Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

viernes, 31 de enero de 2014

Quiero borrar a la luna del cielo
, pintar de oscuro el cielo, las calles, los recovecos,
pues huiré de tí, de tu aliento pesado, de tu carga.
Arañaré la tierra con estas dos manos.
Cavaré una sepultura para enterrarte vivo.
Y no respirarás más.

 Henchido el pecho de ese aire que te falta,
 correré libre y ligera
por   esas mismas callejuelas,
como un perro sin dueño,
una gata en celo.
Sin el garrote de tu presencia.


Perdiste el poder sobre mi voluntad.
El hechizo se desvaneció.
Nada sobrenatural.
Era yo, quien te veía hermoso ,
digno de lástima.
Ahora no quiero saber nada.
Nunca fuimos nada
ni siquiera un proyecto.
Aléjate por favor.

Mientes como quien bebe agua.
Yo no tengo obligación alguna
en brindarte regalos costosos
Te presentas en mal estado.
A mí me gustan los chicos malos
algo despeinados.
Tú rebasaste mi paciencia.

De pronto cae el velo,
descubro tu rostro polvoriento,
las ropas desaliñadas
tus uñas sucias.
Como si mi compañía no mereciera,
cortesía ni afeites.
Te presentaste , tarde
y  con las consabidas mentiras
escritas en las palmas de las  manos.
Bajo el sol y tu mal aspecto,
tu persona resultó insoportable.
a mis ojos.
as sucias.

Como si mi compañía no mereciera,
cortesía ni afeites.
Te presentaste , tarde
y  con las consabidas mentiras
escritas en las palmas de las  manos.
Bajo el sol y tu mal aspecto,
tu persona resulta insoportable.
a mis ojos.
Quiero confesar mi escaso interés
en  brindarte aquello por lo que ruegas.
Yo te tuve muy en alto,
hoy no eres más que una molestia,
una mosca zumbando sobre mi comida.
Una polilla molesta y sucia.
Sería recomendable barrer mi casa tres veces al día.
Fumar tres cigarrillos ,
 escupir tres veces tu nombre a la tierra,
así como encargaste a aquellas mujeres de luto ,
me atraigan con malas artes.
Yo te rechazo tres veces más
con fuerza titánica de la luz.
He de prender nueve velas,
que protejan  nueve  noches,.
El humo manchará tu sonrisa
Espantaré los malos desi.gnios de tu boca,
el hechizo de tu mirada.
El olvido llegará como una ola brava.,
espumando el alma.

jueves, 30 de enero de 2014

Soy una mujer fuerte.
He amado, he parido.
Abandoné el hogar conyugal
Me abandonaron.
Sobreviví a tantas desgracias.
Sufrí y lloré como una Magdalena.
Partí de casa muy jóven.
Casé tres veces.
Me atreví, innové, superé.
De pronto , llega un jovencito insignificante.
Los ojos tiernos, 
la voz queda,
y despierta en mí 
la pasión más feroz.
Cumplo sus caprichos,
Solo por hacerlo  feliz.
Yo, la feminista, la militante
reducida a sonreirle a un muchacho.
Sería bueno,
respirar un momento.
Reflexionar al respecto.
Para qué?
Siempre haces de mi  lo que quieres.
Me compras con una sola sonrisa.
Y, yo feliz de mirarme en tus ojos.
Una corriente de nervios
recorre mi cuerpo.
Unos más sensibles
que otros.
A quien deseo,
ofrezco vulnerable los más sensibles.
Ay de  quien me hiere,
ay de quien desprecia la delicia de mi piel.
echo hacia atrás los hombros,
Sigo mi camino.
No volteo la vista.
El  se  lo pierde.
Una trenza de huesos y músculos
me recorren.
 Extremidades de potranca.
La sangre, revolucionaria.
Contenidos en una capa de piel suave.
Quemados por el ardor de mi alma.
Por respeto a mi persona,
por consideración mínima ,
termina el juego.
Hace mucho calor para seguirte la cuerda.
Tus frases son similares.
No sorprendes más.
Aburres.
Una trenza de músculos recorre mi cuerpo.
Sostienen mi cabeza.
Al borde, mis extremidades , 
Las piernas, largas de bailarinas.
Una red de nervios  los conecta .
No me alteren, por favor.
Muerdo.
Un amasijo de nervios, 
la pasión desaforada.
Y ese dar por que sí
tres kilos de músculos
Una mata   de cabellos
un alma ardiente,
eso es lo que me alumbra.
Nada más.

miércoles, 29 de enero de 2014

Un cúmulo de músculos
conforman mi cuerpo.
Mis huesos ,escaso peso
El alma  late poderosa.
Por mis venas, 
un torrente de sangre revolucionaria.
10000 las noches consumidas
Profunda la llaga,
Herida hasta el
 tuétano del alma
2 Ojos asombrados
Una boca silente para callar
Un alma vuela por el viento.
Te mira y fuga  veloz
No quieres que te ame.
Insistente el amor.
Dura la espera.
Vale la pena.

