Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

domingo, 31 de julio de 2016

Acaricio con el dedo meñique
el espacio que ocupó tu labio en mi almohada.
Yo contemplaba tu sueño casto.
Con mis ojos de orquídea plantaba flores en tus párpados.
A tu partida, tornaron en estrellas de mi cielo particular.

sábado, 30 de julio de 2016

Acepta , muchacho travieso,  que cuando partes, al caer la tarde
robas  la dulce  luz del cielo. .
Tus cabellos rojos estallan  despidiendo besos a todas tus enamoradas
Acepta, muchacho travieso, que juegas con nuestro amor, nos alegras y partes a la carrera a enamorar a otra.
Yo solo aspiro a tenerte cerca mío, acariciar tu cabellera roja y robarte miles de besos.
Soy consciente que eres un poeta con un amor en cada puerto y ello me divierte.
Te acogí  unos días , inolvidables horas de circo,  que aún hoy ,  a los meses me hacen feliz.
Algún día nos encontraremos o quizás jamás .
No es importante. 
La intensidad de lo vivido vale por el resto de nuestras vidas. Al menos, la mía.
Subí los arenales ardientes, quemé mi garganta solo por besar tus labios resecos de tanto besar, muchacho de cabellera roja.
He nadado por horas, bebí mis lágrimas desolada y eres hoy  el fantasma amado , aquél que  pinta  sonrisas en secreto, 
Sé que algún día dorado nos encontraremos. O jamás. No es importante.
Me acompaña el tañido de tu risa, el recuerdo de la alegría, el amor.
Corran, muchachos, corran antes que muera el día.
Las olas me dicen que él llegó en un bote multicolor.
He caminado la noche entera, herí mis pies con espinas y cardos.
Corran muchachos, alcáncelo antes que vuelva a partir.

viernes, 29 de julio de 2016

No digas nada, no niegues ni inventes.
Tú eres la flor, la risa, el  cielo , que contemplo
pero no  rozo.
La belleza del poema que  escribes , el sol de mis madrugadas. 
Te evoco, pateo el suelo con rabia,  repito tu nombre,  como quien repasa un rosario, insisto en decir tu nombre en silencio , al viento , hacia las montañas, al cielo, evoco tus pelos amarillos, esa risa contagiosa, los días felices. Te evoco, pateo el suelo con rabia. No te hallo más , no te escucho.
Te perdí.
Confiesa, muchacho de cabellera roja.
Travieso, subes al campanario a reír y tu risa se escucha por toda la comarca.
Yo río más que nadie.
Sé que es una de tus travesuras para alegrar a un pueblo triste,
pero quiero pensar que lo haces por mi.
Cierro los ojos y en cada párpado crece una flor de tus dedos. 
Confiesa, muchacho de cabellera roja.
Travieso, subes al campanario a reír y tu risa se escucha por toda la comarca.
Yo río más que nadie.
Sé que es una de tus travesuras para alegrar a un pueblo triste,
pero quiero pensar que lo haces por mi.
Cierro los ojos y en cada párpado crece una flor de tus dedos. 
Dime, si  eres tú y  tu carcajada resonando en las campanadas de la iglesia cada mañana ,
alegrando mi paso por la vereda.
Tu cabellera amarilla enarenada sorprendiendo mis paseos,
espantando mi nostalgia .
Confiesa, duende mío, que eres tú , quien aparece y desaparece en mis noches para alumbrarlas
con tu mágica mirada. 

