Google+ Badge

Google+ Badge

Páginas vistas en total

viernes, 30 de noviembre de 2012

Sé que el recuerdo empalidece con los meses.
Cómo entonces silbas en las noches
poemas de amor ?
Conozco tus idas y venidas
Yegua madura soy
No me cantes
No jures amor en vano
Son tan gaseosos  tus juramentos
Como esta primavera ventosa.
que no termina de llegar.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Seré la leona que trota en pos de la pantera.
Dos felinos
Al alba soy una leona que recorre su territorio.
Poderosos  y gallardos son mis pasos.
La oscuridad esconde mis ojos de felino.
Tan solo espero la aparición de la pantera.
Debo cazar , despedazar y devorar
Sus patas fuertes, los músculos elásticos
Beber su sangre, alimentar a mi manada.
Es el instinto pero no puedo quitarle la vida.
Su poderío me enloquece  día a día.
Perdonaré su vida. 
Lo dominaré con una pata
Acariciaré su piel rugosa, con la otra.
Me aparearé.

Al alba todo es silente.
El cielo, tornasolado
La soledad inmensa.
De pronto retumban unos pasos largos, elásticos
La pantera  corre cortando el viento
Como si huyera de alguien.
Se escabulle ágil entre los arbustos.
Se va con el viento
Lo pierdo de vista
Solo hasta mañana.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

La brisa marina en 
La tarde soleada.
El canto del mar seduciendome


Hoy sentí retumbar el bosque 
Eras tú,  pantera corrías raudo
A tranco  veloz,  rítmico, elástico 
No pude seguir tu paso.
Mi voz  se perdió en el aire.
Espero a mañana 
Pasarás  con el viento
Felino misterioso.

martes, 27 de noviembre de 2012

Guardo tu  aroma en un frasco. 
Lo aspiro  para sentirte cerca.
Se enciende mi piel al recordar,
tus manos sobre mi piel,
la caricia exacta,
nuestros cuerpos
ardiendo como una tea
un espacio reducido
solo un día.
Tu pasión
y la mía.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Tú eres el ser soñado 
Palpitas en mi cuerpo, 
Ansío tus manos grandes
Mis senos duros  desesperan por tus labios
Late mi vientre, mi bajo vientre
las caderas  cobran vida propia
mi sexo se dilata elástico
un hilo húmedo , dulce
corre por mis muslos.
Y tú no estás.
Palpo la vulva mojada 
la disfruto, la gozo con caricias
delicadas, rítmicas, frenéticos, 
sabias, desesperadas. 
Estalla  una lluvia cálida
que saboreas con tus labios.
A la distancia.
Insisto en buscar a mi mulato entre las tinieblas
El incendió mis días.
Ese, que hoy  atormenta mis sentidos
Olas cálidas golpean mi cuerpo
Soy la playa en mar brava.
Tu recuerdo horada los huesos, 
Arde la piel, mi ser entero desea 
Mis  piernas , la entrepierna palpitan .
Todo mi ser desea,  se inquieta
Gritan las entrañas, , se desespera,
se mueve con ritmo frenético, intenso,
dilata las  compuertas, estalla 
en mil estrellas y una dulce fruta húmeda
corre entre mis muslos.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Descanso poco, pues la noche llama.
Es el tiempo del reencuentro con mis espantos.
Ellos se presentan entre los árboles del bosque.
Conozco sus nombres.
Más a aquel que inquieta mis horas
No lo vi  más, 
Añoro su figura morena.
El  pecho titánico
Me nubla el deseo .
Mañana vuelvo por ti.
Aquí en el bosque respiro y troto por la insondable oscuridad
Voy en pos del espíritu que trastornó mis noches.
Lo encontraré pues mi deseo es  tan intenso
corroe mis pensamientos y sangran las venas.
Y cuando los dioses decidan.
Aparecerás ante mí , titán gigantesco, de  piel oscura.
Solo sentir el roce áspero de tu piel rugosa
Gruesa carne de mulato 
Treparé a tu espalda ancha como una puerta 
Olvidaré mi casa , mi nombre, los recuerdos.
Huiré contigo a tu pesar
O con tu agrado, pero escaparé
de estas letras que me aprisionan
de la ropa nueva 
de aquello que no digo.
Confieso ,
No es la primera vez que huyo.
Eso fue hace tantos años.
Hoy soy una mujer madura que arriesga
Su bienestar, una pálida felicidad
Tan solo por un mulato inmenso
que incendió  su cuerpo 
de leona salvaje.
Y lo sumió en la húmeda inquietud 
del deseo.