Cómo puedo  hacerte entender 
que te amo.
Eres y serás mi amigo, mi protector,
el sabio que
 guía magistralmente mis pasos,
con inigualable pulso ciéntifico.
Sean todas las bendiciones contigo
El mar y el cielo , todas las estrellas 
te las regalo,
en mi sonrisa silente.
Soy  la ola brava,
la reventazón,
una marajeda 
salpicando espuma  de palabras
lista a derribar  tu muralla falsa.
Dura como el concreto.
Tenaz como los cuentos
que insistes en hacerme creer. 
bajo un sol tenaz.


Eramos dos amigas,  una única alma.
Ella leía mi corazón como nadie.
Era la alegría de crecer, compartir
las risas, las bromas
contra el mundo formal.
Descubrirlo , rebelarnos.
Ella partió ya hace mucho lejos.
Y nos hicimos mayores
Guardo sus palabras ,
su imagen en mi lugar secreto.
A veces,
 , le hablo , a solas, 
 sé que ella me escucha. 
Y vuelvo a sentir su cercanía,
a mil kilómetros de distancia.

martes, 28 de enero de 2014


Hace demasiado calor ,
tú repitiendo el mismo discurso.
Es demás.
Lo siento por ti.
Manchaste con tinta negra la fascinación.
No escribas más.
No llores.
Menos supliques.
Descubrí tu piel de lobo.
Suficiente.
Estoy cansada de tus cuentos.
 Superaste  mi capacidad de paciencia,
no te esfuerzas siquiera
por elaborar pretextos novedosos,
o nuevos,
convincentes al menos.
No valgo ni el esfuerzo
de una buena historia?
Así no, es.

Tarde o temprano
el castillo de arena
sería arrastrado por el mar.
Una ola reventaría sobre él
Yo no te amo.
Tú finges amarme
a veces,
cuando me necesitas.
No me gustan las cosas
a medias o
malhechas.
Tú me usas a tu antojo
y yo, por pereza me dejo usar.
Terminemos la comedia.
Me aburrí.
Estoy cansada de tanta farsa.
Yo disimulo tus mentiras,
tú inventas palabras en mi boca.
El único beneficiado eres tú.
Yo abandono el juego.
Presa de tu cara de inocencia,
de quien es capaz de huir a la carrera
de vergüenza
caí en tu trampa.
El juego salió perfecto para ti.
Yo era la dueña todopoderosa,
tú, un simple asistente,
sin invitación.
Confesaste tu timidez
con  ayuda del alcohol,
conmoviste mi alma,
hasta el tuétano,
con esos ojos tiernos
de ternura pura.
Ya es muy tarde
para dar marcha atrás.
Y cómo confesar mi equivocación,
si me lancé a tus brazos sin previo aviso.
No me molesté en preguntar
Tus ojos eran  fuego abrasador.
Suficiente razón para arder
 en tu hoguera.

Y pensar que me quitabas el sueño,
, enjugaba  la almohada por tu indiferencia .
Llegué a rezar por tu amor.
Descubro, en un santiamén, 
 que eres un pobre de espíritu,
y que yo te supero con con creces. 
Te propongo un trato.
Yo te entrego aquello que ahnelas tanto.
Lo recibes con una sonrisa, 
Das media vuelta.
Desapareces 
Para siempre.
Te presentaste como un poeta sensible,
el alma con la piel descubierta.
Presta, curé tus heridas
Ahora  descubro en tí
al temible tiburón. 
Nadaré en otras aguas,
más serenas
sin intimar mucho 
con otros peces.
La farsa cansa,
los bienes se agotan.
Yo  puedo vivir sin conocer tus rumbos.
Tú sigue tu camino, como siempre.
Sin mi ayuda, claro está.
Cargo un pesado bulto sobre la espalda.
Paso a paso avanzo en  una procesión maligna,
sin rumbo fijo.
Regueros de sangre chorreo en mi camino.
Desgrano mis ideas como cuentas de un rosario oscuro.
Mi rostro cruzado por una cicatriz.
Es la herida de tu desprecio.
Tu falta de sensibilidad
Amigo.
Tu sueño,
la respiración pesada,
entrecortada,
casi afixiada,
 me angustia.
Cuídate mucho,mi amor.
Qué sería yo sin ti?
Una estrella errante.
Un meterorito fugaz.
Dame un tiempo para reflexionar.
Cruzaste mi rostro con una herida
de lado a lado.
Ya cicatrizó.
Tu amor abrió mi piel en carne viva.
Rechazaste mi punto débil
y eso es hincar la fibra más sensible de mi nervio.
Ayer agotaste mi paciencia.
He cumplido contigo a cabalidad.
Te obsquié lo mejor de la tienda,
Llegaste como pordiosero,
saliste como un caballero.
Mis sentimientos de culpa
los aprovechas tú,
infecto.

