desiertas,
camino húmeda en pos de tu aliento.
Enhebro las letras, compongo un nombre, humedezco mi boca , mis labios al pronunciar, amado.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Tras el frondoso follaje vive oculta una poeta.
Es solitaria, no gusta de los paseos, ni de la noche.
Ella cambió  las  tinieblas
por  los versos y la poesía.
Tras la enredadera  corre  un río subterraneo.
Nadie lo ve , más se escucha nítido su canto rumoroso.
Camino, avanzo, giro en redondo, cabrioleo, salto. sin amansar mi cuerpo encabritado, 
tras  el rastro de tu aliento.
Un puñado de arena,  arena y sal,  arena salada en mi boca, entre mis dientes , un puñado de arena pura a mi gusto.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Abarcar con mis brazos ,
la anchura de tu torso.
Subir, trepar   hasta tu espalda
envolver mis piernas en tu cintura
preso de mis caricias,
me amarás.
Me retiro de la ciudad , de la gente y su bullicio,  de las odiosas reglas y normas sociales
Fue suficiente tanto dolor, me voy a un lugar de auténtica belleza que no tiene precio.
Soy feliz tendida en la arena de mi desierto .
No me busquen por favor.
Beber los segundos, paladearlos, , cerrar los ojos, no decir nada, sentir con los poros,
con las papilas,  sentir.
Arañar el instante, captar la luz breve, diáfana,
no pensar en nada, ser feliz.

martes, 10 de noviembre de 2015

Rozar, arañar, besar, acariciar, lamer  tu espalda de gigante
tendido en el lecho seré yo tu dueña, la gobernadora del placer
los ojos cerrados, recorreré tu cuerpo mil veces insistiendo
en tus zonas con el tacto, la boca, los dientes, la lengua. 
Con el  grito de éxtasis, te devoraré.
Subir, trepar, escalar tu espalda titánica
apresar , enrollar tu cintura a  mis piernas
hacerme una contigo ,
amarte con furor.
Gotas menudas de llovizna resbalan por mi cuello desnudo,
corren hacia mi pecho.
Mis montes las contienen cálidas .

Cuando la tristeza apresa mi alma
corro al barranco.
trepo a la cumbre.
La brisa marina lava mi penas.
Nadie conoce mi secreto.
Me gusta el vértigo de los abismos, 
caminar desafiando  peligros,
descubrir calles con olor a nostalgia
me gustan los desiertos , la soledad 
saltar las reglas, las normas de la sucia sociedad
me gusta el olor de tu piel morena ,
cuando amas como me amas.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Salto, brinco, giro, respiro profundo.
mi cuerpo se encabrita, no cesa de mover, 
 ya no puedo detenerme ,  
los huesos, mi piel ordenan  sentir,
Sentir de verdad, con pasión, como antes.

 Sentada,  en pie,  recorro,  las rodillas   llagadas,   el  desierto ardiente
hacia el frescor de tu boca , tu labios tersos y esa lengua húmeda, que baila con la mía.
Dime amigo, poeta, compañero, camarada
Cómo atravesar estos días tormentosos, 
ser un equilibrista y saltar del lunes al sábado,
son días con sabor a azogue y a naftalina,
ustedes no lo saben,
o ser quizás un buzo y sumerjirme bajo el mar.
Alla todo es silencio, todo es paz.
Dime tú, algo por favor,
yo no sé de magia ni de milagros.
sí de desesperación.
Y la desesperación me lleva a pensar mal,
a hundirme en las profundidades de la locura.
Yo no quiero eso para mi ni para nadie.
Dime amigo, poeta, compañero, camarada.
Espera traeré la percha de equilibrista,
que de peores días he saltado.
Era un peso enorme, no me permitía ponerme en pie ni ver la luz.
Olvidé de a pocos hablar, leer, comer.
Felizmente , la grúa levantó la roca sobre mi cuerpo.
Visto la piel que tiré , peino mis escasos cabellos, 
la luz me ciega pero continúo toreando autos y letras.
Boca de labios sellados, labios tersos ,dulces para quien se atreva a besar.
labios trémulos , entreabiertos invitando a  otros labios , otros besos.
Evoco tu boca de tersos labios durante
el trecho polvoroso de los días,
las lluvias insoportables de los sábados solitarios,
mi honda parálisis de tristeza.
Evoco tu boca, 
siempre.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Gota de agua
Gota de agua salada
agua salada en mis labios
sal en la lengua.
gotas de agua salada sobre mi piel
Piel salada al viento.