Te busco en la espesura del bosque
Entre los árboles y las cascadas
La oscuridad profunda
El  despertar del nuevo día.
No he vuelto a verte.
Apareciste entre las tinieblas
Una madrugada 
Me dejaste sin aliento
Eras un titán  
Oscura tu piel, 
Mulato hermoso
Quise seguir tu paso
Desapareciste entre los árboles
Si te encuentro otra vez,
No dudaré en trepar a tu espalda
Y a  tu paso rítmico
Huiremos lejos, muy lejos.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Algunos opinan que mis excursiones nocturnas
son peligrosas, 
extrañas,
un vano culto al cuerpo
No saben del ímpetu 
el deseo intenso de ser parte del  instante
único , mágico del  despertar 
de la vida.
Así la amo
la disfruto con el alma 
troto y troto
horas de horas
a aguardar  el primer trino
y sorprenderme con el coro de la aves
saludando el día nuevo,
Aromas deliciosos  a jazmines 
madreselvas  embriagan
mis sentidos.
Sigo el trote hasta el amanecer
Hasta que el bosque torna en ciudad.
Es el momento de partir.

Solo yo conozco el diario  sublime sabor de victoria.
Robo horas a la noche 
para  escuchar  las voces del silencio.
La soledad pura en el bosque.
El primer trino de un pájaro
La  canción ensordecedora de la vida. 
El amanecer canta y su trinar  es solo mío. 

viernes, 23 de noviembre de 2012

Te busco en las tinieblas.
Entre los árboles, y los  postes.
Fuiste una aparición, un espanto,
El  espíritu mulato que me regaló el bosque.

jueves, 22 de noviembre de 2012

El cielo es  tornasolado. 
Aclara y despierta la vida.
Estalla al unísono  la  celebración de la vida.
Las fragancias salvajes, perfumes deliciosos.
Los trinos de las aves, sus  gorjeos 
Libre como nunca en el jardín gigante.
Dueña por derecho propio de toda la maravilla.
La creación  canta solo para mí , solitaria corredora.




miércoles, 21 de noviembre de 2012

A las cinco de la mañana el cielo es magenta y se distinguen ya los árboles y  pocos deportistas trotando en el bosque. Te esperaré, Mulato inmenso, titán de mi deseo . Si te vuelvo a ver, juro que treparé a tu espalda ancha como una puerta. De solo pensarlo , siento que mi cuerpo late, mi vulva crece y se humedece.
 Te pediré que corras rápido y abrazada  a ti,  ordenaré depositar mi cuerpo delicadamente en un lado apartado del parque. 
En estos casos, las palabras sobran. Sentirás mi olor a hembra, y yo tu cuerpo fuerte como nunca antes vi . Me dejarás recorrer tu cuerpo, parte por parte. Me detendré en tu pecho formidable para besar, lamer, morder tus tetillas. Quiero sentir tu respiración agitada y bajar hasta tus bosques. Te dominaré con mi lengua de fuego. Me rogarás que siga. Y yo húmeda, obligaré a acariciarme largo los senos hasta sentirlos duros. Me recorrerás, como te ordene, cada pedazo de piel suavemente. Con la punta de tus dedos recios sentirás el ruego de mi clítoris abultado, su fuego.   Una vez, ardiendo, me penetrarás con tu miembro fabuloso. 
Nos moveremos a mi ritmo .
 Recuerda siempre que yo soy tu ama y tú mi mulato imponente.
Gozaremos Mulato, como  nunca antes. Después del amor no diremos nada. Ni siquiera adiós. 
Te esperaré el día siguiente y el subsiguiente.No escaparás de mi voracidad, Mulato. Esa será tu condena y tu placer.
El cielo es impenetrable a las cuatro de la mañana, ( la hora de los ladrones/ decía mi padre )
A las cinco es magenta y a las cinco y cuarto despierta la vida.
El bosque estalla en fragancias de mi niñez.
Jazmines, caballero de noche crecen silvestres entre las yerbas
Me embriago repaso  las conversaciones con mi madre en verano.
Las únicas calmas, y compartiendo nuestro común amor.
Nunca me regales un ramo de flores por más rojas carmesí.
Son cultivadas y nunca olerán como mis flores silvestres
Hoy no te encontré entre la tropa de corredores.
Soy tenaz en mis empeños y más si eres tú ,
Mi mulato inmenso como  un titán.
Mañana  treparé a tu espalda y correremos lejos,
Muy lejos  de nuestros mundos.