Cuántas veces juré no verte más
ni escuchar tus ruegos?
Eres un mentiroso profesional,
yo, una tonta de capirote.
Un perro chusco,
chapucero y pesado.
No más.
Rechazo  de plano tu oferta de amor.
Si no cumples con puntualidad,
aún, si es  a tu favor,
Ahora quieres jugar al viaje.
Me cansé de ti
 mocoso engreído.
Bastantes problemas he sufrido
Inventa algo más sofisticado.
Me ofenden tus groseras proposiciones.

Es tan triste que  fingas tristezas,
con palabras de amor,
que nadie cree,
por un par de regalos.
Inventas tragedias, enfermedades
conmovedoras.
Acaso no sabes que soy
la reina de las comedias,
tú,  un simple, patético comediante.
Se acabó la farsa.

lunes, 27 de enero de 2014

Sigamos con la farsa,
tú  dices que me amas,
yo, fingo creerte.
Conmueven  tus palabras,
cedo a tus caprichos.
Los costos los asumo yo,
tal como siempre.
Enreda tu pierna a mi cuerpo,
mi pelvis y tu pierna .
 Correremos así por callejuelas desiertas,
recovecos oscuros,
saltaremos de techo en techo
 veloces, ágiles , libérrimos
como gatos sin dueños,
ni  obstaculos , distancia,
que nos frene  .
Haremos el amor, luego
Maullaremos .
hasta los fuegos de la aurora.
Cada uno por su lado,
sin voltear siquiera.

domingo, 26 de enero de 2014

Enhebra tu pierna a mi cuerpo,
así convertidos en uno
caminaremos más rápido .
Tu eres muy delgado ,
joven e inexperto.
Atrévete a enredar tu cuerpo en el mío .
O el mío levantará al tuyo.
besando tu boca a cada rato.
Sin lugar a protestas ni risas.
Estamos en peligro
y la prisa nos gana.
Debemos huir pronto.

Por qué no te preguntas,
la razón por la cual me tienes apresada,
en el alma

Es la ternura de tus ojos,
tu sonrisa dulce,
el  poder absoluto, que tú ignoras.

Cuento las horas, los minutos
para encontrarte.
Miraré tus ojos tiernos,
hechizarás mi cuerpo,
y cuando menos lo piense,
estaré en tus manos. 
Cada frase escrita por ti suena como un  poema
a mis sentidos.
La piel que envuelve mi cuerpo se enciende
con tus letras.
Mis piernas, mis senos, mi entrepierna , se
prenden en una hoguera de deseo,
tan solo leerte.
Un domingo más del rosario de días ,
encerrada en un espacio reducido.
Sirviendo a un hombre,
que se ama a sí mismo.
El ignora mis inquietudes,
no sabe que sufro y que vuelo también.
Nada le importa.
Solo salir de la realidad,  con ayuda de fármacos.
comprados con dinero de mi propiedad.
Cada día empeora.
Soy un testigo silente de  nuestra destrucción.
Impotente y cómplice.
Quiero salir a gritar desesperada por la ventana.
No importa el escándalo.
Por qué yo no disfruto de la vida,
sufro el verano y el invierno encerrada
 pegada a un hombre en crisis crónica.
Pastillas van y vienen.
Sufriendo sus males.
Atormendo por sus demonios
Y a mí, la vida se me pasa con un río por encima.
Con piedras y guijarros golpeando mi cabeza.
Eres una luz iluminando mis días grises,
 la emoción que me embarga,
la alegría de un domingo glorioso ,
fuegos artificiales  en mi cielo.
Tú logras que palpite mi corazón,
la adrenalina  fluye a mil,
y una felicidad plena
que pinta el alma pálida
de colores intensos cada 
vez que sé de ti.
Sé que nuestras mentes están conectadas
por lazos  de un extraño sentimiento.
 Eso no lo  sé ni me importa.
Me vale ver tu sonrisa feliz,
iluminando la calle ,
el regalo que necesitas bajo el brazo ,
el alma hechida,
tu suspiro aliviado
Tus pasos bailando ligero 
de regreso a casa.

sábado, 25 de enero de 2014

No es importante creer o no.
Me vale tu sonrisa iluminando la noche.
El paso ligero.
Tu pecho, aligerado 
para mi breve instante de plena felicidad.
Sigamos con la farsa.
Tú juras que me amas.
Yo juego a creerte.
En esos breves instantes,
la felicidad es absoluta.
Frente a frente,
veo tus ojos, mi piel huele a deseo. 
Sin  remilgos ni disimulos,
se erectan los pezones de mis montes