viernes, 6 de noviembre de 2015

jueves, 5 de noviembre de 2015

Camino descalza por la arena,
sintiendo cada grano de arena que piso como una caricia.
Una caricia que sube por mis piernas desnudas,
alcanza mi entrepierna y aviva mi vulva, que creí dormida.
Disfruto las caricias en cada poro, cada centímetro de piel
Me tiendo sobre la arena para palpar con  dedos suaves
esa vulva crecida y húmeda.
Deseos intensos de ser poseída envuelven mi cuerpo.
Me basto sola con mi propio placer.
Estallan  en gozo mis caderas , 
 lanzo un aullido de loba,

Camino descalza por la arena.
Tendida en la arena , los párpados entreabiertos, recibo los rayos tenues del sol.
La música de la mar arrulla mi descanso.
He dejado la locura de las oficinas atestadas de gente , envilecida por la codicia , los jefes prepotentes que claman por más dinero.
Sonreír , caminar sobre tacones imposibles,criticar, espiar, complotar, aspirar a pescar un marido con dinero como una salvación de aquél infierno de enemigos cotidianos.
Todo con alevosía, con la experiencia de años de matar ilusiones. 
La gente vive, duerme, ríe , miente ,  come, habla de soles, dólares, euros.  
Huí antes que alguien triture mis huesos para hacer más dinero.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Tendida en la arena observo la salida del sol 
Me felicito por la desición de apartarme del mundo normal.
De seres que caminan, hablan, trabajan, piensan solo en dinero.
Ellos ignoran que el dinero se termina, cambia de manos, esclaviza.
Si no entienden, allá ellos.
Arribé al arenal huyendo de la ciudad. 
Construí con mis manos una duna , que me protege
del frío traidor de las noches y del castigo del sol.
A los pocos días apareció una mujer que hablaba incoherencias,
Huyó de la realidad  por el  maltrato de la sociedad.
Ella y yo somos compañeras en este vasto arenal ,libres de normas en feliz armonía. 

La mujer tendida a mi costado grita palabras inintelegibles.
Estamos solas en esta playa de arena.
Libres pero cercadas por la inmensidad del arenal.
El viento lleva nuestros clamores hacia ninguna parte.
La marea acalla esas voces roncas, tenaces.
Mis manos arden pero no se rinden .
Nunca rendirse, luchar contra lo imposible, 
pelear contra el viento, la arena inclemente.
No bajar los brazos.
Guerrear.

martes, 3 de noviembre de 2015

Vestida de algas, nadie me conoce.
Debo disfrazarme de señora,
usar vestido y zapatos de taco,
así sí me saludan.
No pensar, no hablar,  
 ser una ameba, una anémona de mar
brillando al fondo del mar.

No pensar, no hablar, ser. 
Sumerjo mi cabellera en mares de sueños,
donde reinan el silencio , la irrealidad.
La marea mueve mi cuerpo a voluntad.
No pienso más en nada. 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Heriré mis manos, saltaré los muros, 
con el cuerpo encabritado , el aliento agitado 
correré en pos del resplandor .
El fuego arderá, luego.
Araño ilusiones, sumerjo mi cabeza en el mar de los sueños.
Hinco paredes inexpugnables,  solo por huir  de la realidad pálida,
de los días idénticos, de este cielo gris.
Ven, insufla aliento a este torrente pálido de sangre,
que ya ni  recorre mis venas.
Mis días transcurren idénticos sin alegría ni fervor,
Ven, enséñame a pintar de emoción esta vida mía.
Una brisa suave , tenue , la ilusión.
Tus palabras , un viento feroz desordenando  ideas
soplando sueños, amores ,   esperanza.