martes, 20 de noviembre de 2012

Era la madrugada.  Ante mis ojos apareció  la figura de  un dios negro. Era un moreno alto, de gran musculatura  . Tan fuerte que con solo una mano hubiera podido quebrarme el cuello. Su presencia me turbó. Pretendí seguir el ritmo de su trote . Debía ser un antiguo boxeador de peso pesado  Quería hablarle, no perderle de vista, saber todo de él , no perderle más.
Supe que si él me hablaba , ya no volvería a casa.
Al  amanecer había desapareció con las primeras luces.
 Moreno inmenso te recuerdo  este atardecer.
Sé bien que mañana aguardaré por ti.
Espero tener el valor de seguir tus trancos largos.

Me llaman loca por estar enamorada de  los abismos.
Desafiar la oscuridad y esperar la llegada del nuevo día.
Trotar y trotar por el bosque como una poseída 
Alcanzar los barrancos , subir a la cima y gritar al viento.
Escuchar el canto del mar y sentirme libre
Loca soy , por vivir de fantasías
Libre de la pálida realidad
Digo  lo que pienso 
Visto  a mi manera
Confío en la gente
Y no colecciono amigas.
Las selecciono, si son poetas,  mejor.
Odio los eventos sociales y las fotos
Temo a la noche y a usar tacos altos.
Prefiero enrollarme  solitaria y leer.
Río  hasta reventar, 
Lloro  sin disimular.
Libre, libertina, intensa como que quieras llamarme
Así y  a mi manera vivo muy feliz.
Me llaman loca por estar enamorada de los abismos 
Por salir a oscuras a esperar el día en el bosque.
Loca soy por escribir lo que me da la gana
Por amar intensamente hasta dar la vida
Y subir a la cima de los barrancos.
A gritar  nombres al viento.
Escuchar  el cantar de las olas
Como quiero me visto y no colecciono amigas .
Las selecciono y si son poetas, mejor
Loca soy por confiar en las personas.
Y así viviré a mi manera a pesar de las críticas.
Pues loca y todo 
Soy inmensamente libre y  feliz.  
  
.
Aquí en el bosque espero el estallido de la claridad.
Gano a la noche para presenciar el milagro.
El instante mágico, único del despertar del  día.
Y yo, corredora solitaria lo celebro con el trino de los pájaros .
La fragancia intensa de los árboles me embriaga de vida
Conozco ya cada árbol, las  flores vibrantes de color. 
Así pasan las  horas y  la mañana nueva es mía.
Como mío es el bosque  del día/noche.

lunes, 19 de noviembre de 2012


Al Doctor Luis Otoya C.

Hace unos años salí del infierno.
Aún tengo quemaduras en la piel.
Quise conocer la noche y sus bohemia
Encontré  el horror entre la multitud.
Solo una idea golpeaba mi mente.
Olvidar la soledad que  horadaba  el alma
Consumir día y noche . 
Noche y día para acallar las voces.
El dolor corroyendo mis  entrañas.
Conocí lugares de pesadilla
Sujetos infrahumanos , almas negras
Pude morir mil veces.
Mil veces quise morir 
Liberarme  del demonio.