Caigo en  el vértigo de tu cuerpo.
No puedo pensar.
Y aún no has pronunciado palabra.
 ni sé hacia dónde vamos.
En silencio, estoy bajo tu poder.
Solo se escucha acezar mi respiración.
Sería bueno continuar con la farsa.
Yo,  te  finjo ser una señora  durante el día.
Por las noches , soy libre de hacer el amor 
con quien me plazca.
He de refregar mi piel con aguarrás, eso sí,
así no sientes la fragancia de otros tiznada en mi piel,
los poros llorando deseos intensos.
Mis caderas danzando gozosas a un  ritmo desconocido.
Por las mañana, he de peinar mi cabellera,
armar un moño, sonreír pálida a tu sonrisa .
Disimular, y esperar sediente la oscuridad.
La cadencia de tu voz
dicta el ritmo de la piel que envuelve
los nervios más sensibles de mi cuerpo.
A tu modo, bailan mis caderas,
se humedece la entrepierna  ,
y  mi piel y todos sus poros claman por una caricia
Me tienes en la palma de la mano,
y bien  lo sabes.
He de arrancarte los ojos,
así tu mirada perderá el poder
de doblegarme con ternura infinita.
Las manos, no escribirás más  falsas promesas de amor.
Tu boca , así mis dedos no querrán palpar las comisuras de tus 
labios ,
 arrancarlos con un beso eterno.
Escucho tu voz 
y es una caricia entre mis piernas.
Tu mirada un beso entre mis pechos.
Y tus letras colman mi alma de flores.
Así me tienes ardiendo por ti.
Soñando , imaginando, saboreando,
deseandote con locura.
 Tú y yo nacimos en una vida anterior.
Nos conocemos demasiado bien.
Pudimos ser hermanos o amantes.
Nos gustan las mismas cosas, preferimos el cine,
los libros, los deportes .
La cruda realidad es que yo te duplico en edad.
Me enternecen tus ojos,
y me haces una mujer muy feliz.
Aún la diferencia de siglo.
Sería conveniente hurgar en mi pasado,
antes de arrojarte a mis brazos,
 como quien se lanza un clavado al mar.
O  mejor has de la vista gorda.
Yo olvido tus mentiras, e
Iniciamos una historia  nueva juntos.

viernes, 24 de enero de 2014

Este sol  nos ampara ,
quema, acalora pero ilumina
nuestras almas con esplendor especial
esta tarde.
Hemos imaginado el mar.
Una playa y
escribí poesía.
Hacía tanto
la sangre no  alborotaba mis venas,
las  ideas se agolpan de pronto,
y mis dedos corren ligeros por un piano
imaginario
como notas musicales
de tiras cómicas,
una tras otra, atropellándose
entre ellas ,
libres, veloces,
Desperté de un pesado sueño,
que por ahora quiero olvidar.
Mi corazón palpita de emoción,
mis ideas se aclaran,
el Horror, 
maldito enemigo mío
ha fugado asustado.
Dejó olvidado por el apuro su telaraña
que me apresaba,
Liberé los sueños guardados,
imagino el mar  con espuma de encajes blancos  
Las olas aplauden la orilla en rítmico vaivén
Una gaviota cruza el cielo límpido.
Cierro los ojos.
Llega manso el sueño.
Hoy brillan   mis ojos,
rescaté la sonrisa crónica
guardada en un cajón,
la risa estruendosa,
y de pronto , un relámpago
unas ganas intensas
de ser  y estar
como antes,
que el   horror arribara 
a manchar mis días de oscuridad.
cubriendo de plomo mis manos.
y esas gotas de agua caliente paralizando
mi cerebro, las ideas.


La brisa acaricia mi rostro.
Volví a escribir.
El brillo de tu sonrisa es una fiesta en el alma.
Embellece mis días, de forma tal, que cada hora ,
el fulgor del sol , crece hasta ser mío.
Tus palabras me alimentan, tus caricias me ruborizan .
Vuelve la magia de  aquellos tiempos felices,
  cuando éramos libres y  ligeros. 

Guarda tus sueños como un encaje fino
Dóblalos cuidadosamente.
Cuando llegue  el momento ,
enrumba tus pasos 
hacia la dirección bordada,
siguelos ,
no desmayes.
Mira hacia el cielo.
Los  cumplirás  uno por uno.

jueves, 23 de enero de 2014

Siento tus pasos leves cerca a mi cuerpo.
Conozco tus manos,
su forma tierna de acariciar,
de protegerme del mundo
o de salvarte la vida,
en mi caso.
Ambos surcamos el mismo río,
con sus sequías, desbordes
y estanques cristalinos
como la vida misma.
Y no puedo imaginar
un río sin tu presencia.
Sería solo desolación.
La brisa no acaricia mi rostro,
más  volvió la inspiración a mis días
y celebro con cantos de aves
escribir,
El clima es tan solo un pretexto,
cuando por la sangre bulle ardiente la poesía.
Abre las ventanas de par en par
El sol ilumina el día.
Es tan hermoso el cielo azul.
Vamos,  nos espera la playa.
El mar todo lo cura.
La brisa lava las penas,
la espuma es sonrisa de niñas,
bordados delicados sobre la orilla.
Y cómo vivo ahora sin  tí.
La ilusión se desinfló como un globo .
Mis días son pálidos, pesados, grises.
Te amé con pasión desenfrenada,
las manos abiertas
el corazón en mis palmas.
Dispuesta y expuesta 
y no fue más que una ilusión,
aire, idea mía, nada real,
pero era más feliz y mi cuerpo vibraba 
al sonido de tu voz, 
como nunca antes.

