Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

martes, 30 de septiembre de 2014

Llamaradas de fuego  torturan mi cabeza.
Mi  cuerpo , pobre cuerpo mío, no  come .
Solo bebo líquidos  helados.
Camino en círculos, camino tambaleante
Arañando las paredes con la uñas.
No sé cuándo terminará la tortura.

domingo, 28 de septiembre de 2014

El vive frente al mar,
por su ventana se  filtra esa fragancia marina
que me embriaga, me ilusiona,
me enloquece y me derrota
Yo no sé si  el sol brilla hoy.
Un rayo en mis ojos,
me cegaría , dolería
la cabeza, mi mente
estallaría en trizas.
Sueño con esa visita.
No digo más.
Deambulo por mi casa , la cabeza en llamas.
He perdido mi teléfono, no me alcanzan las fuerzas
para salir a comprar algo.
L. duerme el sueño bendito.

La fiebre maldita ataca mi cabeza.
No basta el dolor insoportable.
Me   llevan cargada contra mi voluntad a internarme.
Mil internamientos, tres expulsiones de las clínicas.
Pensé que la tiroides me mataría,
Mi punto débil  es la mente,  
la  fiebre  me hace volar a los infiernos,
a ver gente que no existe, a hablar incoherencia.
Siempre hallo  otro demente,  compañero de penas
juntos no calcinamos
 en el infierno de la demencia
su oscuridad insondable.
Se fue mi nieta, partió hacia un mundo lejano
Donde mi cariño no la roce,

Y me olvide por siempre.

Mi niña de ojos dos turquezas no sabrá
cuánto la amo.
Cada día hablo de ella,
como hacen las dementes con aquello 
que ya no es suyo.

Partió mi nieta, partió hacia un mundo lejano.

Mi corazón se fue tras ella.

Escribo poemas, escribo. 
La garganta desollada ,
la frente ardiendo,
escribo.

Escribo poemas, escribo.
Las manos temblorosas,
la cabeza en carne viva, palpitando.
Escribo.

Si no escribo ,
el dolor consumirá mis últimas fuerzas,
mi osamenta yacerá en un pozo oscuro,
cerraré los ojos.

Escribo, lucho por mi vida.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Está bien: no fui la mejor de las madres.
Lo reconozco.
¿ Tanto los dañé para que no llamen
o busquen solo cuando desean algo de valor?
O simplemente , del monstruo de madre
resultaron dos bestias interesadas en el bien material
Ustedes me juzgaron y condenaron muy pronto.
Y sin pruebas

Ya quiero verlos yo más adelante.
La vida les enseñará . 

Mi piel es una llaga abierta
el alma jirones sangra sin cesar. 
¿ No puedes  acaso guardar silencio,
respetar mi dolor?

Mis hijos, aquellos niños
nacidos de mi vientre
me dan la espalda
no responden,
me ignoran.

¿Pretendes aún que sonría 
cuando los he perdido?


No pidas por favor, no exijas algo que jamás prometí.
Mi cuerpo es mio.
No pretendas, no insistas , no jures ni perjures.
El miedo me paraliza ,
cuando hago algo contra mi voluntad.
No insistas.
La verdad es un diamante puro.
Eterna, concreta, valiosa,
 como la felicidad y el amor.

Quien obtiene beneficios sin verdad.
ni esfuerzos . 
Perderá lo ganado.
Se esfumará,
 tarde o temprano entre sus dedos.

Una lástima aquellas personas
que juegan a las media verdades,
a las mentiras malas.

Pienso en su mediocridad,
en su escasa inteligencias.
Las mentiras caen, se derrumban.
Y ellas, luego lloran.

Detesto a las mentirosas.
Más aún a aquellas que  mienten mal.
Una ofensa a mi inteligencia.
Así despellejaran mi cuerpo,
no mentiría.
La verdad reluce como un diamante.
La mentira se entrampa, en callejones oscuros.
 muere siempre pisoteada..
Lamento  ver tu paso de reptil mendigando
 un poco de compañía, 
una comida que nunca será tuya.
De tonta has devenido en una mala mentirosa. 
Qué lástima, que con los años 
la dignidad se  esfume entre tus dedos.
Y que piense que soy tan escasa de luces ,
tan poco digna como tú, querida.
Escribo poemas , escribo.
Poemas de enfermedad , de gripe, de soledad.
Tiemblo, la fiebre me devora,
más  me abrasan unas ganas terribles de escribir.
La pena por no asistir a la reunión pactada.
No encontrar a mis amigos queridos.
Me apena  tanto que no quiero volver a la cama
Escribo poemas, escribo.
Exorciso los virus, los mato.
Con la  poesía me siento mejor.
Evoco tiempos ,
cuando la felicidad era una norma,
la alegría era siempre.
Celebrábamos la vida,la música, el amor día a día.