miércoles, 27 de julio de 2016

Los labios sellados invocan tu nombre, quemando las comisuras y mis entrañas.
Dime tú, amigo, compañero, hermano
¿ cómo se olvida un amor
que cae del cielo, como un rayo, destroza la casa, los hábitos,
ocupa la cama que es de tu esposo y nadie lo ve?
Enseña a reír nuevamente,  festeja la vida día a día y tiene el cabello color zanahoria?
Al partir a su pedazo de luna , dejó un cráter tan profundo y en mi alma  en mi casa que hasta hoy no me recupero.
Alguien por favor podría decirme cómo olvidar el amor de un extraterrestre?
Soy la rosa del principito, si él no vuelve, enfermaré de tristeza, de escarlatina, de algunas de esas dolencias que aquejaban a nuestros antepasados.
Amigos, compañeros, hermanos, sugieran, propongan, unos zancos hasta llegar el sol y la alegría o bucear bajo la cañería entre los animales más rastreros, así del susto,  me curo .
Por favor, espero sus respuestas.
Guardo el secreto de nuestro encuentro,
quema en mi garganta y aprieta el pecho.
Yo me enamoré de tu cabellera amarilla,
de tus huesos, de
esa  alma grande hasta de tus leves ronquidos. 
Tú , solo  de mi risa. 
Así de injusto es el amor verdadero. 
Nadie sabe que, mientras camino sonriente, tu recuerdo calcina mis entrañas y lloro de placer.
 Clamo,  como un mantra por tu cuerpo amarillo, tu risa clara
esos  besos de miel.
La vida es hermosa a tu lado.
Sé que algún día volverás.

martes, 26 de julio de 2016

Toda la gente pide la receta del caramelo con sabor a ti.
Desde muy temprano preparo ollas perfumadas de encanto y magia  color amarillo.
Apostada en mi puerta , regalo los caramelos que enardecen a mis vecinos.
Todos se marchan con una sonrisa ancha y las manos llenas de tus golosinas , muchacho mío. 
Yo no te extraño.
Tú vives cantando en mi alma.
Ríes alegre pues sabes que mis días son oscuros.
Detienes mis lágrimas con palabras sabias.
Solo tú y yo escuchamos tu voz.
Lees mi mente, mis palabras esdrújulas o agudas ,
comprendes mi presente y vislumbras el futuro.
Niño travieso de cabellera amarilla no partas nunca de mi lado.
Preparé la receta de un caramelo con tu esencia.
Amarillo como esa cabellera de verano, dulce y explosiva si chasqueas el paladar.
 Lo guardaré en mi boca, jugaré con él ,  la lengua y los labios succionarán con fruición al  pasar las horas.
Nadie se percatará de mi disfrute
tendré lo mejor de tu sabor  todo el día.
Bendita golosina, la mía.

lunes, 25 de julio de 2016

Yo no te recuerdo.
Tú lates en mi pecho y alumbras día a día mi camino.
Nunca te fuiste.
Escucho tu risa en mi casa
el eco de las carcajadas cuando bailo contigo.
Sé que estás lejos.
Quizás ya no me recuerdas.
Tu piel dorada, ese cabello de sol
alimentan mi alma.
No insistas, tú vives conmigo.
No soporto la vida si partes lejos,
Muchacho de cabellos dorados.
Cada carcajada lanzada al aire  celebraba   la vida en su más pura esencia. Tus cabellos color maíz recordaban los atardeceres de verano. Fue tan breve tu paso y  lates aún  vivaz y feliz   entre las cuatro paredes de mi casa. Se enciende el  verano  cuando evoco  tu partida y bailo con tu sombra, muchacho loco,  porque no te gusta mi tristeza .
Por ello, sigo recolectando tus cabellos mágicos por toda mi casa.
Así te guardo muy cerca de mi pecho  y tú , iluminas, estío eterno las paredes de este lugar , que ya es tuyo.
Por aquellos días, el cielo cantaba cada amanecer.
Y yo amanecía con mechones dorados de su sueño inquieto,
Fui juntando espigas  hasta formar dos circunferencias que al roce con el viento
se convirtieron en dos pequeños soles.
 Ahora camino con mis pequeños estelas solares en cada bolsillo, los acaricio,
alumbran mis días sin mi muchacho de abril. 
Garúa , el día no puede ser más oscuro y te  recuerdo , muchacho de trigo.
Eras la alegría, el circo, la fiesta de días interminables, el amor.
Reí como hacía años no reía ,volví a ser niña, recordé la ilusión del amor.
Ahora dime tú, quién me devuelve la fantasía , el amor , sol mío?
Juego con mis dos circunferencias estelares ,  las lanzo de mano a mano hacia el cielo .
Este se ilumina, mi alma se enciende y vuelve a mi el recuerdo de tu cabellera de trigo  de aquél abril inolvidable,
 que jamás volverá. 

