Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

domingo, 31 de mayo de 2015

la mujer sentada al costado mío celebraba infantil a risas y patadas al aire su victoria
bebía lentamente la gaseosa, entornaba los ojos, saboreaba y se preparaba para embestir por una segunda botella . eran las batallas diarias, que las señoras de las dunas manejaban con mano flexible.
nadie quería invocar a la  tormenta, ni desatar a los demonios de la reina.
yo disfrutaba, en tanto, del goce de la lluvia de arena, del cielo celeste, el canto de las gaviotas, dicen los extranjeros , aquellos pocos que se acercan el invierno húmedo y su azote gris ha llegado
no es importante,  yo vivo en la placidez tibia de la duna y la lluvia de arena.
aquella mujer  ha posado su busto soberano sobre el relieve de la duna
y pide, como si en ello se le fuera la corona, la sangre , la misma vida, una gaseosa cero.
sé de sus ansiedades, una vez yo clamé  como ella por esos aditivos para subsistir en el páramo
eso fue antes de conocer la  lluvia de arena, la caricia leve sobre mi rostro,
el roce  mis hombros redondos.
las tormentas se suceden ,como ocurre en el desierto .
más he aprendido a descifrar el lenguaje de los vientos y la arena 
el cielo, las constelaciones de  estrellas.
la mujer inclina su cuerpo sobre la duna
peina su larga cabellera con los dedos.
insiste en su historia de reinados de belleza.
yo le creo , tiene el porte de reina, la mirada lejana,
la piel tersa y el mohín soberano.
un día llegó a la duna a extraviarse  entre la  tibia arena
a ahogarse de  risa y memorias  infantiles.
es tan dichosa ella, reina siempre de todas las galaxias 
es tan dichosa ella siempre, bella y coronada.
y la duna de arena azotada por la caricia de un viento imperceptible
elevaba apenas por su  base  de algas pretéritas, hojas, plumas de aves prehistóricas
 eran siempre las mismas pero eran el fondo sólido, denso, profundo magma
del fondo de la tierra.

sábado, 30 de mayo de 2015

la mujer sentada a mi lado  ríe con todo el cuerpo
sus piernas, el estómago parecieran liberar la energía de un sismo grado 7
ella es inmensa, cetácea , más sus   párpados azules de papel arroz 
saben ser tenues, y  huelen a desamparo.

la mujer sentada a mi lado ríe con todo el cuerpo.
la mujer de risa solitaria pedía una bebida gaseosa, como si en ello se le fuera la vida.
yo recibía la visita sucesiva de personas y personajes.
estos traían buenas y terribles noticias.
a medida que el tiempo transcurría las visitas se espaciaban
un buen día amansé a aquellas personas y personajes.
los encerré en una habitación con candado.
lancé la llave a un abismo profundo .
marché hacia donde mi pie, mis alas , alcancen el horizonte o el destino
como quiera se llame.
la mujer de risa solitaria pedía  de una bebida gaseosa , como si en ello se le fuera la vida.
a mi lado una mujer joven reía por gusto
yo sentía la caricia de la la lluvia de arena
impenitente sobre mi.
era tibia la lluvia, 
envolvía las tiras de mi cabellera,
el rostro , el interior de mis muslos
mis huesos, sus músculos  saltaron vivos, locos
de alegría arena.
la boca derramaba sonrisas de espuma de mar
a mi lado una mujer joven reía por gusto.
Duna de arena tibia
 mullida y plácida 
como una cortesana ,
como la madre de uno,
el islote del naufrago
Sus bordes añiles se pierden  en el horizonte
entre pinceladas rojas u rosadas si son auroras.
u ocasos y luna.
Aquella duna tejida de miles de puntos de arena
fue mi capa, mi vestido, mi mundo entero,
donde aguardé  la paz a mis tormentas
la luz a mis ojos cuando todo era oscuro y llovía
hiel sobre la tierra.
Duna de arena tibia,
extensa, bravía
te elevas por los cielos 
en tormenta de arenisca
a defender a los  nómadas, 
tus habitantes del desierto.
cuando nadie te ve,
cuando todo es silencio.

Duna de arena tibia.
La letanía era un coro de voces,
acompasado desde el alma misma,
  dibujado  por cada   labios hacia el cielo. 
Las voces tañian   las campanas y éstas repiqueteaban 
llamando a fiesta y todo el pueblo era uno aquella tarde
y en adelante.
Nina supo que el momento estaba cerca.
Pronto sería tan solo un chasquido de dedos,
un gesto para dar inicio al cambio.