Esta tarde escribo al calor de mi hogar.
Estoy sana, limpia, en paz.
Costó lágrimas de sangre desatarme de la maldición.

Mañana recibo a mi médico .
El alumbró mi vida
Me enseñó el placer del día a día.
Espero que muchos pacientes  conozcan la misma luz.

Soy la mujer que yace desnuda en su cama.
Los ojos entrecerrados, las manos como palomas
recordando , añorando tiempos salvajes.
En aquel entonces, yo vivía dominada por mis impulsos
No tenía conciencia ni responsabilidad. 
Tomaba para mí lo que  gustaba .
Era parte de mis episodios maníacos.
Los  días agitados  fueron muchos e intensos.
En el verano se encendía la sangre de mi cuerpo.
Y latía  el pulso , las horas y el sueño no llegaba nunca.

Ahora viene un médico una vez por semana y me medica.
Sin embargo mi  temperamento ardiente es imposible de dominar.
Me gusta desafiar a la noche y sus misterios.
Descubrir calles solitarias, solares sin tiempo 
Correr al límite de mis fuerzas.
Sin embargo debo decir:
Detesto a aquellos hombrecitos cobardes.
Que tiemblan ante una hembra fuerte.
Los desafío a decir : deseo tu cuerpo
Si confiesan, el premio será inolvidable.

domingo, 18 de noviembre de 2012

El primer día creíste que era loca.
Desgarrada de dolor , traicionada por la vileza 
era solo una mujer madura y triste.   
Una mirada y nos fuimos juntos.
Regresamos al campo y entramos a mi casa.
Tan solo mirarnos y de un tirón arranqué  tu camisa 
El dolor me convertía en una hembra sedienta de amor.
Amamos como fieras . Sin reposo.
El fuego de tu juventud sanó de golpe mi dolor.
Cada beso tuyo era una estrella en el cielo.
Cabalgamos hacia el cielo , cadenciosos,
Gemidos en el silencio del campo.
Fuimos una sola alma en esa época feliz.
Día a día recorrimos cada pliegue del placer.
Creo que tatuaste mi piel solo para ti.
No he podido encontrar a alguien con tu ardor

Intuyo un encuentro por estos días
La brisa de la mañana me habla de ti. 

Como cada noviembre nos encontraremos de casualidad.
En cualquier esquina.
Nos entregaremos uno al otro con furor.

No preguntaré si te casaste.
Yo no hablaré de mi matrimonio.

Hasta el próximo encuentro , jovencito. 

Son días, como éstos cuando me visita tu recuerdo
Estás en la brisa que entra por mi ventana
Susurran tu nombre  los árboles de los días/noches
Cómo olvidar tus manos sabias de caricias.
Incendiamos las noches en la casita  de los montes
Cada beso era una estrella brillante en la oscuridad 
Tú , potro brioso, yo, yegua madura.
Nos volveremos a ver, lo dice el canto del mar.
Cualquier día, en una esquina , o cerca a mi parque 
Te guardaré entre mis piernas como antes.
Esta vez no nos perderemos uno del otro.
Cerraré la puerta con doble llave.
Los días dulces pintaran  nuestros cuerpos.
Por un tiempo, al menos.
No permitas que serpiente alguna muerda tu alma
Ni se  enrosque en  el tobillo para detener la marcha.
Llenarás una bolsa grande con serpientes y gusanos.
Paso a paso llegarás al barranco.
Arrojarás el pesado bulto al mar.
Regresarás a casa ligera a escribir un poema.
A ser libre y  cantar al día/ noche. 