Conocí de tu mano  un mundo desconocido,
maravilloso, ante mis ojos impávidos de niña rica
Supe de terrales tan verdaderos y concretos.
como su  gente talentosa , de alma grande.

Caminábamos abrazados hacia el Centro de Lima.
A nuestros pasos se iluminaban  los focos de las  calles.
La noche era nuestra , 
Y las risas se escuchaban hasta la aurora.

Volverán esos tiempos de libertad absoluta y magia?
Los añoro tanto.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Aguardo con impaciencia la luz del sol.
Aquella que me enciende,
 me devora, me hace subir al cielo, arañar las nubes,
gritar de alegría.


Aguardo con impaciencia la luz del sol.
Bendito calor estival con fragancia a mar y cielos azules.
Es el alimento, que me  hace dejar la madriguera,
 caminar, recorrer mis barrios
añorados.
Es la libertad , es  mi coraje.
Son mis  mejores poemas.

Mi felicidad, el sol.

La infección tomó mis poros por asalto
El cuerpo arde, es una tea.
La expulsaré con danza, con sangre salada
derramada sobre mi cuerpo.
Ningún mal físico impedirá que sueñe,
sueños bellos de verano.
De historias por contar en teatro.  poemas nuevos.
Así espantaré  el azote  del Horror.
Con ilusiones, con ideas hermosas a llevar por el mundo.

La fiebre no cede.
No importa, mañana estaré mejor de salud.
Mañana asistiré a mi reunión de poetas.

Ataco el verano,
 como quien devora una fruta.
Un mango dulce, jugoso, brillante
de mi tierra.
Mi piel es del color del mango,
tiene la fragancia , el sabor 
apetitoso de un mango maduro.

Espero el verano con ansias.

Mi cuerpo se transforma en una tea ardiente,
Y los días son brillantes

Vamos a atacar el verano muy pronto.
Beberemos a sorbitos los rayos del sol.
450 venas recorren mi cuerpo.
Algunas,  arterias gruesas , moradas.
Son los ríos de sangre 
que me recorren de la cabeza
a los pies. 
Bombean mi corazón, a su gusto.
Ríos de aguas ardientes,  tormentosas , dulces,
como soy yo
El sol lo guardo en el vientre. 
Estalla furioso en los días claros de verano.

Una llaga nueva nació en mi cuello ayer noche.
La observo, es oscura, profunda
Camina , recorre mi garganta, sube hacia la nariz.
Tiembla mi cuerpo, lo sacude, me tira al suelo.
Temblorosa me guardo.

Mañana habrá tomado otros órganos.
La llaga avanza veloz.
Se apoderará de  mi piel, los órganos.

Volveré a ser la mujer vestida de llagas.
Llagas que nadie ve.

Solo yo las veo crecer, 
horribles cubrir mi cuerpo.
Siento la fiebre recorriendo mi cuerpo,
Cebándose de él.
La garganta herida.
Hoy guardo cama.

Mañana es el gran Día.
Era el tiempo de amor , música y risas.
Celebrábamos con pasión la vida .
El horror se alejó ante tanta alegría.
Fuimos felices, locamente felices.

Era el tiempo de amor, música y risas.
Jóvenes y ligeros no nos importaba nada.
Vivíamos para el culto del amor.
Eramos el sol, la  noche, luz clara.

Hace tanto tiempo ya.
La función terminó.
El Horror se ceba de mi mente hace  tiempo ya.
De niña , gritaba espantada cuando sentía sus pasos
cercando mi trecho,
No sabía su nombre.
Corría , galopaba calles enteras para escapar de su abrazo.
Era inútil, consumía mi paz , bebía la sangre de mis venas.
Me dejaba seca, tirada en las veredas.
Al crecer, el Horror creció conmigo, a mi vera.
Luchamos encarnizados día a día,
El venció hoy.

Siento su garra apretando mi cuello,
su hedor insoportable inundando mi casa.

jueves, 25 de septiembre de 2014

La casa se inunda.
Observo impávida el avance del agua.
¿ Será acaso que la gripe ha trastornado mi mente?
No lucho, solo contemplo el subir del agua.
Pronto me cubrirá.
Y, yo, nada.