domingo, 24 de julio de 2016

 Mis ojos ciegos de pena, los que llaman al cielo rabiosamente azul.
Este, silba a los fuegos artificiales y los cohetes y yo, saco mis tesoros, los pequeños rabos de sol.
Todos juntos celebramos la belleza, el breve instante de felicidad.
Cae la tarde y volvemos, La magia al cielo, mis soles al pantalón.
Cuando la tristeza oprime mis días, guardo en los bolsillos  dos circunferencias tan brillantes e incandescentes que solo pueden ser rabos de sol de aquél inolvidable abril.
A solas, con zapatillas de ballerina  juego a malabares  con mis dos pequeños soles, como en el circo.
Vuelvo a casa con la sonrisa pintada en el rostro y el alma curada. 

sábado, 23 de julio de 2016

Cada tarde aguardo el ocaso en lo más alto de la colina. 
Mi corazón retumba de emoción.
 Estiro ambos brazos y  robo pedazos de sol.
Los guardo en el bolsillo trasero hasta el amanecer.
Al alba, la vida brilla, 
mi alma  susurra canciones de amor.

Yo soy una cobarde , tan asustada ante la vida como un conejo.
A pesar de mi facha de chica mala, mis jeans desteñidos y esa casaca de cuero,
vivo,como, duermo, miedo
Aterrada porque unos amigos violaron mi intimidad.
 Recuerdo la atmósfera oscura, mi soledad y la impotencia,
No había lugar para más.
Cayó el telón de la confianza .
Aún analizo los motivos para tanto odio.
Esta mañana lluviosa y terrible me vestí de coraje ,
encerré a los cobardes bajo llave - ya insultaron toda la noche -
y salí a reconocer aquellas calles, que solían ser mías .
No tenían fragancia. La llovizna la había robado por la noche.
Caminé algunas cuadras haciendo malabarismos entre el suelo fangoso
y mis recuerdos, nada hallé.
Volví a casa, tomé el collarín, apreté la faja del torso, prendí el TV.


Bajó el sol una tarde 
 y ágil lo tomé entre las   palmas de mis manos.
Grabé ,  eternas circunferencias doradas en cada poro de mi cuerpo.
 A cada paso, resplandezco ,  según la nostalgia de tu risa lejana,
o brillo cegadora evocando tu risa, mi amor de abril, secreto amor.
Hieres en el alma pero no cesas de relucir como el sol que eres . 
Solo a mí se me ocurre enamorarse del sol.

viernes, 8 de julio de 2016

Desde aquél abril, la música alegre del circo no cesó de sonar cada aniversario. Era un pequeño circo trashumante instalado en casa y su recuerdo de rubios cabellos reinaba entre ellos. Era un sol radiante, risueño y tan movedizo como el mercurio.  Era la alegría condensada de todos los elementos de la física y la risa.
Solo ella jamás repitió su nombre.
La fiesta era una celebración por todo lo alto y hasta que cada uno de ellos fueron sumando abriles y  murieron en olor a ron y baile, felices como debía ser.
La leyenda del circo de abril perdura en Cartagena o en el Perú, no se sabe a ciencia cierta. Pero que existió, existió.
Nadie sabe cuándo , sí que era secreta en casa de una dama , que jamás volvió a repetir un nombre de hombre.