Quiero sentir palpitar mi corazón,
una emoción intensa,
un rayo de alegría
en este verano abúlico, lento y pesado,
que cae como grandes gotas de agua caliente
sobre mi cabeza.

miércoles, 22 de enero de 2014

Anímate a ser tú mismo, muchacho.
No mientas, ni disimules,
sé directo
Confiesa ya.
No hagas que  mis caricias
te hagan  sentir mal.
Conozco tus  propósitos,
Es demás que insistas en contar historias.
Nada es cierto.
Toma mi cuello,
besame,
quiero sentir 
la pulpa de tus labios
sobre mi boca.
Lo que digas,
no es importante.

Son tus ojos,
pozos hondos
de ternura,
Tu sonrisa , 
la de un niño.
No me engañas corazón
No me engañas.
De ese rostro
leo hasta tu sombra.

Necesito beber de tus labios
el elixir del olvido,
así como me hiciste tomar
el hechizo , esa pócima maldita
que consume mis noches.

Tú sabes bien  dibujar una sonrisa en mi rostro,
también hacerme llorar.
Dime la verdad,
Tú no me amas.
Confiésalo ,
 así te olvido más rápido.
Palpa las comisuras de mis labios.
El roce de tus dedos me hace sonreír
Plantas un beso en medio de mi sonrisa fresca.
Reímos felices los dos.
Siente la suavidad de mi piel,
mi nuca delgada,
tus manos bajan
hacia los montes erectos.
Y yo cierro los ojos.
Te dejo hacer.
Muchachito hechicero 
qué será de tí.
No huelo tu rastro,
ni chispean tus ojos
como luceros felices
iluminando mis noches
Sé  lo que buscas,
Te lo daré.
Mi amor perdona todo.
Era la actriz principal,
tú el invitado escondido.
Bastó mirar tus ojos chispeantes,
esa sonrisa dulce
quedé atrapada 
como una mosca
en tu red.
Nadie hubiera imaginado entonces,
yo era la reina,
tú, el alfil.
Fue jaque mate.
Instantáneo.
A tu favor.
Estás prendido en el alma
tu olor tizna mi piel,
No quiero hundirme 
en esos profundos pozos de ternura.
Otra vez.
 No lo lograrás.
Seré inmune a tu sonrisa.
Ciega al brillo de tus ojos.
Evado la lluvia,
surco los ríos,
abarco el mar con mis brazadas
No escaparás
Huelo tu sombra.
Toco tu miedo
Leo tus ojos.
Allá voy.
No te descuides.
Protégete.
Voy por ti, amor
No te confies amor, no te confies
Mi olfato  es agudo
Largas mis garras.
Estoy tras tu sombra.
No podrás huir.
Esta vez, no.
Soy una cazadora nata
Me escondo entre el follaje
Invisible para el ojo humano.
No te confíes mi amor, no te confies.
Donde pongo el ojo,
Ataco.
Yo soy suave.
Te espío sigilosa.
Voy tras tu sombra
en la oscuridad.
A tu ritmo o
al mío,
siempre estoy.
Caminas sin cuidado,
sin notar que yo camino atrás tuyo.
No te confíes mi amor, no te confies.
A un paso tuyo,
Sigilosa,
Extiendo mi garra.
Sigues sigiloso a la presa,
sonríes ,
no te confíes, amor no te confies 
no sabes
 que la presa eres tú.

martes, 21 de enero de 2014

En aquél entonces,
los pretendiente esperaban un gesto, un mirada mía.
Hoy soy yo, la que suplica el amor de un poeta, 
desesperada, consumida de celos y angustia.
No como , no duermo pensando en ti.
Entonces, yo gobernaba sobre todos.
Mi sonrisa , mi caminar enloquecía a quien yo quería.
Ahora soy yo, quien suplica la mirada de  un muchacho.
Este sonríe a lo lejos, sabiendo soy su presa.
He caído en tu trampa, mi poeta.
Quién lo diría?
Hace cuánto anhelo tus caricias en mis pechos?
El deseo me consume por las noche.
Tú, un poeta tímido y joven enamoraste a una mujer mayor
con solo una sonrisa.
La seducción de tus ojos,
tu aparente timidez,
me enloqueció apenas te vi, muchacho.
Luego nos amamos,
ahora no puedo quitarme tu fragancia de mi piel.
Grave problema para una poeta madura.
Dame una señal para volver a tus brazos.
Atrévete, lucha por un amor a primera vista,
convertido en pasión desbordada.
Mi cuerpo se consume por las noches,
en mis pupilas vives tú.
Será mejor que la luz de tus ojos continúe alumbrando los míos.
Sin ellos, mis pupilas no tienen vida,
mi cuerpo es una campo yermo.