El dolor atormenta mi cabeza,
No soporto otro ataque de pánico.
Los lazos de la angustia asfixiando mi cuello.
Ahogada, estaré libre de los acosos del Horror.
Anda, no seques nada.
El agua se filtra por la rendija.
Eso lo aguardo hace meses.
No importa.
Ingresará bajo las puertas , 
por las ventanas.
Inundar  mi casa.
Hundirme sola.
No sentir ni ver nada.
Ustedes, corran.

Cierren la puerta.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Vamos a desafiar a las alturas 
como antes ,
como cuando éramos libres y ligeros.
Grita conmigo, el mar rugiendo bajo los pies.
Grita fuerte , que el viento lleve nuestras voces muy lejos.
Que todos se enteren que la Maga ha vuelto a los barrancos,
seducida por el vértigo del abismo.

Vamos, apura el paso,

que los barrancos aguardan por sus amantes.
Alda Merini

Carta de amor


Escribe una carta de amor solamente
que tenga la semilla de un gran suspiro
y después olvídala en la memoria
para que yo la pueda escuchar.
De noche, cuando duermes,
aunque tú no lo sabes, vengo a buscarte:
mi límite frío de sueño
se compagina con el tuyo,
vivimos sobre dos desiertos
que al atardecer se transforman en colinas
y desnudo mis senos en la noche
ansiosa de que tú lo mires.

***

Arrancad la poesía del canto,
el árbol de las voces,
las quimeras del sueño,
arrancadme a mí de mí misma,
para que vea mi corazón, latido
sanguíneo y dulce,
bajar al valle.
Mis misterios fueron los de Orfeo
y de otros pitagóricos ascetas
con su mensaje de paz
por pantanos deshechos.

Una mujer levita a la hora parda.
Los   ojos cerrados, flota entre la multitud.
Una masa bulliciosa de gente.
Ella no escucha nada.
En el puño, apretada el alma.

Una mujer levita a la hora parda.
Ella atraviesa la avenida sin cuidarse de los autos.
Los autos hacen sonar las bocinas.
No se inmuta.
En el pecho, apretada el alma-

Hombres , mujeres curiosos  , no despierten a la mujer.
Ella sabe perfectamente 
donde   esconderá su alma.
No abras la puerta.
Quiero permanecer inundada de silencio,
 sola con la soledad, 
que me habita.
En la quietud cálida
del hogar.

Escribo poemas, 
escribo poemas de amor.

No abras la puerta.
Cierra a cal y canto.
Hoy declaro la primavera en mi cuerpo,
en la mente, especialmente
Coloco el sol en medio de la sala.
Abro las ventanas, luz clara , aire puro.
Abandono mi escondrijo de  hibernar. 
Camino, recorro mis calles mirando las flores,
sonriendo feliz.


Solo por hoy es primavera.
Mañana , espero disfrutar  otro día hermoso.
( Olvidar por un día el ataque del H.)
Hoy me asaltan deseos de verano,
de libertad y juventud.
Deseos intensos de un  sol radiante ,
iluminando mi cielo,
aspirar la fragancia de la brisa hasta embriagarme,
Contemplar un  mar esplendoroso arriba en el malecón.
Retomar  mi viejo  trote en pos de brisa y viento.
La cabellera libre , revuelta de arena.

El grito de victoria de La Maga ante los barrancos 
se escuchará nuevamente.
Mi corazón tiene sed.
Una sed larga, intensa de beber  brisa de mar.
Hambre de caricias , nubes esponjosas,
etéreas, leves, como un suspiro.
Hoy no bebo , imagino beber la brisa , el viento.
Me alimento de sueños de mar  , de orillas, gaviotas.
Mi alma tiene ganas de ti, de tus ojos de mar , sonrisa,
 de espuma,
Sofía, mi niña lejana.
Corran , corran todos como locos, vestidos de mil colores.
rompan la oscuridad,
rocen  la aurora con las manos.
Modelen el día con barro,

Escriban poetas, escriban como locos, vestidos de mil colores.
Quiebren  la noche, y su manto oscuro.
Iluminen el día con poesía. Pinten, pinten todos comos locos, estrellas plateadas, brillantes,
para ser luz en las tinieblas.

Luceros,  planetas, constelaciones todas
celebren la vida  canten como locos.
¿ Dónde hallar aquellos olores,
aquellas emociones que solían embriagarme
al punto de estallar en lágrimas ?

Voy en pos del   alimento del alma,
Aquél que me empuja a escribir y a soñar.
A volar con la imaginación al ras del mar ,
enredar mi cabellos con los yuyos de la orilla
sonreír con mis labios pintados de espuma. 

A mi malecón, aquél palpitante lugar de la memoria,
donde ruge el mar temible, 
aquél que  me conmueve, sacude, 
pero es la paz.