sábado, 17 de noviembre de 2012

Ha pasado años como agua de río en Chosica
Añoro  esas noches en la casita en medio del bosque
El silencio de las noches estrelladas 
Tracy Chapman cantaba para nosotros.
Hilvanaste cada caricia  sobre mi piel 
Tu pecho eran tan  ancho,  fuerte como un toro.
Reíamos mucho  cuando yo trataba de abrazarlo
Te amé y me amaste .
Me enseñaste los secretos de mi cuerpo.
Gozaste de él mil veces.
Yo, yegua madura, tú potro brioso
Amante mío, aún te  recuerdo
Te guardaré entre mis piernas 
Un día de estos.
Soy la mujer madura que yace  desnuda
en un hotel de mala muerte.
Peina su cabellera mientras espera  la llegada de su joven amante.
Ni bien se abre la vieja puerta salta sobre él como una salamandra .
Besa el pecho ancho,  suyo por ese día.
Inicia el rito profano de adorar su sexo .
Me divierte sentirlo gozar como un hombre,
mientras devoro sus bosques
El tiene las manos grandes y toma mis pechos con fuerza.
Sabe que sus  caricias encienden mi pasión.
Baja entonces a mis bosques y bebe  mis aguas.
Cabalgamos en un baile acompasado por música de gemidos.
Conozco mi cuerpo y pido más
El cumple mis órdenes
Juntos volamos  en un instante intenso, brillante hacia las estrellas

Nunca más nos veremos ni preguntaremos nombres.
Ambos poetas, yo yegua madura, tú, potro brioso.

Repites la palabra amor mil veces
hasta resultar pálida, insignificante, pegajosa
Y mil veces, los cuervos devoran mis entrañas
No son  serpientes ni cuervos 
Eres tú, el hombre más querido
Aquel que  con mentiras y promesas
destruyes día a día mis ilusiones
Comprendo.
No eres tú, no eres malo
Es tu cuerpo.
Se retuerce si no tiene eso que necesita.
El amor no cura, alivia.
Sostendré tu mano en calles y avenidas.
Contemplaré tu sueño  pesado la tarde de un sábado
Pero no te diré amor.
Te diré esposo: estoy a tu lado.
No permitas nunca que una serpiente invada tu camino.
Hoy busqué su nido.La encontré enrollada. 
Dormía plácida al costado de serpientes menores.
No tuve otra opción.
Rocié de gasolina el escondite.
Escapé antes que las traidora se retorciera de muerte.
Antes, la miré a los ojos.
Entre el humo descubrí la cara de una amiga.
Sus ojos eran envidia pura.
Corrí lejos hacia el noche/día
Libre de ella y sus maldades.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Son serpientes, las que devoran mis entrañas.
Las veo, arrastrarse sigilosas, enroscarse a mi tobillo
Recorren mi cuerpo a su antojo
Mato y aparecen más.
Felizmente no logran inyectar su veneno.
Han hecho de mi cuerpo su reino.
Las quemaré vivas. 
Se retorceran mudas de dolor
Solo así me libraré de su ponzoña esclavitud.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Dime qué hacer cuando aparece una serpiente en tu camino?
Se enrosca en tu pierna izquierda , sube a la cintura
 e  inicia el rito de la muerte.
El ofidio era plateado brillante ,destellaba en la oscuridad.
Su cabeza  alcanzó mi boca .
Saqué la cuchilla que llevo siempre conmigo.
Con crueldad y saña la acuchillé .
Muerta, su cuerpo se hizo polvo negro sobre el pavimento.
Continué mi trote en el día/noche como si nada .
Las serpientes son camaleónicas.
No temo ya a nada vivo.

Tan solo a aquellos cuervos negros devoradores de sueños.
Voces perturbadoras  que rasgan mi  noche.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

A veces amanezco gata, desamparada , frágil.
Torturada por  voces que martillan mi mente
Los cuervos malvados graznan en el oído
Y protejo mis poemas de sus picos.
Otros días, soy una leona fiera
Afronto la noche/día con valor
Poderosa declaro como propio el  territorio.
Lo  recorro como una reina a trancos  largos.
Nunca sé cuando amaneceré gata.
O leona, de erguido caminar. 