lunes, 20 de enero de 2014

Hace tanto no me posee el amor?
Entonces estaba hechizada por tus ojos 
 con manos al cielo clamé piedad 
para el  olvido. 
Como lluvia fresca rociaste mi cuerpo desnudo
echando fuera al demonio que me poseía.
Cuánto hace que no camino por las brasas ardientes por tu amor?
Cuánto que el corazón no salta de alegría.
Es esta mustia tarde, en la que te añoro más.
Muchacho mío, sé que mientes pero eres tan dulce.
Me gusta creer en tu amor .
Me alegra tu figura delgada, tu timidez.
No es importante que no me ames.
Me vale sentirte cerca y soñar con nuestro encuentro.
Esta tarde calurosa y gris,
 tu recuerdo me hará volar de la realidad
Solías   venir,  formal,  con saco y maletín,
una sonrisa triste, los ojos tiernos y lentes.
Yo me ponía muy nerviosa,
pues era la casa de mi esposo.
Nunca conocí a nadie que conjugara con tanta
destreza los verbos, amar, leer , reír
Solo pensar en ti me hace muy feliz.
Y pronto te veré , mi muchachito flaco,
cuando a modo de cachuelo me tomarás unas fotos horribles.
Por qué este tedio,
estas ganas de ver pasar la vida sin participar?
No creo que estas tardes interminables sean solo las del verano.
Cuando yo lo amaba, corría a ver sus mensajes,
me ruborizaba de alegría y emoción.
Hoy soy una muñeca rota , a   quien nadie quiere peinar.
Los minutos caen como gotas de agua caliente sobre mi cabeza.
Cuesta idear, pensar, reflexionar, imaginar, crear.
Todo se hace lento ,pesado, soso.
solo dormir para espantar el calor, las moscas.
Hubo un tiempo que el corazón vivía en  un vilo.
La respiración entrecortada, los movimientos a mil
Las emociones eran intensas y el sobresalto siempre.
Será cuestión del verano estas pocas ganas de ser?
Las horas caminan lentas, acaloradas, sin ganas de nada.
Pasan pesadas como aquello ancianas que repiten lo mismo cada 10 minutos.
He de matar los minutos , los cuartos de hora antes que ellos me maten a mí.
Hace mucho no incendio los pastos con ira incontenible
ni  escalo el barranco más alto para aullar al mar.
no armo hogueras con la  grasa de mis enemigos
Ni gozo con el resplandor del fuego en el cielo.

Mis días son tibios, opacos, ni bueno malos,
No me consume la pasión,
ni la angustia agujerea mi cuello,
como antes, cuando escribía poemas furiosos,
derramaba lava en cada verso,
moría de deseo y la pasión cada día y su noche.

No puedo escribir un buen poema hace un mes.
Que la musas regresen y que mi sangre se incendie otra vez.
La locura tome el mando y ría a carcajadas
La vida no puede pasar sobre mí.
Sin una lágrima, ni una ilusión.

domingo, 19 de enero de 2014

Tiempo hace ya,  mis días son  calurosos, lentos y opacos.
La pasión que inflamaba mis versos ha huido, sin aviso premio.
Aquella  que  consumía mis noches,
Y me mantenía en vilo día a día, se amansó.
Ya no conozco de emociones intensas,
de mal  amores. 
Ya no puedo escribir.
Cómo insuflar mis poemas si mi vida es sosa.
Acaso debo vivir al límite, como antes
O apasionarme por otro amor imposible.
Mis versos son ligeros, sin profundidad ni ardorosos
Cuándo volverá la inspiración,
 Será como la mariposa, que besa y se van.
 Camino sobre espinas,
mis pies sangran más no me detengo.
Atravesaré clavos si es necesario,
O clavaré un puñal en mi carne.
Así  las heridas  del cuerpo duelan más
 que arrancarte de mi vida.
Estás en  mi piel, en mis pensamientos.
Cómo olvidar anta felicidad sin dolor?
Imagina que soy casi una niña.
Tú, un muchacho audaz.
Me seduces, me robas , 
vivimos la felicidad mientras dure.
La realidad es opaca.
Yo soy mucho mayor.
Tú no te atrever a saltar  las normas. 

Solo nos queda tomar cada uno su camino.
Los hombres  luchan,
yo lamento que tu valor no  te alcance
para luchar por mi,
Debo olvidar tus ojos y tus labios ,
 seguir mi camino.
Yo, como esposa fiel
Tu, como el amante ,
que trastocó mi vida en luz,
y conocí  una juventud nueva de tu boca.
Un sueño que termina.
Te arranco de cuajo,
Aún hiera el alma

Continúo mi vida,
un reguero de sangre
mancha  mis pasos.

sábado, 18 de enero de 2014

Observo  a escondidas  tu sonrisa alumbrando la oscuridad,
tu paso leve pisando firme la acera.
Mi alegría silenciosa por  verte feliz.