Hacia allá voy, vientos, sueños, brisa, poesía. 

http://youtu.be/xL_naU7qmUI

martes, 23 de septiembre de 2014

Escribo poemas, escribo cada día.
Escribo para salvarme, para describir el  terror. 
Si no escribiera ,
el Horror me apresaría con sus uñas feroces.
me vencería ,
derribada,  vendrían por mi .
Me llevarían a descansar por meses 

Escribo poemas para espantar al Horror,
para que se sienta tocado,
y no me moleste más.
Convivir con él es un agobio, un suplicio sin fin.

Escribo , porque me hace feliz escribir.

Aquella mujer de paso leve, 
lleva el pecho colmado de sal.
Si explotara ,
su cuerpo frágil sería  un amasijo de venas, arterias y músculos,
todos rojos, húmedos,  negros tristes, feos.
Órganos inservibles para otro ser humano.
Las lágrimas oprimían su pecho al punto de romper la piel,
los músculos.

Aquella mujer de paso leve explosionó en plena calle.
A nadie permitió ver sus ojos llorar.
Perros chuscos devoran restos de hígado.
Tu sei Pietro [Tú eres Pedro] (1962)
*

Nelle fervide unghie del dolore
Se il dolore m’assale e mi trattiene
nelle fervide unghie
e spossata mi sento devastare
da un orribile passo
che mi trascina e mi rovina al tutto,
gemo perché son debole, d’argilla
ma nel premere il labbro già mi cresce
dentro non so che orgoglio smisurato
per la morte apparente, di una fibra
di demonio o di angelo son fatta…






En las fervientes uñas del dolor
Si el dolor me embiste y me retiene
en sus fervientes uñas
y agotada siento que me asola
por una horrible zancada
que me arrastra y me derrumba toda,
gimo porque soy débil, de arcilla
mas presionando el labio ya me crece
dentro no sé qué orgullo sin mesura
por la muerte aparente, de una fibra
de demonio o de ángel estoy hecha...







Destinati a morire [Destinados a morir] (1980)


*
I poeti lavorano di notte
I poeti lavorano di notte
quando il tempo non urge su di loro
quando tace il rumore della folla
e termina il linciaggio delle ore.

I poeti lavorano nel buio
come falchi notturni od usignoli
dal dolcissimo canto.
E TEMONO DI OFFENDERE IDDIO.

Ma i poeti, nel loro silenzio,
fanno ben più rumore
aaaaaa
di una dorata cupola di stelle.






Los poetas trabajan de noche
Los poetas trabajan de noche
cuando el tiempo no les urge,
cuando se calla el ruido de la multitud
y termina el linchamiento de las horas.

Los poetas trabajan en la oscuridad
como halcones nocturnos o ruiseñores
de canto dulcísimo
Y TEMEN OFENDER A DIOS.

Pero los poetas, en su silencio,
hacen mucho más ruido
aaaaaaa
que una dorada cúpula de estrellas.






*
Canto di risposta
L’essere stata in certi tristi luoghi
coltivare fantasmi,
come tu dici, attento amico mio,
non dà diritto a credere che dentro
dentro di me continui la follia.
Son rimasta poeta anche all’inferno
solo che io cercavo di Euridice
la casta ombra e non ho piú parole…
Ecco, Franco, la tenera risposta
al tuo dilemma: io sono poeta
e poeta rimasi tra le sbarre;
solo che fuori, senza casa e persa
ho continuato mio malgrado il canto
della tristezza, e dentro ad ogni fiore
della mia voce é ancora la speranza
che nulla sia accaduto a devastare
il mio solco di luce ed abbia perso
la vera chiave che mi chiude al vero.



La Gran ALDA MERINI


Canto de respuesta
Haber estado en ciertos lugares tristes,
cultivar fantasmas,
como dices tú, atento amigo mío,
no da derecho a creer que dentro
dentro de mí continúe la locura.
He seguido siendo poeta hasta en el infierno
sólo que yo buscaba de Eurídice
la casta sombra y no tengo más palabras...
Ésta, Franco, la tierna respuesta
a tu dilema: yo soy poeta
y poeta seguí siendo tras los barrotes;
sólo que afuera, sin casa y perdida
he continuado a mi pesar el canto
de la tristeza, y dentro de cada flor
de mi voz existe aún la esperanza
de que nada haya sucedido que devaste
mi surco de luz y haya perdido
la verdadera llave que me cierra a la verdad.