Solo ruego no aparezcan más los cuervos.
Cuando los divise, me llevaran una casa sin puertas.
Por un buen tiempo.

martes, 13 de noviembre de 2012

Soy la mujer que yace desnuda
en un cuarto de hotel. 
Casada sin sexo, desando otro amor . 
Aguardo por un amante que tarda.
Por fin abre la puerta y se disculpa.
No soy de reproches y sonrío.
Asalto el cuerpo deseado, sin más.
Recorro tu espalda a besos.
El pecho ancho es, por hoy , todo mío .
Lo he deseado en mis raptos de locura
Cuerda lo he imaginado  intensamente.
Me tiendo y besas mi sexo con maestría
Las caderas se mueven cadenciosas.
Adoro  tu sexo en una ceremonia profana
Tus manos contienen mis senos duros 
Temblorosa   pido me penetres.
Te divierte saberme tuya, 
Me posees , al fin con tu lanza
Penetras en la oscuridad de mi  vagina
Húmeda,  colmada , plena.
Y cabalgamos ardientes al unísono 
Sinfonía de gemidos 
baile frenético de cuerpos ardientes
en ritmo inscensante
imparable, gozoso
Hasta llegar juntos hacia las estrellas.
Gritando de placer 
Como los amantes 
que siempre se desearon
desde el tiempo y la distancia.
Siempre.
Soy la mujer que se enfrenta al día/noche desarmada.
A veces, voces de espanto atormentan mi mente.
Regañan, gritan lisuras , rien por gusto.
Otros días, como hoy,  es silencio y soledad
como son las madrugadas serenas.
Los trinos de los pájaros cantan tonadas de amor
Y puedo olor la fragancia  de los árboles.
Se hace la luz y celebro la vida 
A lo lejos, el aletear furioso de los cuervos.
Escondo mis poemas de las odiosas criaturas.
Mañana saldré armada de una  honda y piedras.
Apuntaré y uno a uno caerá como manchas negras .
sobre el pavimento, 
Sin poder alguno los pisaré hasta su muerte.
No canto victoria.
Los cuervos regresan a su antojo.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Soy la mujer desnuda
que aguarda solitaria
la llegada de un amante 
en un telo de 
mala muerte
en Lince.
Revisa en el espejo
cada pliegue 
de su  piel madura
Sonríe satisfecha
Se sabe bien conservada
Peina su cabellera.
Se perfuma nuevamente.
Luce menor a la edad 
que confiesa.
Corre el reloj
Son 15 minutos de retraso
Con estos jovencitos
nunca se sabe.
Pero los perdona
ama su piel 
joven y limpia
con olor a jabón
de casa de familia.
Transcurre el tiempo 
lento como un caracol
Abren la puerta.
Es el muchacho apurado
Siempre estás corriendo
pero no  le reprocho nada.
Es en estos momentos
la mujer dulce trastoca 
en bestia hambrienta.
Lo fornica mil veces.
hasta el extravío 
de la conciencia
Devoro sus extremidades
de a poquitos
saboreo lentamente, 
besando cada parte
la piel
que lastimo
con los dientes.
Es solo una masa informe
No importa
Queda partido sobre el suelo.
en un charco de sangre negra
Marcho a casa 
Satisfecha.
.  
  