viernes, 17 de enero de 2014

Quiero inventar un cascabel de colores
que  suene a toda hora.
Así , la alegría no marchará
nunca de tu lado .
Tarde o tempranos volveremos al point.
Perderemos nuestros nombres.
Nos llamarán pacientes.
Olvidaremos nuestras casas.
Nadie nos extrañará.
Seremos una familia feliz.
Hace tiempo ya,
arrojé tu nombre al mar
como un grito desesperado.
Esperaba las olas te llevarán muy lejos.
Fue inútil , estás  tatuado con sangre en mi piel,
en mis pupilas, vives en mis noches.

jueves, 16 de enero de 2014

He  de arrancar ese olor a  melaza 
tiznado en mi cuerpo desde hace mucho.
Así no aparecerás más  en mis sueños,
ni mis labios repetirán tu nombre
como una plegaria,
cada día, en todo segundo,
como un clavo hiriendo mis días,
sin paz ni sosiego.
Acaso no sientes el palpitar de mi piel,
la seda suave que me envuelve?
Perderás la cabeza por mi, muchacho,
No te lamentes, luego.


Sé muy bien , a la distancia
pero  cercado por mi aliento,
por el olor de mi piel cuando ardo.
He de beber sangre,
O arrancarme el corazón de cuajo.
Así no me torturaran más  los males de amor,
prendidos en mi piel.

Continúa el camino sin voltear.
No saludes.
Disimula conocerme.
Aún mi rubor.
Nadie sabrá que nuestros cuerpos ardieron
una tarde hermosa ,
 que se grabó  en mi  alma.

Necesito ofrendar mi alma a los cuervos.
Sus  picos dañaran menos que tu amor.
Sabes que me has atrapado 
Me derramo en sangre por un amor que no puede ser.
Continuemos con la farsa.
Yo finjo amarte hasta que la muerte 
nos separe.
Tú finges amarme como nunca amaste jamás.
Así viviremos engañados siempre,
y tranquilos.
Hincada , los brazos en alto
ruego al cielo,
Una lluvia de agua fresca.
que borre  tu recuerdo de mi mente,
y fortaleza para no doblegar mi voluntad.
Desnuda, aplico purpurina dorada sobre mi cuerpo.
Al sol, soy solo un punto de luz incandescente.
Nadie puede adivinar mis pasos.
Camino irremediablemente hacia tus brazos,
aún sabiendo que por tus venas corren las mentiras.
Y nadie saldrá en mi defensa.
He de prender velas,
fumar cigarros negros,
lo que sea necesario para no 
a verte  más en mis noches.
Amor, niño, basta unas palabras
para deshacerme de amor por ti.

miércoles, 15 de enero de 2014

Devoraré tus entrañas,
hincaré  el nervio más agudo
de tu alma,
así no podrás romperme el corazón
otra vez.
Aún sangra la herida de aquél amor
en mi carne.
Desnuda y luminosa paseo por la playa.
Nadie osa mirarme.
Saben que la última vez, cegué la vista  de muchos.
Purpurina dorada sobre mi cuerpo al sol,
luz incandescente para las pupilas humanas.
Me desnudo lentamente.
Arrojo al descuido mis prendas sobre la arena. 
Con la mano derecha aplico  polvo de oro
por sobre toda mi piel, 
sin olvidar ni un poro  .
Mi cuerpo destella luz.
Al sol del desierto, 
ciego  la vista de quienes osan contemplarme.
Quemo sus pupilas con mi brillo incandescente.
Viajaré al norte nuevamente.
A las tierras altas, donde vive el maligno 
y copula con mis primas, hechiceras poderosas.
Quiero nadar en su laguna encantada
Ver al mismísimo Maligno cara a cara,
hincarme a sus pies y pedirle protección.
Contra esos poetas jóvenes que seducen sin amor.
Que juran en vano.
Mi carne es débil y me enternecen sus ojos tiernos.
Necesito  tu poder para la  fortalecer mi cuerpo y mi carácter.
Ser inmune a los malos amores.
No permitas que me hechicen nuevamente.
Sería ingrato olvidar esa pasión malsana,
que  ató a tu cuerpo al mío, o el mío al tuyo.
Eso ya no importa.
Me vale observarte de lejos.
Joven y saludable.
Sonriendo, inocente de cualquier conjuro.
Sobrevivientes  ambos de esta lucha infame,
 en la que hasta el maligno participó.
Puedo mirarte a los ojos, 
soy inmune a tu  encanto juvenil.
Hasta la próxima batalla, poeta.
Hincada de rodillas ,
Entre dientes una oración.
No más hechicería ,
no más conjuros
que de tanto fumar 
mis pulmones han ennegrecidos,
el pulso es tembloroso,
he olvidado la paz .
Me muevo sigilosa .
Elásticos, mis pasos.
No te confíes, amor, no te confíes.
Pegada a ti estoy,
y tú como si nada.

Mis garras, afiladas.
Parecieran ser de algodón
No te confíes amor, no te confíes.
A ti te busco,
a ti deseo,
y tú como si nada.