Guardo un costal repleto de risas , sueños
así cuando estalle la aurora,
 en mil rayos naranjas,
nacerá  la alegría nueva
en  tu  alma y la mía.

He de hacer un círculo con velas negras
esperar a la oscuridad.
Envuelta en  tinieblas,
hincaré mis rodillas.
Repasaré las cuentas de un rosario,
repitiendo oraciones como mantras.
Quiero bajar al mundo de  los muertos.
Visitar a aquellos que partieron hace ya mucho.
 a aquél niño que no nació ,
y era mi nieto.
Conocer su carita.
Debo hallarlo
  en aquél sitio incierto llamado limbo.
Quiero abrazar su cuerpo ,
decirle que he prendido una vela blanca 
para él 
Una vela blanca perfumada de jazmines y
madreselvas para que suba al cielo. 
Mi pobre niño , mi niño  
que murió sin nacer.
Busco al al traidor,
 que me apuñaló cinco veces.
No vi su rostro.
Sí, el resplandor cegador de los cuchillos.
No conozco sus razones o sinrazones,
los izquierdos o los derechos.
No tengo mucho tiempo.
La hemorragia aumenta.
Mi vida pende de  un hilo.
Moribunda, insisto en  ver al hombre de los puñales.
Al menos,  sabré cómo lucía su rostro .
 Cierre mis ojos , luego.

Cinco puñales solo cinco puñales
de acero bruñido,
bien afilados
relucientes al sol
desgarraron la piel
que contiene mi alma.

Cinco puñales, solo cinco puñales
de acero bruñido,
bien afilados,
relucientes al sol
penetraron mi espalda.

Esta tarde limpio la sangre derramada,


Ponte en pie , escribe.
Confiesa el dolor que oprime tu pecho,
que rasga el alma,
y sangra.
Hoy sientes dolor , antes te anestesiabas.
Acepta tus errores, 
 las consecuencias terribles
de tu proceder.
Acostúmbrate a lavar la herida a diario.
Las llagas del alma hieren , se infectan si no las curas
con primor.
No basta una simple excusa.
Ya tu pecho está cargado de sangre,
Es la condena por tu  egoísmo, tu mal proceder.
Ellos sufrieron antes.
Te toca un castigo peor.
Ellos eran niños.
Tú , bien sabes tú ,lo que eres, Patricia. 
Si de pronto escuchas golpes en tu puerta,
abre pronto.
Soy yo , buscando guarida.
No preguntes nada.
Nada responderé.
Permite que mi respiración agitada se amanse,
mis ojos impávidos vuelvan a su tamaño normal.
Los temblores que sacuden mi cuerpo, cesen.
Es el azote del Horror , es mi mente
en tinieblas,
Cuando marche, no insistas,
debo regresar veloz a casa.
Eran ganas intensas de mirar el mar desde tu ventana,
visitar la Plaza de la Media Luna,
alimentarme de brisa marina,
ir por nuestros pasos perdidos.
Recorrerlos juntos como antes,
 del azote de la plaga
en mi mente.

A Leoncio.

Me gusta envolverme en tu cuerpo,
atarme a ti, con brazos y piernas.
Así ningún mal viento, nos apartará jamás.
Los ataques del Horror cesan.
Las bandadas de aves de rapiña huyen,
 si me ven contigo.
Caminamos juntos , 
y vuelven las palomas cantoras.
Tardes dulces, sueños mansos,
Caricias leves, risas.
Cataratas de risas se escuchan alegres en nuestras calles.
Arañando las paredes con las uñas , llego a casa.
Un  triunfo casi heroico.
Necesitaba  desesperada mi hogar,
el abrazo de Leoncio, 
que sin preguntar nada,
lo sabe todo.
Tendida a su orilla, 
mi cuerpo fue cediendo al cansancio.
Abrí los ojos al mismo tiempo que él.
Bendición la mía, despertar 
en  sus ojos limpios.

A veces, temo que él no esté más.
Son tus ideas macabras,  tu mentecita loca,
Rompemos a reír en cascada. 

Ambos sabemos que mi mente me juega malas pasadas.
A pesar de ello, nos amamos con  desesperación.
Ella se deshace en lágrimas.
Ella no quiere venganza:
Las fuerzas del orden le mataron al marido.
Sin razón alguna.
Lo torturaron ferozmente.
El retiró dinero de una agencia bancaria.
Ella aguardó por él ,( estaba embarazada )
Encuentra el cadáver torturado,
apaleado días después en una comisaría.
Los jueces absuelven a los a criminales.
Los custodios de la sociedad son simples asesinos
Hijos de las mil putas.