Soy la mujer casada.
que se mira en el espejo
en un telo de Lince
La que  ha esperado toda la vida
 un amor ardiente
Y que  no se atrevió.
En el momento
Se echo atrás
Y no quiso
mostrar
su cuerpo
hinchado y
gordo.
Aquella que 
por verguenza
te perdió
Ahora lamenta
su cobardía
su estúpida
vanidad y
Sigue deseando
Solo que no sabe
Si tú aún
aún 
deseas
como entonces
cuando las noches
eran estrellas fulgurantes
sobre un cielo de verano.
Acaso sí
Acaso permaneceré sola.
Regreso a casa
con la cola
entre las  piernas
Derrotada.
Escuchas  los gritos retumbando la madrugada?
Vienen de lejos y los escucho en mi oído.
Ordenan , reprochan, conversan, ríen de la nada
No sé quienes son pero su eco resuena muy alto
Acaso tú no oyes sus voces broncas?
Me aterra pensar que son fantasías negras .
Cuervos que me visitan cada cierto tiempo.
Devoran mis poemas y quedo sola
Completamente sola en una casa extraña.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Dime qué hacer cuando la noche corree mis entrañas y
aparecen ante mis ojos los espantos de la angustia.
Esa malvada compañera que aparece sin invitación.
Aquella que acompaña mis días desde niña.
que come de a poquitos mi estómago.
Grito para ahuyentar el demonio de la locura
Salgo a mitad de la noche a correr como una posesa.
Debo acallar , matar , olvidar el dolor.
Y corro sin cesar hasta que el día estalla ante mis ojos.
El milagro del amanecer alivia mi herida

Maldita enfermedad que llega con el verano.
Maldita mil veces, por los inviernos apagados.
Es mi sino y contra él solo queda combatir.


sábado, 10 de noviembre de 2012

A Rosina


Soy un gata atacando la noche/día
Me recibe el parque que algún día fue tierra yerma
Mis lágrimas la  regaron y hoy es bosque tupido
Entre las tinieblas, los árboles cobran vida
Los altos  son mis miedos antiguos.
Paso trotando y los miro de frente.
Desaparece la angustia, antigua compañera de viaje
Cobran fuerza mis patas de gata.
Ahora soy  leona ágil y fuerte.
Reconozco copas de árboles, son mis amores 
Aclara y la vida despierta amable
He vencido una vez más a la oscuridad.
Las flores son mis amigas poetas de fragancia deliciosa
Regreso a casa sonriente.
Victoriosa. 

viernes, 9 de noviembre de 2012

Salgo a trotar solitaria entre la noche y el día
A esa hora el silencio  habla fuerte y claro.
Corro  para huir de mis verdades.
No quiero  ver las caras de mis  fantasmas 
Huyo de ellos a trancos largos
Inútil es impedir que cada pérdida estrague mi cuerpo
Son heridas nuevas que exhibo con  orgullo
Mi  amigo está dibujado al lado de mi pecho.
Los amores respiran a mi lado.
Amanece y despierta la vida. 


jueves, 8 de noviembre de 2012



A Fidel Melquíades


Escapo antes del amanecer , 
El alma turbada por tu pérdida  
Voy al parque a sacudir la tristeza .
En  mi mente, imágenes claras, recuerdos dulces.
Nuestra amistad cruzó los años como un río caudaloso.
Cargado de sentimientos puros, intensos y risa, mucha risa
El viento mueve las hojas de los árboles y te recuerdo.
La vida era nuestra, como nuestra era la noche.
Te conocí desde la casita en la Victoria.
Viajabas mucho y traías pequeños tesoros.
Una luna de seda con un gnomo sobre ella. 
Tu alegría era la celebración de la bondad , 
la ternura y carcajadas, interminables carcajadas.

Fido, apenas te has ido y te extraño. 
Sé que estás en una estrella riendo mucho.
Tomando fotos, creando belleza, creando siempre.
Escucho a lo lejos las notas de tu canción favorita.

Adiós amigo, vivirás por siempre en mi corazón.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Nos vimos solo una vez entre la multitud.
Eras alto como un roble, tímido como un niño.
Partiste lejos y dejaste  tus poemas
Desde entonces visitas mis sueños
Gobiernas mis pensamientos
Tu recuerdo  alumbra  mis días
Te evoco cuando troto 
Cuando miro lánguida el mar.
Impregnaste tu fragancia en mi cuerpo
Al lado del pecho tatuaste tu nombre. 
Devoro tus versos con la furia del amor.