jueves, 7 de julio de 2016

Hoy descubrió que el sol había quemado su nombre , y ya no retenía las letras de ese poético nombre, radiante con sabor a verano y a alegría, que se disolvía con primeros rayos de luz de la mañana. 
Ella sí sabía la razón certera y grave por la cual decidió olvidarlo.
No habló ni hablaría jamás del nombre del poeta en un afán stalinista por olvidarlo.
Jamás podría olvidar algo ocurrido aquellos 6 días de alegría celestial. Lamentablemente, cuando el poeta tomó el mando, la abandonó por siempre. 
Los poetas somos poetas de promesas  mas no somos buenos reteniendo órdenes precisas.
Felizmente, no quedó  postrada del todo ,  la magia dorada de la alegría vive  con las risas y el halo dorado de un circo trashumante en su casa. Así de mágicos fueron esos 6 días  Únicamente,  el nombre debe olvidarlo.
Más para ella, solo existía un muchacho. Uno que no usaba trementina casera pues tenía una cabellera medio de puerco espín, medio de esos pequeños truhanes muy de la pasada época del oro americana. Eso le daba un aire exótico, raro, como quiera pero Alicia se volvió loca de amor y fantasiosa como era , le atribuía belleza que no tenía genio, que adolecia, y por supuesto todo tipo de hechos heroicos ocurridos,  solo en la mente de la pobre y bella Alicia.  
y los besos sabían a mezcla de agua de colonia , muy poca, robada, trementina hecha en casa en dosis varias y mucho entusiasmo.
Así fue que todas las muchachas caímos    rendidas  apenas veíamos un mocoso que se levantaba del suelo y sonreía como James Dean, al menos hacía la mueca que hacía el actor.

miércoles, 6 de julio de 2016

Aquél verano , todos los muchachos usaban el mismo color de pelo al sol. Ignoro si era un tinte o tan solo agua con restos robados de algún afeite. A todos les relucía el cabello a las 6_00 p, y las chicas queríamos desmayarnos con ellos. 
Nunca supe, ni sabré el misterio que me ató a tus ojos,
al sonido de tu voz como al tañido de una campaña de plata,
pero fue el tiempo de prados excelsos , risas estentórea, la felicidad rotunda,
en palabras simples. Bebía , comía , hacía el amor feliz. Y con apetito por  más. Yo moría de amor por él.
Nunca pude imaginar que un día cualquiera me disparara con un revólver . Sé que ya tu labor empalidecía. Eras un triste comisionista de negociados del gobierno. Tu envidia te llegó a conseguir otra familia. Romper mi felicidad tan cacareada desde las bases y casi matarme , por suerte , porque mi hermana llegó a tiempo. En fin, cada uno da fin como puede y como es,  un miserable sus historias ,
Yo rehice mi vida y encontré una nueva vida , ahora escribo , me casé , con voluntad por el matrimonio , más por la broma que la costumbre, que ya llevo tres .
Continuara
A mis armeros del oriente  mandaré a hacer
dos manoplas . así  cuando con el pensamiento quiera acariciar esos cabellitos de oro,  que pudieron ser mío, un mazazo caerá sobre mis dedos.
A fuerza de dolor físico abandonaré tu pensar , más algún castigo más severo me recuerde  que  ganaron  tu alma en la meta de la carrera cuando apenas daban el primer clarín.

martes, 5 de julio de 2016

Ahora descubro que fue tu olor.
Una mezcla de hombre del campo, de esos medio mediobrutos ,
que se lavan al final de la jornanda,  algo de yetbas del campo

Yo lo miré fijamente a los ojos. Era como si viera a un héroe de TV-
Más craso error, era uno de los tantos  personajes prehfabricado -
No escribo más pues no quiero darle fuego al narciso  recuerdo que aún flota por aquí o que su lengua  grandiosa y brillante como lo es todos lo falso  nos concduzca a alimentar y   seamos al final de la cadena alimenticia ,
que algún pez solitario  devorará como un gran trofeo.