¿ En qué sociedad se perdona la muerte de un inocente?
La palabra justicia se extinguió hace mucho.

Ella se deshacen en lágrimas.
Ella no quiere venganza.
Ella pide justicia.

Su hija se llama Cielo ,
Huérfana de padre, 
A sus pocos años conocerá la palabra impunidad.
Canté victoria  antes de tiempo.
El cielo castigó mi soberbia:
Mi  cuerpo se sacude, el miedo lo posee,
tiemblo, transpiro sal, el corazón corre, mis piernas
no obedecen. Jadeo , respiro apenas.
Mi rostro es la mueca del pánico.
Me siento en la acera envuelta en tinieblas.
Recuerdo cuando las palomas rodeaban mi cabeza,
acompañaban mi paso con cantos dulces.
Hoy es la llaga rasgando mi piel en listones.
Son las aves de rapiña manchando  mi cielo.

Contra ellas, hoy
  mis armas son juguetes.

lunes, 22 de septiembre de 2014

¿ Y si un día me canso ,
me encierro a cal y canto.
no hablo con nadie
 dedico mis horas a escribir?

¿ O tomos las calles por asalto.
Recorro aquellos lugares amados
permanezco en la Plaza de la Media Luna,
día y noche?

Vendrían en una ambulancia.
Hombres de uniformes blancos me sujetarían.
Volvería al point 
Am Pm
Ellos, ellos, ellos
¿ Quienes son ellos ?
Acaso escuchan mis gritos 
clamando por auxilio.
La bandada de aves de rapiña
son puntos oscuros en el cielo.
Los ven?
No escuchan, no ven nada.

Solo yo sufro el acoso,
el ataque del Horror.
Yo los veo , corro desesperada.
A nadie le dictan las ideas,
al oído susurrando,
ni imaginan mis sueños.

Ellos dicen que son imágenes, ideas ,
producto de mi mente. 
Sea como ellos dicen,
el tormento 
Existe.

Ellos, ellos , ellos.
¿ Quienes son ellos ?

Ellos ignoran,
qué sabrán
¿Acaso se han enfrentado al Horror?
Cada mañana aguarda por mi.
En las esquinas,
en las veredas,
en medio de la avenida,
aparece.
Paraliza mi cuerpo,
lo apalea sin piedad.
Arrastra los pies, 
hala mis cabellos,
refriega mi rostro
contra el cemento.
En un rapto de audacia,
lo tomo del cuello,
lo golpeo contra la acera
con  furia descomunal
hasta desintegrar su cuerpo
 en menudas partículas.
No canto victoria.
Mañana cobrará revancha.

Debo cambiar de ruta.
Inútil soñar.
El Horror es siempre.
Ellos quieren saber
Ellos preguntan
A mansalva interrogan,
Ellos no saben,
no imaginan,
los  largos años de soledad,
el horror tiznado en mi piel,
el miedo acechando las esquinas.
Ellos no ven,
las aves negras ensuciando mi cielo
ni saben del tormento del fuego en el pecho.

Solo yo conozco el aroma ácido del pánico,
el Horror taladrando mis ojos,
la derrota de la depresión
Una vez por año.
una vez por año.
La daga en la corva,
los músculos tensos,
posición de combate.

Ocurrió.

Cayó una realidad clara , concreta
terrible, sobre mi cabeza.
La hizo añicos


Derrotada , huí por la puerta de atrás.

Acepto mi culpa.
Sé que ustedes hicieron lo justo.
No reclamo nada.

Al final, ellos te pasan la factura.
Ya no interesa.
Es pasado.
Merezco el castigo

Convivo con la culpa desde que ellos nacieron.
Estoy acostumbrada.
A otro tema, niños.

No re-cla-mo na-da.


Escribo poemas, escribo,
como cada día 
hace cuatro años.
Am Pm
A nadie le interesa si yo escribo poesía
o no.
Ignoro si leen mis poemas o los descartan.
No es importante. 
Escribir poesía es una pasión
que  me atormenta,
me hace feliz.
La obsesión de escribir
me consume,
me ata,
me flagela .
Y si  escribo un poema bueno,
es una alegría intensa,
la plenitud.
Hace meses no escribo un poema
que me satisfaga,
No es importante.
Escribo poemas, escribo.
como cada día,
hace cuatro años
Am pm.
A Leoncio,