martes, 6 de noviembre de 2012

Pienso, a veces que tú no existes.
Eres un recuerdo, una fantasía , un espíritu 
Visitas mis noches , perturbas mi sueño 
Despierto plena de amor 
Al amanecer no te encuentro en el lecho
Guardo las heridas de tus caricias sobre mi piel
Son las pruebas de tu amor.
Las primeras luces espantan los amores traidores.
O eres tan solo un  cálido espanto en la lúgubre noche.
Descubrí tu figura erguida sobre un peñasco.
Mirabas hipnotizado el curso de  la marea 
Yo observaba con ternura tu mirada serena
Esa misma ternura que tú conviertes en deseo.
Deseo furioso que cumple tus caprichos  para complacer 
Araño paredes, como cal y beso blanca tu boca.
Mi piel es herida pura por las caricias de tus garras. 
Así de  extraño es nuestro amor. 
Me tomas  y partes en silencio.
Nunca sé si volverás. 

lunes, 5 de noviembre de 2012

Descubrí tu figura erguida entre  los peñascos
De espaldas,  los ojos  absortos en el mar.
Me tiendo mansa en el jardín a añorar
Tu olor impregnado en la tierra 
Las caricias de tus garras.
Sé que entrarás por la ventana una noche 
Caeré rendida nuevamente.  
Sin una palabra de reproche.
Desperté inquieta, no sentí tu olor en la noche
Corrí desesperada en la madrugada.
Llegué al malecón y descubrí tu figura erguida
Mirabas hipnotizado las olas.
Clamé por una mirada tuya.
Te llamé con la fuerza de una sirena
Fue inútil , estabas seduciendo al mar.

domingo, 4 de noviembre de 2012


Siempre temí este momento.
Escogiste un domingo brumoso para decir adiós
Siempre hablamos claro, a pesar de la pasión
Eras mi muchacho , entonces
Soné  contigo y tus poemas de duraznos en flor.
Tú amabas a la novia eterna.
Pero no niego que era lindo escribirte.
Y leer tus cuentos
Sé que nos encontraremos .
Jugaremos a los desconocidos
Algún día de algún año
Adiós Muchacho Hermoso.
Me hiciste muy feliz.
Te presentaste en sueños, como antes.
Era tu olor penetrante en mi habitación 
Rauda corrí en pos de ti.
Sabía de tus escondites
En la cima del barranco te encontré
Estabas de espaldas al mar.
Sin decir palabra, me entregué mansa.
Ahora deambulo por malecones en pos de otro encuentro.
De tu olor en mi piel .
La caricia deliciosa de tu garra.
Mi sangre dulzona  sobre tu cuerpo.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Escribiré hasta que mis dedos envejezcan como árboles añosos.
Versos absurdos , banales , buenos
No es importante. 
Quiero entregar mi alma desgarrada en cada poema
Exorcisar los  amores perdidos, las pesadillas
La angustia que corroe mi huesos
Mis sueños imposibles de color durazno
Escribiré hasta el final de mis días.
Le pese a quien le pese.
Hoy me abrí paso entre  tinieblas
Troté  hacia el malecón mojada de rocío.
Al llegar, el  instante  mágico del amanecer.
En el cielo juntos la luna y el sol.
Me atreví bajar  a la playa
Escuché  el canto eterno de las olas.
Las piedras chocando en la orilla.
La espuma bailando en el mar.
La enfermedad huyó  muy lejos.
El brisa marina la espantó. 

viernes, 2 de noviembre de 2012

Caminaré sobre brasas ardientes aún quemen mis pies
Los más altos barrancos escalaré
Surcaré ríos , cruzaré mares
A pesar de ti y de mí, escribiré. 
Viviré a mi manera, intensa o pálida
Un día sí y el otro, no pero viviré.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Ante los umbrales de diciembre
observo incrédula los papanoeles con barba de algodón
Nieve de splenda  y juguetes de última generación
Precios imposibles para una navidad de mentira
Todo es inmenso, multitudinario y falso
A regalos caros, sentimientos profundos
No celebro fiestas de plástico
Prefiero la felicidad de a dos.