Cuando yo busco,
y deseo .
En puntillas, ataco.
No te confíes amor, no te confíes.

martes, 14 de enero de 2014

Poco a poco, desabotona la blusa.
Quiero sentir el calor de tus manos,
allí , donde más me gusta.
Apenas empiece a respirar entrecortada,
detente.
Es por tu bien.
Con una sola caricia más,
muerdo, rasguño, 
me desconozco.

No volveré a pisar esa tierra, aún me ruegues.
Fue allí donde  embrujaron mi cuerpo , mi mente,
 y mi alma.
No lo niegues.
Estoy libre de tus oscuras prácticas pues yo misma Hechicera Mayor soy.
Hube de viajar al norte , a pedir ayuda a mis primas poderosas brujas de encantamientos y conjuros.
Tu foto está 
 enterrada en el desierto.
Así lo indicaron ellas.
Qué peligroso resulta jugar con hechiceras.
Terminas fondeado en el mar,
o cubierto de tierra.
Ten cuidado.
Hace tiempo ya  no aparecen  tus ojos por la noche.
Debo asegurarme de no caer irremediablemente en  tu hechizo.
Ojos oscuros, tiernos, profundos y luminosos.
Tuve que viajar a tu tierra a comprobar que
 me estabas fumando
al ver a las mujeres de luto  a la vera de sus casas,
repitiendo mi nombre y apellido y escupiendo a la tierra luego de cada bocanada
de esos cigarros negros.
Buen susto me llevé.

Camino, murmurando  una canción entre dientes.
Hace algún  tiempo , liberé mi cuerpo del tuyo,
o el tuyo del mío , eso ya no importa.
Puedo   dormir  en paz.
Costó mucho desenredar mis pensamientos,
verte tal cual eres , descubrir una a una tus mentiras.
Hube de desnudarme y vestir mi cuerpo de cenizas,
de aquellos cigarros que fumé maldiciendo tu nombre.
La tranquilidad es fugaz.
Debo tomar  precauciones.
Los amantes rechazados no se rinden nunca.

lunes, 13 de enero de 2014

Los amantes viven acosados por sus miedos,
por el tiempo , y es terrible vivir de mentiras.
No tengo paz desde que te conozco.
Las pesadillas me acosan.
Y tú, eres tan joven para comprender mi desdicha..
El pesar de un amor clandestino hiere más que un clavo.
Tú eso no lo puedes entender.
Has vivido tan poco.
Tus ojos me cuentan de la playa, del pueblo,
donde naciste .
Me enterneces y  me apasionas. 

Solo te pido una noche más bajo las estrellas,
pues dependo de tu piel para ser feliz.
Vamos al parque, desnúdame entre follaje.
Hazme el amor bajo las estrellas
Una felicidad fugaz e intensa.
El sino de los amantes furtivos.

Algunos  amantes se esconden entre el follaje para amarse.
Otros,  en hoteles baratos ,  de sabanas sucias, el tiempo controlado.
No existe  sitio poco propicio para el amor,
cuando el  cuerpo pide lucha,
y de besarnos desnudos  se trata.
No podemos ser melindrosos si somos furtivos.
Se agradece una tarde fresca entre tus brazos.
Más no  se puede pedir.
Los amantes se aman con ardor.
No les importa el futuro, la edad, el matrimonio
Desnudos se cubren de besos en algún lugar perdido.
Su piel rejuvenece en cada encuentro.
El jura amarla como nadie.
Nadie cree en  promesas.
ni  espera un futuro juntos.
Vale el placer absoluto de los sentidos.
Mi cuerpo florecido.
como una primavera 
por tus caricias , 
mi joven amante. 
Los amantes furtivos se encuentran bajo los árboles.
Se aman sobre el jardín de un parque público.
Se esconden en casas desvencijadas.
La pasión arde en cualquier parte.
En un  hotel elegante o 
  a la intemperie 
tendidos bajo las estrellas.
Hoy desprendo tu mirada de mis ojos,
así los olvido por siempre.
Son  aquellos que oscurecieron mis días.
En blanco eran  mis noches.
He vestido de cenizas mi cuerpo,
y repito conjuros hasta sentir que 
por fin no vives en mí.
Los amantes furtivos no conocen  la paz.
Los tiempos de ausencia son  inciertos. 
El temor es siempre.
Ocultarse del  entre las sombras es nuestra ley.
Nada fácil para una pareja apasionada,
que en la ausencia del otro,
 sueña con sus besos,
y clama al cielo perdón.

domingo, 12 de enero de 2014

Te invito a retirar el collar que rodea mi cuello.
Siento las yemas de tus dedos , tantear temblorosas en mi piel.
Te ayudo en la  faena de ir desvistiéndome prenda por prenda.
Lentamente , como quien monda una manzana, me  desnudas.
Tomo tus dos manos y las coloco donde más me gusta.
Besa suavemente sus puntas,
Al primer gemido, detente .
Necesitamos una  noche entera  para amarnos.
Es triste desear tanto y no ser más que amantes
furtivos.
La cruda la realidad de doblarte  la edad .
El deseo no conoce de años , solo de piel.