A veces soy una tea ardiente.
El  fuego crepita en mi mente,
una hoguera de altas llamaradas,
confunde ideas ,letras ,emociones,
y por los labios escupo lava.
Otras,  soy una gata asustada, 
ovillada en la cama.
Paralizada de miedo ,
doblada de tristeza.
Sea fuego,  sea hielo o  miedo,
eres tú, Amor , quien conduces mis hilos.
Una mirada tuya apaga el incendio,
una caricia en mi nuca, 
es una sonrisa resplandeciente.
Y cuando el pánico ataca ,
ay, cuando es el miedo oscuro,
solo tu abrazo estrecho,
tu voz 
ahuyentan  al Horror.
Tú  lees en mis ojos, 
en mi alma.
Es un constante diálogo de miradas
el nuestro, 
Esposo, 
Cómplice mío.
Era hermoso peinar su  cabellera finita ,
enlazarla con moños de seda,
 y vestida de punto arroz,
sacarla a pasear.

Era  mi Cucú, una paloma dulce,
 responsable, seria desde muy niña

Mis  dos avecillas relucían 
 como un sol de verano,
tan menudos, tan amarillos.

Mi paloma partió a  otros nidos.
!Cuánto la añoro!

No sé si volverá.
Ven a mis brazos ,  paloma mía.
Susurra bajito a mi oído tus penas,
Cantaré nanas al oído 
como cuando niña.
Cada herida  , a besos la curaré.

Dime por favor , habla niña mía, no calles.
El silencio es oscuro
¿ Quien robó tu alegría,  quien se atrevió
a envenenar de rabia tu sangre?
No lloras , conozco tu alma.

El  pecho te  revienta de lágrimas.

domingo, 21 de septiembre de 2014


Luego de la masacre,
Vi con  ojos de ver.
Sentí en carne propia
el dolor causado en la carne de mi carne.
Una herida grande , profunda cortando mi piel,
dañando mi alma con recuerdos pasados.
Un golpe seco asestado a mi cabeza.
Camino, deambulo mareada de tanto sangrar.
 Bien merecido , Patricia, bien merecido.
Ni una queja más.
Acepto mi culpa,
mi grandísima culpa.
Los ignoré desde su nacimiento.
Su arribo me tomó  de sorpresa.
Tantos eran mis planes quebrados.
Mi reacción fue  vivir sin verlos.
Andaba ebria intentando ser poeta.
Ellos sufrían . ellos lloraban.
Y yo golpeando mi cabeza contra la pared.
Fui la peor de las madres,
una bruja, su peor enemiga.
Con el tiempo se supo que era enferma.
No es justificación.
Las locas quieren a sus hijos.
Otras los queman vivos.
Yo los condené a una muerte lenta
La peor.
El egoísmo brillaba en mi alma
como una piedra preciosa.
Ellos sufrían, ellos lloraban.
Una madre sin sentimientos 

es un animal sin instintos.

Ellos sufrían, ellos lloraban.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Está bien.
No fui una madre ideal, ni siquiera regular.
Fui la bruja que asustaba tus noches cuando llegaba ebria.
La que mudó de casa mil veces con mil novios.
Hoy no salgo de noche
Soy una mujer con un diagnóstico mental grave,
la que se ahoga en un vaso de agua .
La que te adora.

Ya es muy tarde.
No aprendiste a perdonar.
Yo sé vivir sin tu amor, 
convivir con tu desprecio.
Lo único que realmente duele es que seas tan mediocre.

Yo no fui una madre ideal, ni siquiera regular.
Corrí tras mis sueños, perseguí ideales contra el mundo , desarmada, desnuda
Tú solo luchas por dinero.
Eres tan mediocre , con afanes de nueva rica.
Comprenderás que 
Tu desprecio no me mueve un pelo.
Una herida cruza mi cara.
Es tu mirada fulminante 
la que horadó mi rostro.
Eras mi hija, mi niña añorada.
Regresaste envenenada de odio.
Después de lo ocurrido ayer noche,
rompiste el frágil lazo que nos ataba.
Te vi volando por el aire 
como un globo de helio.

A Leoncio

Recorriendo calles, callejones, techos varios
 como la gata libre, que soy,  lo conocí.
Era un gato curtido en mil batallas.
Maullaba a la luna como yo.
Lamió mis  heridas .
Saltábamos elásticos por las azoteas,
felices de ser gatos  liberrimos,
comíamos apenas.
Cuántas aventuras, 
cuantos pleitos con otros gatos techeros.
Hace más de diez años que vivimos juntos,
Nos casamos un día.
Una locura más de estos gatos locos.
Apenas pisé el local , las minas explotaron.
Las esquirlas volaron hacia mi rostro.
Cortes profundos , heridas varias. 
Mi alma   resistió bravía el ataque.
El hombre pezglobo había planeado el casorio
 como un teatro de guerra.
Yo era el blanco, la enemiga.
Mis manos manaban sangre.
Los ojos lloraban lágrimas carmesí.
Ellos festejaron hasta el alba.

A mi no me invitaron.

Bueno vamos a jugar a las verdades.
Tu indiferencia  se clavó,
 como una espina envenenada en mi pecho.
En mi contra,  confieso haberte dicho las dos palabras,
 que tú más odias.
Fue una reacción instintiva , animal.
Qué diablos hacías del brazo de  la madrastra que torció tu infancia? 
Sí ,se que ella es la mujer del pezglobo.
Ellos crían caballos ,eso te hace sentir rica , exitosa. 
Nunca debiste ignorar a tu madre por festejar a la nueva.
Eso partió mi cuerpo en dos.
Aún sangro por los ojos.
No fui jamás una madre como mi madre.
Niña, han pasado 30 años , 
tú ya eres madre.
Vives en otro país.
No cargues tus errores sobre mis hombros. 
Me precio de haber enfrentado a mi mundo desnuda y sin armas  
por mis sueños.
Tú sueñas con dinero.
No pudiste nacer  más distinta.
Respeta , al menos el valor de tu madre.
Aprenderás con los años que el bien material es una condena.
Trabajas , trabajas sin cesar por un dinero,
 que se filtra  como arena por tus dedos.
Reacciona, por favor, 
antes que la amargura se empoce en tu pecho.
De nada sirvieron  las pruebas físicas destinadas a aquella  batalla,
ni el camuflaje  en la cara .
Aún sea una  única flecha certera, 
ésta atravesó mi corazón. 
Partió mi cuerpo en dos.
He pasado la noche remendando  músculos.
Trenzando venas con arterias.
Componiendo mi rostro.
Es inútil, mis ojos lloran sangre.
Mi piel tizna una tristeza difícil de lavar. 
Recompuesta con alfileres, asumo tu odio.
Un sentimiento pesado, grave, agudo.
No lo conozco bien.
Yo no aprendí  a odiar en los años que sumo.
Al ataque de mi niña, escupí un insulto.
Me encontré rodeada de gente desconocida.
Vociferaban , sonreían con labios de plástico
Estalló el campo minado.
Las esquirlas  se clavaron  en mi piel
Dedicaré este sábado a lamer mis heridas.
A nadie contaré que no me participaron la fiesta.
Mis hijos no perdonan  mi vida de poeta y  otras perlas,
Yo no conozco el  rencor.
De nada sirvió la daga escondida en la corva.
Al ver a mi hija, flaqueé- Era otra niña ,
un ser desconocido, agrio
Me escupió el rostro, volteó la cara.
Poca imaginación la mía.
El campo estaba minado con armas pesadas,
De aquellas que muerden la piel del alma.
 Me  enfrenté a la batalla ayer noche.
 Mis pocas armas no alcanzaron para el ataque descomunal.
El campo minado estalló en mil pedazos
La batalla hirió solo mi alma.
Huimos  vencidos, despavoridos ante tanta gente fiera.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Antes de enfrentar al enemigo,
me someto a duras torturas físicas.
Fortalecen el cuerpo y el espíritu.
Mis cabellos se entrelazan por  horas en  manos ajenas.
Maquillo con pintura de guerra.
Nadie me reconocerá.
Voy camuflada con la ropa  perfecta
a un campo minado .
Los combatientes son peso pesado. 
Ella ,mi amiga, la más querida se disculpa. 
Yo tengo la obligación absoluta, el deber de asistir.
El campo está minado,
yo, armada hasta los dientes. 
Los besos, metrallas de acero.

No esperen baile.
Entre los asistentes, estará mi hija,
Ella ha llegado hace días.
La  cortesía no es su virtud.
La derrotaré con mi elegancia sobria
Sin joyas de oro, de mal gusto.
Flanqueada por su abuela, mi hermana
dudo que se acerque.
Se avergüenza de su madre poeta,
de sus múltiples esposos,
de mi trastorno mental.
Pobre niña, ella cree ser superior a todos .
Cuanto tienes, cuanto vales es su lema.
Allá ella.
Yo soy muy feliz ,
no sé ,ella.

Asistiré al matrimonio con la daga escondida en la corva.
Al primer ataque, asestaré un cuchillazo.
Con pasos elegantes me alejaré del muñón.
Los invitados gritarán horrorizados.
El lugar parecerá un campo de batalla, 
sangre , restos humanos por doquier.
Es el precio de invitar a una enemiga.
Ustedes ya me conocen: 
No contesto con palabras.
Yo mato.